Revista Libros y Letras edición 92

Literatura

Los libros mas vendidos

Un café en Buenos Aires

Literatura infantil y juvenil

Latest Post

No. 7545 Bogotá, Lunes 26 de Septiembre de 2016 


Mientras unos dan plomo, nosotros damos pluma

Jorge Consuegra




Para celebrar el aniversario número 15 de la revista Libros & Letras, publicaremos una edición especial con notas, entrevistas, memorias, recomendados y autores invitados. Si desea más información escríbanos a revistalibrosyletras@gmail.com

Mensajes:

Celebramos con alegría, y en memoria del inolvidable y valioso Jorge Consuegra, los primeros ¡15 Años! del boletín infaltablemente diario “Libros & Letras”. Y los celebramos con una flor de nuestro “Jardín Aleph" en su memoria y por sus herederos-continuadores.

Solidario y afectísimo,

Carlos-Enrique Ruiz, con Livia


Recordamos…

La primera edición de la revista Libros & Letras publicada en Septiembre de 2001 llevaba en la portada una fotografía de la panorámica de Bogotá tomada desde una de las antiguas casas de la ciudad.





El Instituto de Cultura Peruana invita a los poetas y narradores hispanohablantes de cualquier nacionalidad, a participar en el libro/antología Poetas y narradores del 2016, para el cual los interesados pueden enviar por e-mail de 1 a 5 poemas o un relato de su mejor producción de 2 a 5 páginas con sus datos biográficos en 10 líneas.

Los participantes recibirán un libro por cada página contratada cuyo costo se les comunicará oportunamente, y podrán adquirir copias adicionales al precio de producción (sin costo por el envío postal -una sola vez- en EE.UU; fuera de este país se cobrará la tarifa postal correspondiente).

Los trabajos participantes se recibirán hasta el 30 de septiembre 2016 o hasta que se agoten las 150 páginas del libro.

Los trabajos premiados en primer, segundo y tercer lugares en nuestro concurso literario del 2016 serán parte de este libro que será distribuido en EE.UU. y otros países.

Para más información comuníquese por e-mail con Ricardo Calderón: ricardo_calderon@juno.com *Esta invitación no es para un concurso sino para ser incluido en la Antología.

Por Antonio Acevedo Linares


La sociedad contemporánea debe estar fundada sobre una cultura de la tolerancia, el pluralismo ideológico y el respeto por la diferencia, la facultad de pensar distinto de los demás sin tener que asesinar al otro para imponer una idea, una causa o una razón. Una cultura de la tolerancia nos permitirá pensar una sociedad abierta, democrática, pluralista y participativa que realice los sueños y la imaginación de los hombres con todas sus potencialidades y audacias desde las diferentes perspectivas de pensar la sociedad, la realidad, el mundo y la vida. Desde las diferentes perspectivas de pensar la vida se hace más humana y sensible fundar una sociedad basada en la defensa de los derechos humanos como un proyecto político que permita consolidar en la sociedad la vida como el estado más natural y necesario para fundar la posibilidad de una utopía en la sociedad, construida desde un pluralismo político - ideológico para el consenso como un "nuevo discurso filosófico de la modernidad", en una acción orientada al entendimiento para la creación de espacios de consenso y participación.

Un diálogo para la tolerancia implica fundar una sociedad con capacidad de lenguaje y diálogo para que armonice en el mundo. La relación de los individuos en la sociedad tiene que darse sobre la base de que el mundo no se divide en blanco y negro, la vida tiene muchos matices y perspectivas sobre lo mismo y en donde quiera que cada individuo se sitúe, siempre es posible pensar dentro de una "racionalidad comunicativa" acaso no mediada por una "acción estratégica" para la búsqueda de un acuerdo con un mínimo de entendimiento para que la interacción de la sociedad y los individuos tenga sentido. La dictadura del pensamiento lleva a pensar la realidad y la sociedad desde una sola perspectiva que fomenta formas autoritarias y unilaterales que recortan los procesos de desarrollo y limitan la posibilidad de explorar otras formas para la convivencia y la creación de nuevos modelos para la economía y la política, creando la sociedad radical donde el ejercicio del poder está fundado sobre la perspectiva del partido o el primer ministro.

En Habermas, cultura es el acervo de saber del que los agentes, al extenderse en la acción comunicativa sobre algo en el mundo, se proveen de interpretaciones susceptibles de consenso y la sociedad, como componente del mundo de la vida, a los órdenes legítimos de donde los agentes al entablar relaciones interpersonales extraen una solidaridad apoyada en pertenencia a grupos.[1] Una cultura de la tolerancia en la sociedad garantiza el no surgimiento de la violencia de la intolerancia conformada por el sicariato y los escuadrones de la muerte, que niegan la posibilidad de pensar la vida y la realidad desde otras perspectivas que no sean las de la defensa de los valores tradicionales del establecimiento que son tenidos como valores sacrosantos y perpetuos para la existencia de su denominado "mundo libre". Ahora bien, una cultura de la tolerancia tendría sus propios límites en el marco de la existencia de la sociedad que desarrolla esta cultura de lo humano, porque en el ámbito de lo político o en lo económico pueden surgir formas autoritarias que no aseguran el ejercicio de la tolerancia. Las dictaduras políticas y económicas generan intolerancia hacia otras formas más humanas de orientar la sociedad. Si la humanidad hubiese sido tolerante con la maquinaria de muerte y terror que fue el Nacionalsocialismo, el mundo se hubiese convertido en un campo de concentración y una "raza" que se postulaba como "superior" hubiese generado los más atroces experimentos de laboratorio para su creación y la socialización dentro del nuevo orden del poder, como efectivamente se intentó realizar.

La legitimación de una cultura de la tolerancia tiene que pasar por ese entendimiento y diálogo de los individuos que conforman la sociedad en tanto el consenso garantice su ejercicio y la internalización en el corazón de la sociedad. Una sociedad sensibilizada en la cultura de la tolerancia hará que los individuos se sitúen en la perspectiva del otro, en la cosmovisión del "mundo de la vida" al que pertenece la cultura y la sociedad, en una nueva racionalidad que no vea el mundo en una sola dirección, en tanto que mi perspectiva, situada en la perspectiva del otro y a su vez la perspectiva del otro situada dentro de mi perspectiva, enriquecerá nuevas perspectivas del mundo y los individuos serán más consecuentes, porque racionalmente habrán desarrollado la facultad de pensar por cuenta propia, situarse en la perspectiva del otro enriquece su propia perspectiva en los términos de los principios de una racionalidad kantiana. La diferencia es el respeto por el otro, por su perspectiva, saber que podemos pensar la realidad y la sociedad desde perspectivas opuestas sin que por ello genere un conflicto por la diferencia de nuestras perspectivas. El respeto por la diferencia nos sitúa en el más alto grado de desarrollo de la cultura de una sociedad y nos proporciona el conocimiento, la sensibilidad y la madurez intelectual necesaria para alcanzar una mayoría de edad en el ámbito político y filosófico en la concepción de la vida.

La descentralización de las perspectivas de los individuos acerca de la manera de pensar la sociedad permitirá ir en la búsqueda de la verdad como la única posibilidad real de construir la sociedad donde la cultura de la tolerancia, el pluralismo ideológico y el respeto por la diferencia sean los aspectos naturales y esenciales de la existencia de una sociedad humana y solidaria. Un individuo capaz de lenguaje y acción comunicativa, estructura una personalidad que garantiza situarlo en condiciones de participación en procesos de entendimiento, para configurar una cultura de la tolerancia con un individuo de conciencia crítica que afirma su propia identidad en un proceso de interacción con los demás individuos y con la sociedad, generando la "reproducción cultural" que asegura una continuidad del ejercicio del saber y la tolerancia en la vida cotidiana, creando una "integración social" que consolida la legitimidad e identidad de los diferentes grupos sociales que interactúan en la sociedad como un proceso de "socialización" de los individuos que aseguran a otras generaciones la capacidad de una acción comunicativa.[2] La sociedad contemporánea tiene que educar al hombre desde su primer estadio de desarrollo para asumir la razón de la tolerancia y el respeto por las diferentes perspectivas que circulan en el mundo de la cultura, sobre el ordenamiento económico y político de una sociedad, sobre las múltiples concepciones del mundo y la vida, sobre la manera de asumir el deseo, la muerte o el amor. La utopía de una sociedad de entendimiento sólo es posible mediante la cultura. Ella será el cimiento sobre la que se construirá la tolerancia y el pluralismo con el respeto que las perspectivas ajenas nos merecen como una manera de que nos respeten nuestras propias perspectivas.

Si pisoteamos las perspectivas del otro, no tenemos derecho a exigir que se nos respete la nuestra, este principio básico debe guiar los presupuestos sobre los que se asuma la tolerancia. Si nuestra perspectiva es falsa debemos tener el suficiente coraje intelectual para abandonar y decantarla en la perspectiva del otro y en el mundo de la cultura. El conflicto que podría generar la confrontación de las perspectivas sólo puede ser atenuado también mediante la cultura. La cultura es el hombre, su manera de pensar no autoritaria sin agredir la perspectiva ganada por el otro, es esa realización y reconocimiento en el otro en tanto que el otro se realiza y se reconoce en mí. La cultura es el espacio mental y físico que permite el encuentro de las diferentes maneras de concebir la vida; es esa facultad de acercarnos lúcidamente a las múltiples concepciones de conocimiento y pensamiento humano que hace afirmar al hombre su propia identidad y afirmarse en la memoria de los hombres porque el hombre es el único animal que sabe que se va a morir y por ello se inventa la cultura como una manera de aprender a morir. Cultura es todo lo que nos acerca socialmente a la posibilidad de un encuentro para la tolerancia, el pluralismo y la libertad. Es todo lo aprendido socialmente y compartido por todos los hombres de la sociedad. El individuo recibe una cultura como parte de una herencia social y a su vez puede introducir cambios que luego forman parte de la herencia de las siguientes generaciones.[3] La tolerancia tiene que ser aprendida socialmente y compartida por el conjunto de la sociedad como un principio fundamental de la cultura. Una inmersión de la conciencia de los individuos en el mundo de la cultura anulará toda forma de dogmatismo que es falsa conciencia.[4]

Educar para la tolerancia es educar para la libertad. Educar para la libertad es educar para el pluralismo. Una educación para la tolerancia es una educación para la cultura. En los espacios construidos por la libertad es posible la cultura como realización humana y emancipación individual y social. La cultura es la salida del hombre de su estado de barbarie. El ejercicio de la tolerancia permite reconocer al otro como un igual haciendo posible el entendimiento racional con el otro. Este reconocimiento de la alteridad a su vez permite ir en la búsqueda de la verdad, saber que no está la verdad en el ámbito de mi perspectiva sino también en la perspectiva del otro y en ese sentido es posible un diálogo sobre la sociedad que vivimos y queremos construir. Reconocerse en los otros es salir de mí para afirmarme en tanto que los otros me dan plena existencia. La subjetividad u objetividad en las interpretaciones del mundo tiene que reconocerse en la cultura desde donde emergen las diferentes perspectivas que hace la diferencia. La pluralidad ideológica permitirá hacer una lectura del mundo desde diversas perspectivas que enriquecerá el espectro del conocimiento y el pensamiento humano y asegurará la libertad social para poner en tela de juicio las concepciones teóricas que no posibilitan el desarrollo del mismo conocimiento y el de la sociedad que se fundamente en una participación democrática, libre y autónoma.

La utopía de una sociedad tolerante tiene que resolverse en la distribución equitativa de sus bienes materiales y espirituales, porque mientras persista la desigualdad y la contradicción de la producción social y la apropiación privada, el conflicto que genera el no - acceso a la cultura y al disfrute de los bienes que produce la sociedad, se mantendrá socialmente y nunca será posible una "acción comunicativa" sobre la base del entendimiento o el consenso. Una solución política al conflicto tiene que fundarse sobre los presupuestos de una "ética argumentativa" donde las opciones políticas fuera del marco de la legalidad constitucional serán reconocidas como fuerzas políticas que también hacen parte del escenario del ejercicio de la política, entendiéndola como la facultad de pensar las soluciones económicas, sociales y culturales para la consolidación de la sociedad.

Negar el reconocimiento político al movimiento insurgente, por ejemplo, como fuerza política alternativa que también quiere acceder al poder y hacer parte de la sociedad como partido, es negar la posibilidad de la existencia del pluralismo como fuente de reflexión y participación, a las diversas opciones políticas a las que puede aspirar un país, una sociedad.El exterminio de fuerzas políticas alternativas por parte de oscuras y reconocidas fuerzas paramilitares es el más vivo ejemplo de intolerancia política que persiste sobre la sociedad. Del odio por opciones políticas diferentes, por la defensa de privilegios y dogmatismos, se ha pasado al odio por la alegría y la ternura que movimientos sociales asumen cuando asumen la defensa por la vida. Una cultura por la defensa de la vida son los valores humanos universales que ya no tendrá retroceso en la sociedad porque se habrá ganado una lucha contra la muerte que quieren imponer los que no se pueden imaginar la vida y el mundo de otra manera.


Referencias

[1]Habermas Jurgen. El discurso filosófico de la modernidad Taurus. Buenos Aires, 1989. Pág. 405

[2]Ibid. pág. 4

[3]Horton, Paul, Sociología. McGraw - Hill. México, 1989. Pág. 54

[4]Habermas Jurgen. Conocimiento e interés. Taurus. Buenos Aires, 1988.


Bogotá.




La Casa de Poesía Silva y el Instituto Distrital de las Artes – IDARTES, han diseñado una propuesta encaminada a involucrar a los niños con edades entre 6 y 11 años en el mundo de la poesía, a través del taller gratuito Solo fui un niño que jugaba: personajes enmascarados en la poesía.

El taller sesionará en la Casa de Poesía Silva calle 12C # 3-41, del 10 al 14 de octubre en el horario de 9:30 a.m. a 12:30 p.m.; se trabajará un acercamiento al mundo mágico de la poesía con lecturas donde los poemas hablan sobre de sus personajes, donde la poesía se transforma en teatro y donde la poesía se convierte en máscaras.

El taller será coordinado por la artista Julieth Cruz Herrera, maestra en artes escénicas y facilitadora de talleres para niños con material reciclable.

Y para despedir esta semana poética, el viernes 14 de octubre a las 11:00 de la mañana, el Colectivo Elixir Teatro presentará el montaje titulado El juguete mágico.

Las inscripciones están abiertas en la Casa de Poesía Silva, casadepoesiasilva@casadepoesiasilva.com

Elena Ospina
Elena Ospina



Por Francisco Puñal Suárez*


Ganadora del Primer Premio Del World Humor Awards 2016 en la categoría de Diseño Humorístico.


Estoy feliz de recibir el primer premio, en un concurso sobre calentamiento global, pues es un problema que nos incumbe a todos. Será muy agradable igualmente, encontrarme con colegas de todo el mundo en la bella Italia y compartir con ellos, estas son oportunidades magnificas para el encuentro y el humor – expresa la artista colombiana Elena Ospina, ganadora del primer premio en la categoría de diseño humorístico, con el tema “Cambio Climático”, de la primera edición del World Humor Awards que se celebra en la ciudad italiana de Salsomaggiore, en la provincia de Parma, y cuya premiación se realizó el 25 de septiembre.

La muestra es organizada por Gianandrea Bianchi y por la Asociación Cultural Lepidus, con la colaboración de los dibujantes Lucio Trojano y Marco De Angelis.

-¿Cómo se te ocurrió la idea de la sirena?

-Trabajo mucho desde el absurdo. La sirena es un personaje mitológico y fabuloso… irreal… sonreímos pensando que hasta los personajes fantásticos pueden quedar calcinados.

Pero no debemos pensar que el calentamiento global es igualmente una fábula.

Parece que los seres humanos vamos a necesitar condiciones realmente extremas para reaccionar ante un inminente desastre ecológico, en el que todos, sin excepción, estamos contribuyendo.

-¿Cómo fue la realización de este dibujo?

-Tengo a mano una pequeña libreta de apuntes donde voy escribiendo y dibujando, aquí hago un primer boceto.

Mi técnica, generalmente es mixta, me gusta mucho mezclar, jugar aleatoriamente con los materiales y después finalizar en el ordenador.

Para este dibujo de la sirena, utilicé un fondo hecho con una técnica de grabado llamada colografía y el resto es vectorial y photoshop.

-¿Por qué te preocupa el medio ambiente?

-Trabajo mucho sobre problemas del medio ambiente, ecología, justicia, paz, equidad… porque me parece importante evidenciar por medio de la caricatura y el humor, el desequilibrio que generamos los seres humanos con nuestras acciones.

Los caricaturistas no arreglaremos el planeta, pero proponemos puntos de partida para otras miradas.



Elena Ospina. Pintora, ilustradora y caricaturista colombiana. Nacida en Medellín.

http://elenaospina.blogspot.com/

Desde el 2007, Elena viaja y vive entre Colombia, España y Estados Unidos

Trabaja para varias editoriales en Europa y América. Ha colaborado en proyectos con Unicef, Unesco y otras organizaciones. Ganadora de varios premios internacionales en ilustración y caricatura. Integrante de la Federación de caricaturistas FECO. Forma parte del grupo Cartooningt for peace, con sede en Francia: http://www.cartooningforpeace.org/en/dessinateurs

Colabora con Cartoon movement: http://www.cartoonmovement.com/p/2456

Durante años ha trabajado en la creación e ilustración de innumerables proyectos publicitarios y editoriales.

A nivel artístico, ha participado en exposiciones individuales y colectivas, y parte de su obra se publica ilustrando artículos y revistas.

Ha obtenido diversos premios en concursos de humor gráfico celebrados en: Italia, Colombia, Turquía, Cuba, España, México, Irán, Alemania, Argentina, Croacia, Noruega, Portugal, y otros.

*Entrevista enviada por su autor



Por: Reinaldo Spitaletta


(Los avatares de El celoso extremeño, ejemplar novela de Miguel de Cervantes)

Con influjo del denominado “novellino” italiano, que expresa sus dotes y generosidades en obras como El Decamerón, de Giovanni Boccaccio, pero transportando el género en castellano a alturas de gracia e ingenio, Miguel de Cervantes Saavedra con sus Novelas ejemplares, publicadas en 1613, logra consolidar aquello de ser el primer escritor que ha “novelado en lengua castellana”, sin hurtar ni imitar, como él mismo lo dijo en el “prólogo al lector” de su libro en el que aparecen gitanillas y españolas inglesas. Ya, claro, había tocado el cielo con la publicación, en 1605, de la primera parte del Ingenioso Hidalgo don Quijote de la Mancha, con cuya maestra obra funda la novela moderna, llevada a niveles de revolución literaria con la aparición de la segunda parte, en 1615.

Cervantes, que perdió la mano izquierda de un arcabuzazo en la batalla naval de Lepanto (“la más memorable y alta ocasión que vieron los pasados siglos ni esperan ver los venideros”), siempre quiso viajar a Cartagena de Indias, sueño que vio frustrado por sus antecedentes judiciales. Pero su imaginación sí alcanzó tal periplo, con uno de sus personajes, el extremeño Felipe de Carrizales, que después de recorrer la Europa toda, pasó a las Indias cuando tenía cuarenta y ocho años. Y tuvo en dichas tierras una estada de veinte, al cabo de los cuales regresó a la España nativa.

Nacido de padres nobles, el hidalgo de Extremadura del que trata esta novela, cuando estaba sin fortuna y sin siquiera un maravedí, que todo se lo había gastado, decidió partir a la buena de Dios en búsqueda de otras posibilidades y qué mejor que ir a donde iban los desesperados de España, los homicidas y los alzados, los desclasados y empobrecidos, y el tal Carrizales fue a dar con sus huesos en Cartagena, ciudad en la que alcanzó caudales y prosperidades. Se granjeó tanta hacienda, en oro y plata, que decidió tornar a sus pagos natales, “tan lleno de años como de riquezas”.

Carrizales, envejecido pero con copiosos metales, tras atracar en el puerto de Sanlúcar recaló en Sevilla. No encontró familiares ni amigos supérstites. Y supo con claridad acerca de cuánto cuidado acarrea el oro como su falta, y de lo pesada que puede ser la riqueza para quien no está acostumbrado a ella como es la pobreza para quien está en su compaña permanente. Y con este personaje, que aparecerá más bien poco en la novela corta El celoso extremeño, para muchos críticos y analistas la mejor de las que escribió Cervantes con el título de ejemplares, el escritor tejerá una trama interesante basada en los celos de una suerte de Matusalén que se casará con una moza quinceañera, embarcándose en las pesadas naves del matrimonio con fermosa muchacha de nombre Leonora.



Y a Leonora la dota de veinte mil ducados, pero, a su vez, en el interior del vejestorio crecerá ese sentimiento de inseguridad y de egoísmo (que no de tacañería), que lo conducirá a tomar unas medidas insólitas en la casa que compró “en un barrio principal de la ciudad”. Alzó paredes, tapó ventanas, condenó a estar siempre adentro a la mujer, cuidada por un negro eunuco, rodeada de sirvientas, algunas de ellas procedentes de África, dirigida por una “dueña” lista a desobedecer y a salirse de las monótonas rutinas.

Pero el precavido celoso no contaba con los buenos oficios de un holgazán y seductor mozuelo del entorno, Loaysa, ejecutante regularongo de guitarra y dueño de astucias y ladinerías. Con sones y zarabandas, con conocimiento de la idiosincrasia negruna, a sabiendas de que un negro está hecho para músicas y ritmos, y que lo atraen cantos y serenatas, el avispado haragán, donjuanesco y hábil, sabe dónde anidar sus intenciones de conquistar a la muchachita bella que está encerrada y vigilada, y cuyo marido es un viejote en decadencia.

Cervantes va tejiendo con sutilezas y elegancias el relato, en el que se notan personajes con compleja sicología, como Loaysa, pero también como el grone centinela de la princesa atascada entre paredes, y de la ama de llaves. El picarón, a punta de usar mañas y aprovecharse de las necesidades de la servidumbre y, sobre todo, de las ganas del eunuco de aprender a tocar el instrumento, confecciona mecanismos para su ingreso al dosel de la desolada Leonora.

En la novela aparecen ungüentos, como una especie de alquimia y de magia de maldad, para que el viejo sea un inerte, un durmiente que no se entere de lo que bajo su sedación e inconsciencia está sucediendo en la casa a la que él le puso todas las seguridades pero sin pensar en que hay mozalbetes en el mundo exterior con ganas de montar yegua joven y de mostrarse ante sus compinches y patanes de barrio como un galán con ínfulas de matador y heroicidades de mito. Mientras el anciano duerme bajo los efectos de untamientos alopiados, el tal Loaysa crece en sus ansias y ganas irreprimibles de burlador y conquistador empedernido.

La obra, con un final impredecible, tiene ribetes de tragedia y, si se quiere, de comedia dolida, en la que la risa puede ser una expresión lacrimal, una quejumbre, un género de rictus paradójico que da a la cara de varios de los protagonistas una sensación de sorpresa, de irremediable desenlace. La fuerza del destino es imparable pero, al mismo tiempo, inesperada.

Las Novelas ejemplares, doce en total, varias de las cuales gozan de más popularidad y afectos que la de El celoso extremeño, las publicó Cervantes a la edad de sesenta y seis años, y con ellas no pretendió moralizar ni promover virtudes, aunque él mismo haya dicho que “no hay ninguna de quien no se pueda sacar algún ejemplo provechoso”.

Y aunque el tema del marido engañado, del marido acosado por la celotipia, y de la esposa que cae ante los asedios y consejas de un pretendiente con ganas de aventuras de cama, es, digo, tema viejo, o por lo menos, antes de Cervantes se puede rastrear, por ejemplo, en relatos de El Decamerón, el autor le confiere otros valores que están en la manufactura sicológica de los personajes, aparte de incluir en las peripecias las mentalidades de época, los comportamientos de fámulas y amas de llaves, como de un “casto” vigilante de la fidelidad de la casada, que cae ante los requiebros simples pero convincentes de un tipo dotado de talento para la seducción y el engaño.

Los celos enceguecen, pero los deseos de aventura y de llegar hasta el lecho de la “casada infiel” (que a la postre no cede del todo en las aspiraciones carnales del seductor) dan lucidez y despejan la mente para el diseño de una trama, de unas tretas, que permitan asaltar el tesoro que tan bien guardado está. Aunque en más de una ocasión, dice la voz del pueblo, sale lo que no se espera.

(En la conmemoración de los cuatrocientos años de la muerte de Miguel de Cervantes. Abril 23 de 2016)

No. 7544 Bogotá, Domingo 25 de Septiembre de 2016 


Mientras unos dan plomo, nosotros damos pluma
Jorge Consuegra




En el 2001 nació la revista Libros & Letras con el objetivo de apoyar y difundir la cultura colombiana y latinoamericana. Y así lo hemos hecho a lo largo de estos 15 años.

Pese a las dificultades económicas, la terquedad nos ha llevado a mantenernos en el tiempo, y la pasión por este oficio ha sido el motor que nos impulsa a insistir con este proyecto que cada día intenta ofrecerle al público un mejor contenido.

Libros & Letras es una realidad gracias a Jorge Consuegra, que infortunadamente ya no nos acompaña, pero que el equipo de trabajo que él dejó continuará de la mejor manera con su legado. Hoy somos más que una revista impresa, nos hemos convertido en un importante medio digital de difusión cultural a través de la Agencia de Noticias, nuestra web (www.librosyletras.com) y las redes sociales.

Gracias a nuestros lectores y seguidores. Gracias por leernos y por sus aportes.

Por este motivo, estamos preparando una edición especial de la revista dedicada a nuestro aniversario, homenaje a Jorge Consuegra e información de la actividad cultural y literaria del país.

Acompáñenos en esta celebración con sus mensajes. En redes sociales puede escribirnos con el hashtag #LibrosyLetras15años

“No puedo desligar las imágenes de mi forma de ver el mundo ni obviar al periodismo como base de mis historias de ficción”



Por: Ileana Bolívar / Libros & Letras / Bogotá.


Quienes tenemos la fortuna de conocer a Enrique Patiño, sabemos lo profundamente reflexivo que es ante cualquier aspecto de la vida. Sabemos que “no traga entero” y que es un defensor de las causas injustas.

En la literatura y el periodismo, su zurda lo ha llevado a escribir parte de la historia del país, esa que narra con un inmenso dolor y, al mismo tiempo, con un enorme afecto. Sabe que no es fácil transformar a una sociedad que ha vivido medio siglo sumida en la violencia y en el desamparo del Estado; pero escribe con la esperanza de dejar interrogantes e inquietudes en el lector.

Enrique es un periodista y escritor que sabe escudriñar en donde nadie más lo hace y que busca historias cuyos protagonistas son los menos visibles y lo más interesantes al descubrir.

Está próximo a publicar una nueva novela y lidera junto a su esposa un proyecto social que se llama Color Chocolate.

Hoy, Enrique es el invitado de “El Marcapáginas”



-¿Cuál fue el primer libro que leyó y cómo llegó a sus manos?

-La colección Ariel juvenil, que contenía desde los relatos de Simbad el marino hasta La isla del tesoro, pasando por todo Julio Verne. Me formé literariamente con las historias de aventura.

-¿Ha leído algún libro por obligación? ¿Cuál?

-Recuerdo que leí el Popol Vuh a los 11 años. Nunca lo pude entender ni sé aún, por la fobia de la obligación, de qué se trataba.

-¿Qué libro no regalaría?

-Todo libro es susceptible de ser regalado, dependiendo del destinatario. He trabajado durante años con los libros y sé que no se puede desdeñar ninguno porque siempre hay un destinatario que celebrará su llegada.

-¿Leemos muy poco los colombianos?

-Muy poco. Y nos enorgullecemos de no leer. La gente lo dice como quien celebra un gol, hasta confrontando al otro. Es como el tonto que desprecia al estudioso, al nerdo: quiere medir con el rasero de la ignorancia a los demás para que todos sean precarios de pensamiento. Temen saber como el que vive en la cueva teme la luz.

-Una buena adaptación de un libro al cine…

-Expiación, de Ian McEwan. También Lo que queda del día, de Kazuo Ishiguro.

-La fotografía, el periodismo o la literatura…

-¿Por qué quedarse con una si se pueden amar las tres? La literatura, poco a poco, va ganando terreno, pero no puedo desligar las imágenes de mi forma de ver el mundo ni obviar al periodismo como base de mis historias de ficción.

-Su autor de cabecera

-Aún resuenan en mí las voces de dos costeños: Héctor Rojas Herazo y Germán Espinosa. Por América Latina, Borges, Sabato, Galeano. Por el resto del mundo, varios españoles que admiro, Saramago y, ante todo, Coetzee.

-¿Qué consejo le daría a un joven escritor?

-Leer mucho, y tratar de entender, cuando lee, cómo están hechas las historias. Mirar detrás de las costuras enseña a coser las propias.

-¿Qué libro debería leer todo político?

-Pocos deben haberlo leído pero aplican muy bien El príncipe de Maquiavelo en todos sus entuertos. Pero deberían leer más bien a Noam Chomsky y entender que son sus posturas las que están llevando el mundo hacia el caos y las sociedades hacia las crisis.

-¿La izquierda o la derecha?

-Nací zurdo.

-¿A un buen amigo un vino o un libro?

-Un libro y un abrazo. Y todo lo que se necesite para cuidarlo.

-Su libro más preciado

-Antes del fin, firmado por Sabato, a sus 95 años. Me recibió con un abrazo y con manos temblorosas me lo firmó a pesar de ser una edición precaria. Tanta grandeza en lo que dice ahí y en su gesto me obligan a cuidar esa edición con celo.

-¿Son importantes los premios para un escritor?

-Si ayudan a vivir, sí lo son, porque los escritores sobrevivimos, pero no podemos subsistir a punta de sueños. Pero para crecer no lo son. Para el público que necesita reconocimientos para validar al escritor quizás sí lo son más.

-Una palabra que defina a Luis Carlos Galán Sarmiento

-Un valiente

-¿Sobre qué otro personaje colombiano le gustaría hacer una novela?

-Sobre los perdedores de todos los días, que somos todos. Pero si fuera alguien histórico, sobre el rarísimo Rodrigo de Bastidas, fundador de Santa Marta, que quiso respetar a los indígenas y fue traicionado por los suyos.

-¿Ser colombiano es un acto de fe?

-Sí Vivimos condenados al no se puede. Y aun así, a pesar de que sabemos que encontraremos todas las dificultades y fracasaremos ante el sistema, lo seguimos intentando.

-¿Qué está leyendo?

-A Paul Brito y su Proletariado de los dioses, un colega barranquillero que escribe bellísimo. A Almudena Grandes y su Los besos en el pan, un libro de historias de barrio estremecedor. Y Chocolat, de Joanne Harris, muy de acuerdo con mi amor por la marca social que he creado con mi esposa: Color Chocolate.

-¿Qué lo conmueve?

-Todo. Todo el tiempo vivo conmovido. Vivo en un estado de conmoción interior.

-¿Cómo formar a buenos lectores?

-Dándoles libros a la medida de sus necesidades, oficios y sueños. No importa lo que lean. Esto es como un hilo. Si comienzan, pueden seguir hasta vencer el minotauro de sus miedos.

-¿Están escribiendo bien los colombianos?

-Sí. Hay grandes cosas en gestación. Pronto, presiento, vendrán cosas mejores.

-¿Qué libro lo ha hecho llorar?

-Tantos. Tantísimos. Ahora tengo presente Un monstruo viene a verme, de Patrick Ness, La noche de la usina, de Eduardo Sachieri e, incluso, un libro de física cuántica (El universo cuántico) ante tanta belleza me doblegan.

-¿Qué extraña de Santa Marta, su tierra?

-El agua. Mi conexión con su agua, representando en su mar en aparente calma pero en movimiento permanente, quizás tanto como mi alma.

Jorge Aristizábal Gáfaro
Jorge Aristizábal Gáfaro

Bogotá.


La gesta del Caníbal (Rey Naranjo) es el más reciente libro del escritor Jorge Aristizábal Gáfaro, con el que se hizo merecedor del Premio Nacional de Libro de Cuentos Ciudad de Bogotá. El jurado destacó la originalidad de los relatos, la sobriedad en la escritura, la elegancia en el lenguaje y su componente fantástico.

La gesta del caníbal es una confección de cuentos cuidadosamente seleccionados. Aristizábal es un narrador implacable que a través de historias contundentes, pinta el paisaje de una sociedad que se enfrenta a un mundo cruel, nihilista y por momentos frío. Un panorama dentado que terminará por devorarnos a todos.

El libro está conformado por siete cuentos un poco extravagantes “de corte fantástico y psicológico que hablan mucho de la colombianidad y del momento histórico que vive el país”, afirma Aristizábal.






Este reflexivo trabajo que hoy presenta el autor, le tomó 16 años de investigación y redacción, y habla de las cosas que nos suceden a todos nosotros. El primer cuento que da título al libro, “aborda la realidad, no solamente de muchos escritores, sino de las personas que tienen una pasión por una profesión y, sin embargo, se encuentran en un contexto que no les es propicio; personas que trabajan arduamente, pero que no hallan oportunidades en el país”.

Aunque no se trata de relatos autobiográficos, La gesta del Caníbal tiene varios aspectos de la vida del autor a los que no pudo escapar: “lo estupendo en estos experimentos es que cuánto más uno se aleja de uno mismo, más se revela”.

En la escritura de este libro hay excesos y un componente muy visceral con tintes de ironía y humor negro que dan cuenta de nuestra propia realidad.


Jorge Aristizábal Gáfaro


Escritor, periodista, guionista y docente en las áreas de la comunicación, la lingüística y la literatura. Ha sido investigador del Instituto Caro y Cuervo; finalista del Concurso Internacional de Cuento Juan Rulfo 2009, RFI; Premio Nacional de Literatura, IDCT; Beca Nacional de Investigación en Estudios Culturales, Ministerio de Cultura; Premio Nacional de Libro de Cuentos Ciudad de Bogotá 2015. Entre su producción literaria y académica figuran los libros Grammatical psycho, Cuentos de escalofrío, Análisis literario de la metamorfosis, El pawlatsche de Kafka y El altar siniestro. Su relato La delación fue incluido en antología de ciencia ficción contemporánea latinoamericana 2012 ¿Sueñan los androides con alpacas eléctricas?



Del 18 al 31 de octubre, Bogotá vivirá la décima edición del Festival de Libros para Niños y Jóvenes, un evento que reúne en distintos escenarios de la ciudad a libreros, editores, maestros, promotores de lectura y escritores de literatura infantil y juvenil, que este año contará además, con la presencia de cinco invitados internacionales: Lara Mena, fundadora de la librería El Bosque de la Maga Colibrí, en Gijón, España; Antonio Ventura, fundador de la revista española Babar; Antonio Orlando Rodríguez, creador de la Fundación Cuatrogatos; Dolores Prades, fundadora de la revista Emilia de Brasil, y Ricardo Rendón, fundador de la librería Abracadabra en Barcelona.

El Festival, abierto al público, tendrá como escenario librerías, colegios, bibliotecas y parques de la capital, en donde se desarrollarán actividades como el 2º encuentro de libreros, un seminario de crítica y programación para toda la familia, que incluye cuenta cuentos, lanzamientos de libros y encuentros con autores e ilustradores.

El décimo Festival de Libros para Niños y Jóvenes, que este año tiene como lema “Crecer leyendo”, es organizado por la Cámara Colombiana del Libro y el Instituto Distrital de las Artes, IDARTES, con el apoyo de la Asociación Colombiana del Libreros Independientes, ACLI, Casa Tinta, la Tertulia Literaria de Gloria Luz Gutiérrez, Maleta viajera del Ministerio de Cultura, Fundalectura, Biblored, la Biblioteca Luis Ángel Arango, Colsubsidio y la Fundación Rafael Pombo.



2º Encuentro de libreros, 19 y 20 de octubre


Entre el 19 y el 20 de octubre se reunirán en Bogotá, libreros de distintas ciudades del país: Camino a Casa de Pasto, Vaivén de Bucaramanga, El Globo de Cali, 9 y ¾ de Medellín y la Librería Guanentá de Tabio;junto a ellos estarán dos invitados internacionales: Ricardo Rendón, fundador de la librería Abracadabra en Barcelona, y Lara Meana, fundadora de la librería El Bosque de la Maga Colibrí, en Gijón, España.

Durante el encuentro, los invitados recorrerán distintas librerías independientes de la ciudad, conversarán con los libreros acerca de sus experiencias y el trabajo que se está desarrollando en Colombia para fortalecer y profesionalizar el trabajo de los editores y libreros, para que cada vez haya más y mejores espacios especializados en literatura infantil y juvenil.

El cierre del encuentro se realizará en la Librería Lerner, sede norte, a las 6 p.m. con una charla entre Lara Meana, Ricardo Rendón, María Osorio y Yolanda Reyes, titulada “La librería es un mundo”, en donde los invitados conversarán sobre el significado de las librerías, que va mucho más allá de vender libros.



Seminario de crítica, del 21 al 28 de octubre


El Seminario de Crítica que se realizará en el marco del décimo Festival del Libros para Niños y Jóvenes, está dirigido a bibliotecarios, promotores de lectura, libreros, editores, maestros, padres, madres y a todo el público en general interesado en la promoción de lectura y en la literatura infantil y juvenil.

¿Cómo se eligen, evalúan, recomiendan y se relacionan los libros para niños y jóvenes? Cuando se habla sobre literatura infantil y juvenil ¿qué criterios vale la pena tener en cuenta? ¿Cuáles son las revistas qué se han especializado en guiar a los lectores?

Estas y otras preguntas serán debatidas en este escenario académico, en el que además se conocerán las distintas miradas de los especialistas, con base en publicaciones exitosas en el mundo y las iniciativas que han existido y desaparecido en Colombia, y las oportunidades que se están abriendo en el mercado para nuevas iniciativas.

Este seminario también se desarrollará en las bibliotecas de la Red Distrital de Bibliotecas Públicas de Bogotá – BibloRed.


Programación general en las librerías y bibliotecas de la ciudad


De igual forma, del 18 al 31 de octubre,distintas librerías en Bogotá, ofrecerán actividades para todos los públicos, alrededor de la literatura infantil y juvenil, con la presentación de novelas juveniles, sagas, poesía para niños, talleres, horas del cuento y encuentros con el autor.

El cierre del Festival se llevará a cabo en el ParkWay, el 31 de octubre con una programación que inicia a las 4 p.m. y se extenderá hasta las 8 p.m. Habrá una franja de poesía, un concierto a cargo de Tú Rockcito, Música para niños y para la familia, un taller de ilustración en vivo, organizado por CasaTinta, y una feria de libro a cargo de la ACLI, en donde los visitantes podrán encontrar una completa oferta de libros para niños y jóvenes.



“Con sumo orgullo, presentamos la edición especial: digital y gratuita del poemario Visiones de mujer con alas de la poeta y profesora cubana Aimée G. Bolaños (Cienfuegos, 1943), residente en Brasil donde ejerce la docencia en la Universidade Federal do Rio Grande.

Dos reconocidas poetas cubanas ofrecen sus lecturas en la contraportada de este libro. Para Maya Islas: “Las visiones de de Aimée G. Bolaños nos reafirman la vulnerabilidad de la realidad que creemos vivir. Todo ha sido un camino de descubrimientos a través del dolor inesperado, un viaje iniciático, un testamento y una lección para aquellos que leemos la experiencia de muerte y resurrección desde el gesto poético, de un ojo claro a un ojo oscuro. Sus múltiples identidades se diluyen y desaparecen ante los cambios de escenarios del imaginario, transfigurada finalmente en la mujer-poeta, herida y sanada, que existe simultáneamente y emana de sí misma en un acto de fe ante la vida”. En opinión de Ileana Álvarez, “Visiones de mujer con alas es un libro donde la visualidad adquiere protagonismo, la poeta dialoga con obras pictóricas o plásticas que la han marcado a su paso por importantes museos del mundo, les confiere nuevos significados que se nutren de experiencias liberadoras. A través de esa mirada en comunión con obras de otros artistas, generalmente representaciones de mujeres, surgen poemas que van desde el deslumbramiento ante la belleza hasta la ficcionalización del yo en los trasiegos vitales y culturales”. En el Epílogo, otra poeta cubana, Juana Rosa Pita, al leer, compone su poema con fragmentos del poemario: “nostalgia de vuelo trascendente”.

Con la entrega de Visiones de mujer con alas, su cuarto poemario, Bolaños se confirma como una de la voces más relevantes de la poesía hispana actual. Con una obra poética ya reconocida, que se suma a su faceta de narradora y ensayista, es, además, una excelente crítica de poesía. Sin olvidarnos de su importante trayectoria como docente e investigadora: tanto en sus inicios cubanos, como –actualmente- en Brasil y Canadá.

Esta bella edición se completa con la reproducción a color de obras de importantes pintores, como el fragmento de El jardín de las delicias de Hieronymus Bosch (El Bosco) que enriquece la portada. Pero, además, todo el libro se ve salpicado por reproducciones plásticas de otros pintores famosos, como Francisco de Goya, o desconocidos. Sus páginas se ven arropadas por imágenes artísticas.

Como aperitivo a nuestros lectores, reproducimos el poema inicial:


Revelación

¿Quién habla?

¿Por qué hablas?

¿Quién te pidió que hablaras?


El vacío se abrió

oí una voz que dijo

habla.

De la peregrina vocación

del viaje y el amor

imaginarios.

De la frágil vibración

del alma.

Y haz visiones diáfanas

en enigma.

Visiones del tiempo

repartido en eternas

horas fugaces.

Visiones que salvan.


Así junto palabras

mudas

para no despertar

a este mundo.


Aimée G. Bolaños (Cienfuegos, 1943). Poeta, narradora y profesora cubana. En Cuba, fue docente en la Universidad Central de Las Villas y editora de la revista Islas (1968-1997). Actualmente, ejerce la docencia universitaria en Brasil y en Canadá. Es autora de los libros de ensayos Una lectura de poetas cubanas de la diáspora (2008) y de Oficio de lectora (en proceso de edición), del libro de relatos Escribas (2013) y de los poemarios: El Libro de Maat (2002), Las Otras. Antología mínima del silencio (2004), Las palabras viajeras (2010) y Visiones de mujer con alas (2016).



Más de 20.000 libros recolectados por la campaña ‘Regalar un libro es mi cuento’ fueron entregados estudiantes del Amazonas esta semana. La ganadora de ‘Leer es mi cuento en vacaciones’ del departamento recibirá una bicicleta y un morral con libros.

Gracias a la generosidad de los colombianos que se unieron a la campaña ‘Regalar un libro es mi cuento’, la iniciativa avanza para entregar libros nuevos a los estudiantes de colegios públicos en cada vez más departamentos.

Entre el 19 y el 22 de septiembre fue el turno para los 20.594 niños y jóvenes de los colegios oficiales del departamento de Amazonas. Seis colegios en los municipios de Leticia y dos en Puerto Nariño, uno en la comunidad indígena de Nazareth y otro en la comunidad de Macedonia recibirán, de manos del Ministerio de Cultura, libros regalados por los colombianos en diversos lugares del país. Los estudiantes de los siete colegios restantes de todo el departamento ya han recibido libros nuevos durante el mes de septiembre.

La campaña ‘Regalar un libro es mi cuento’ —lanzada a mediados del 2015 por el Ministerio de Cultura y el de Educación, junto con la Cámara Colombiana del Libro, editoriales y librerías del país— invitó a los ciudadanos a regalar un libro nuevo a los estudiantes de colegios públicos de Colombia, con el fin de que puedan disfrutar de una de las experiencias humanas más enriquecedoras: la lectura, un instrumento fundamental para propiciar la paz y la equidad.

En su fase inicial, la campaña invitó a que cada ciudadano regalar un libro a los 9.407 estudiantes registrados en Vaupés, 10.686 en San Andrés y Providencia, y 9.568 en Guainía, meta que se cumplió a tan sólo mes y medio de lanzada la iniciativa. Estos tres departamentos fueron priorizados pues allí no existen librerías ni recursos para que los niños puedan acceder a libros nuevos. Cumpliendo con sus compromisos, el Ministerio de Cultura entregó los libros a los niños de esos tres departamentos iniciales, entre octubre y noviembre del año pasado, de tal manera que los casi 30.000 estudiantes recibieron el regalo que un colombiano compró para ellos en las librerías participantes.

En la segunda fase de la campaña se recolectaron 20.594 libros para los niños y jóvenes en matrícula oficial del Amazonas, 20.478 de Guaviare, 17.765 de Vichada, y 58.322 en Arauca. El Ministerio de Cultura entregó entre junio y julio de este año los libros a los estudiantes de Vichada y en septiembre en el departamento del Amazonas. En lo que queda del año entregará los libros a los estudiantes de departamentos de Arauca y Putumayo.

Todas las librerías que hicieron parte de la campaña regalaron el equivalente en ejemplares al 10% de las ventas de libros para la campaña en sus puntos de venta. Consulte aquí el listado de librerías que se unieron a la campaña. A su vez, 16 editoriales y distribuidoras, apoyaron la campaña regalando un libro por cada cuatro libros de sus catálogos obsequiados. Consulte aquí el listado de editoriales que se unieron a la campaña.

El Ministerio de Cultura y el Ministerio de Educación, por su parte, apoyan esta campaña porque está en sintonía con el objetivo fundamental del Plan Nacional de Lectura y Escritura ‘Leer es mi cuento’, que busca crear el hábito de la lectura en los colombianos, aumentar los niveles de lectura y apoyar para que Colombia sea el país más educado de Latinoamérica en 2025. El Ministerio de Cultura está encargado de garantizar que cada uno de los niños reciba su libro de regalo en todas las regiones, mientras que la Cámara Colombiana del Libro se unió a esta iniciativa porque su objetivo básico como entidad gremial del sector editorial es contribuir para hacer de Colombia un país lector.En las 35 librerías Panamericana del país todavía es posible regalar un libro en el marco de esta campaña, y el Ministerio de Cultura adelanta las acciones para hacer la entrega en los departamentos faltantes, entre los que se incluye Putumayo, con un total de 80.000 libros para sus niños y jóvenes, de los cuales llevamos recolectado 45.000.

Galeria