Entrevistas

Noticias

Novedades Literarias

FICCI

Cine

Latest Post

No. 7317 Bogotá, Jueves 11 de Febrero de 2016 



El Festival Internacional de Cine de Cartagena de Indias – FICCI – en donde las artes se reúnen, se encuentran e interactúan entre ellas, mostrando que el cine rompe sus propias fronteras para abarcar, nutrirse y compartir con la fotografía, la música y la videoinstalación. 

El cine es un arte que nos permite visitar y crear otros mundos, y estos crecen y se nos muestran inmensos cuando participan y dialogan con otras artes. Es por esto que el festival trae en su programa especial, El séptimo y otros tres, la videoinstalación Frío en Colombia de Ana María Millán, la película e instalación de arte Amazonas, realizada por siete directores colombianos, y el documental Panoramas que contará con un acompañamiento musical de algunos de los integrantes de la banda que lo protagoniza, Zoé. Tres piezas que son tres universos dispuestos para los visitantes del festival que se toma Cartagena del 2 al 7 de marzo. 

Frío en Colombia, una videoinstalación de la artista caleña Ana María Millán, inicialmente comisionada por la VIII versión del Premio Luis Caballero, guarda una estrecha relación con la historia y la memoria del festival. Su obra es una reinterpretación fragmentada de Kalt in Kolumbien, la película rodada en Cartagena en 1985 y dirigida por el actor alemán Dieter Schidor, que dos años antes había asistido al festival a presentar Querelle, de Rainer Werner Fassbinder. Fue producida por Víctor Nieto Jr., hijo del fundador del FICCI y quien en el momento de realizar la película era el director del festival. La mayoría de los participantes de Kalt in Kolumbien fueron cubiertos por una estela de tragedia. El endeble argumento permite, no obstante, el regodeo en referencias políticas, culturales y sexuales. Las copias de la película están en secuestro legal en Hamburgo y sólo hay un deteriorado casete de video disponible, que le sirvió a Millán como sustrato inicial para su obra. Tres pantallas distintas proyectan la reinterpretación y reconstrucción que esta artista hace de la película, y con ella, de la década de los ochenta en Colombia, marcada por la visita de sofisticados extranjeros en busca de los placeres de un trópico siempre en trance de corromperse. Esta instalación se podrá disfrutar en el Museo de Arte Moderno de Cartagena.
Este mismo recinto acogerá Amazonas, una pieza compuesta por dos partes. La primera es una película que a su vez se compone de seis cortometrajes: Las amazonas, realizado por Carlos Moreno; Madremonte de Jorge Navas, Tesis de María Gamboa, Payaso de Javier Mejía, KKK de Spiros Stathoulopoulos y El venado de Lucas y Matías Maldonado. Cada uno recurre a intenciones e ideas diferentes: viajes interiores, la mirada de una estudiante de antropología sobre esta región, el humor, las suposiciones que se mueven entre la certeza y la leyenda de lo que pasó en las experiencias de rodaje del director alemán Werner Herzog en la selva amazónica, entre otras premisas, para realizar una apropiación del Amazonas desde distintos lugares. La segunda parte es una instalación de los mismos cortometrajes, dispuestos en forma simultánea y no sucesiva. 

Finalmente, este programa que encuentra a las artes lo cierra Panoramas, un documental que sigue el trabajo de la banda mexicana de rock Zoé, que se ha consolidado como uno de los grupos mexicanos más importantes y sonados de las últimas dos décadas. La película está codirigida por Gabriel Cruz Rivas y Rodrigo Guardiola, quien también es el baterista de la banda liderada por León Larregui (voz) y conformada por Sergio Acosta (guitarra), Jesús Báez (teclados) y Ángel Mosquera (bajo). A la vez que se podrá disfrutar de esta producción que nos muestra más a fondo los días de estos artistas, algunos de ellos visitarán Cartagena y ofrecerán un acompañamiento musical para todos los asistentes al FICCI, quienes además de amar al cine, son aficionados a estos rockeros que están moviendo la escena mundial.


Por: Omar Castillo 


Los derrotados es una novela cuya lectura atrapa y sumerge al lector en su elaborada estructura narrativa, en los ritmos y en los cortes de cada frase, de cada párrafo. Las historias de Los derrotados están escritas en una prosa que seduce por la manera como fluye su narración, por la precisión y manejo dado a las palabras con las que es nombrada y tejida su trama, sus tramas, pues en esta novela suceden varias historias. 

En Los derrotados Pablo Montoya consigue que la narración se mantenga entre dos tiempos históricos. El primero, en la historia de Francisco José de Caldas, en su participación como hombre de ciencia con sus estudios botánicos, con los de astronomía, en su actividad durante los escarceos emancipadores de 1810 en la Nueva Granada, su detención, juicio y fusilamiento en Santafé de Bogotá por los Realistas españoles. El segundo, en las historias de personajes a quienes les ha tocado vivir las realidades de la Colombia de 1980 y sus posteriores décadas a la luz de un Estado corrupto en lo social, lo económico y lo político, en el accionar de las Fuerzas Armadas del Estado y de los grupos armados enfrentados al Estado, en el narcotráfico y su capacidad de permear todos los estratos de la población, y en medio de esta barahúnda, la población sometida a la indignidad, la desaparición y el desplazamiento forzado generado por unos y otros. 

En la narración de las historias de Santiago Hernández, Pedro Cadavid y Andrés Ramírez, jóvenes amigos que están terminando sus estudios de secundaria en el Liceo Antioqueño de la ciudad de Medellín, se cruzan los tejidos de las tramas que muestran las recientes realidades de Colombia a través de estos personajes y de aquellos con quienes comparten sus vivencias. Con estas historias el autor logra escenas duras, difíciles de asimilar en algunos de sus momentos, escenas no idealizadas, donde las vidas y los sueños de estos seres se imprimen como si de alguna manera fueran las sombras o los muñones de un acto repetido a mansalva y que los conecta con las visiones y fricciones de un hombre como Francisco José de Caldas y su momento histórico donde, se dice, se inició la independencia y la constitución del hoy Estado de Colombia. 

Son tres jóvenes, tres vidas encontradas entre sus necesidades, sus urgencias y sus dudas. En uno, en su creencia en una “revolución” armada como vía para un cambio social en el país, sus vicisitudes y su posterior inserción en las rutinas familiares. En otro, a través de su asedio a los impactos y las consecuencias de unas realidades que quedan fotografiadas por él como anónimos testimonios que reclaman la revelación de sus padecimientos y la perversión de quienes los causaron, fotografías como documentos, ¿para la expiación, para la catarsis de una sociedad en eclosión?, ¿como una visión estética de las atrocidades de un conflicto donde se han desbordado todos los límites de la dignidad? Y en ese otro que cree posible relatar, a través de su escritura, una noción de los filos y de los extremos de la realidad, esa misma que termina revelándose en los 25 capítulos que, entre la desazón y la utopía, componen la novela Los derrotados y donde parecen quedar consumidos los sueños de estos seres y su tiempo, ya en los años de la década de 1810, ya en los años marcados a partir de 1980, en una nación que parece quedarse siempre en lo aciago de sus ambiciones. 

Son historias que suceden generándole a la novela una extraña y apremiante unidad fundada en las metáforas de la derrota, en el movimiento de las sucesivas analogías del desasimiento sufrido por una nación que no termina de configurar sus aspiraciones, de ver sus sueños reflejados en las tramas de su realidad, de una nación varada en las ascuas de su destino. 

Las metáforas que mueven la narración de la novela salen de los hechos que suceden en un país donde sus habitantes se ven desfigurados en sus historias y en las fábulas lanzadas por quienes dicen gobernarlos o por quienes presumen defender sus derechos. Son las historias de quienes quedan en la periferia de una geografía que parece siempre reservada para los goces e intereses de otros, esos que terminan imponiendo sus condiciones disfrazadas de reformas sociales y políticas. 

En las tramas de Los derrotados sus hilos narrativos atrapan al lector por la manera como el autor encarna los personajes, por como los presenta en su complejidad, también por la forma como logra la unidad de la novela, su característica y particular unidad. Entonces Los derrotados no es un curioso collage mostrado como novela, no, los capítulos que la componen están conectados a través de los continuos imaginarios vivenciados en un país que no se decide por su identidad. Por ello estos personajes, sus tiempos e historias, componen un fresco donde son reveladas situaciones que parecieran resurgir de entre sus fracasos para volver a ser repetidas por otros, creando un hilado de tautológicos asombros. El frágil y poderoso hilado de las ausencias y de las derrotas sin término. 

En los capítulos donde se narra la presencia de Francisco José de Caldas, sus sueños de hombre de ciencia atravesados por la miserabilidad política de su tiempo, por los ideales de una emancipación cargada de contradicciones e intereses solapados, esos mismos que siguen manteniendo a Colombia como una “Patria boba”, sumida en el limbo de sus pompas y apellidos hegemónicos, también quedan registrados los instantes de un enraizamiento geográfico que perturban por su fuerza, como los del capítulo 10, elaborado como un diario escrito por Caldas entre julio de 1802 y junio de 1805. Este capítulo está cargado de poesía, y no aludo al clisé de lo poético, digo cargado de poesía refiriéndome a la fuerza de la prosa cuando sus palabras logran irradiar el saber y el sabor que implican en su dicción, en el aprehender de lo que buscan nombrar. 

En la novela vale hacer un paralelo entre los capítulos 10 y 17. Mientras, en el 10 Caldas se sumerge y reflexiona sobre los dones de la geografía y las riquezas naturales de la Nueva Granada, en el 17, la ubicación y descripción de algunas fotografías tomadas por Andrés Ramírez como corresponsal de prensa en municipios de Antioquia y del Chocó en las décadas de 1990 y 2000, cuenta sobre la violenta capacidad alcanzada por los grupos armados para la obtención de sus objetivos territoriales y de las riquezas que yacen en su geografía. La narración de estas imágenes es meticulosa, lenta y exhaustiva, el abyecto de sus ejecutantes, su burla de la vida se encuentra en estas fotografías. Entre uno y otro capítulo queda el asombro que produce lo maravilloso de la naturaleza y el repudio por la capacidad destructora humana. 

En la novela, la escritura sobre las fotografías de Ramírez queda como una de las posibles maneras de abordar la historia de Colombia, la cual parece no cesar en su reincidir. Esas fotografías bien pudieron ser dibujos o acuarelas hechos durante la emancipación de la Nueva Granada de España en los siglos XVIII y XIX. Los derrotados, como novela, puede considerarse histórica por la manera como, en sus capítulos, se tejen y comunican, en dos tiempos, tramas y situaciones de la vida social y política de Colombia a través de las realidades de sus personajes. También puede ser política por la manera como involucra y confronta esas situaciones. Lo cierto es que Los derrotados es una magnífica novela donde son contadas las épicas íntimas de sus personajes. ¿Las íntimas épicas de unas derrotas que terminan reclamando un escenario donde fundar un principio para vivir? 

Queda la novela con sus 25 capítulos y la fuerza de una prosa atrapando a su lector. Queda la realidad en sus formas y maneras de pesadillas al borde de un sueño posible. Queda el peso de las historias, el asombro y la persistencia de sus personajes. Quedan las memorias de quienes se niegan al olvido, a creer que el tiempo en su diáspora de sombras y de oquedades, se ha consumido en sus mismas excreciones. Queda una novela que, a través de las metáforas de la derrota, explora las analogías que la derrota misma ofrece como retos para la vida. 

Es conmovedor cuando en el capítulo final de Los derrotados Ramírez estira la mano intentando tocar a quien cree es el hijo perdido de Alba. Es conmovedor por la extraña esperanza que se puede cifrar en tal acto. Es como si por un instante nos fuese dado alcanzar la presencia del país que alguna vez pudo ser Colombia. Esa nación con rasgos “de niñez extraviada y de ancianidad rotunda”. Esa nación que aparece y desaparece en medio del tumulto y los estallidos, de la mansalva y de la ignorancia. 

En los párrafos finales de Los derrotados se fundan los sentidos y las cifras que dan origen a esta novela. A la lucidez y a los reclamos que involucra. Es Ramírez con su mano intentando alcanzar a Francisco José de Caldas, a cuantos han caído en la estampida de las pesadillas sobre sus sueños, a cuantos son allanados por lo abrupto de las realidades impuestas en nombre de un destino aciago. 

En Los derrotados nos encontramos con una novela que, en su estructura y en su narración, nos ofrece renovadas formas para la narrativa que se escribe en Colombia. Es una novela que asume el reto de zafarse de los embelesos y las paternidades lugareñas y cuanto estos obligan en una tradición apegada a sus lugares comunes y a la idealización de los mismos.



Tres obras de autores colombianos fueron incluidas en la lista de honor de la International Board on Books for Young People (IBBY). La organización con sede en Suiza selecciona cada año los libros de mayor calidad en el mundo para niños y jóvenes. 

Triunfo Arciniegas (autor), Amalia Satizábal (ilustradora) y María del Sol Peralta (traductora) se consagraron entre los mejores exponentes de la literatura infantil del mundo, además de otros 170 seleccionados. La escritora Claudia Rueda, por su parte, fue postulada al Hans Cristian Andersen 2016. La IBBY no solo reconoce el trabajo de autores, ilustradores, traductores y sellos editoriales, sino que alienta la producción de nuevas obras y difunde entre los lectores del país títulos que “enriquecerán su experiencia vital”. 
Tres creadores, tres obras 

La Lista de Honor IBBY es un catálogo bienal de los libros para niños y jóvenes que se han publicado en el mundo en los tres años previos a su edición y que se destacan en las categorías de autor, ilustrador y traductor. Este catálogo se difunde entre las instituciones más reconocidas de libro y la lectura e incluye una exposición itinerante en las principales ferias y eventos internacionales relacionados con el libro infantil y juvenil, incluyendo la Feria de Bolonia. 

Los creadores que representarán a Colombia en la lista 2016 son: 


Triunfo Arciniegas, en la categoría de autor, por su trabajo en Letras robadas, libro editado por Océano Travesía. 

Clara es una niña con mucha imaginación, por eso a medida que pasa por los puestos del mercado al que acompaña a su mamá todos los sábados, hace guiños a múltiples y variadas historias sobre quienes encuentra a su paso y le cuenta al lector sobre su gusto por la escuela, su colección de dientes y otras peculiaridades que la hacen distinta a lo que se espera de una niña de su edad. También menciona su dificultad al leer: se come letras y palabras enteras. Las ilustraciones de Claudia Rueda, hechas con lápices de colores, están llenas de detalles que invitan a detenerse en cada imagen y, a la vez, narran un relato paralelo al del texto. Los hilos narrativos de texto e ilustración dialogan entre sí y generan una tercera historia que expande el horizonte narrativo de la obra; quizás los ratones no solo coleccionan dientes sino también las letras que se come Clara al leer. 

Amalia Satizábal, en la categoría de ilustradora, por el libro Emma y Juan, editado por GatoMalo. 

Juan tiene una nueva vecina, Emma, y decide darle la bienvenida invitándola a tomar el té, algo inusual en él. La compañía de Emma le maravilla y contraría a la vez, pues es curiosa y extrovertida. Ella lo invita a cenar al día siguiente y Juan decide obsequiarla con algo más propio de su carácter; su regalo genera un desencuentro entre ellos y demuestra que sus personalidades se oponen. Pero los contrarios se complementan y Emma y Juan están a punto de vivenciarlo. Con ilustraciones llenas de movimiento, que se centran en el blanco y el negro al retratar a Juan y muestran una amplia paleta de colores vivos cuando se trata de Emma, Amalia Satizábal logra un lenguaje sumamente expresivo que complementa la sencillez textual de la obra.




María del Sol Peralta, en la categoría de traductora, por el libro Versos de no sé qué. Antología poética de João Manuel Ribeiro (comp.), editado por Panamericana. 

Antología poética que recoge la obra de seis poetas portugueses de la actualidad. La traducción del portugués al español muestra un manejo limpio y cuidadoso tanto del sentido como de la musicalidad y la estructura de los poemas, logra una adecuada transmisión del mensaje y concreta las imágenes poéticas. La selección de los poemas tiene unidad y recoge temas sencillos que apelan a la infancia: el deleite por los sabores y la comida, la intensidad de los colores, la curiosidad que generan animales como las hormigas, las gaviotas y los gatos, el repiqueteo de un aguacero, los sonidos de los instrumentos musicales y sentimientos como el cariño y la alegría. Es una poesía sencilla de comprender que genera empatía y el disfrute de las palabras. La edición es muy bella; las ilustraciones acompañan los textos e invitan a los lectores a enamorarse del género literario de la poesía, independientemente de su lengua original.




Claudia Rueda, candidata al Hans Cristian Andersen 2016 

A su vez, Fundalectura nominó a la colombiana Claudia Rueda al premio Hans Christian Andersen 2016, el reconocimiento internacional más importante a la literatura infantil y juvenil. Rueda es autora e ilustradora de más de veinte libros para niños. Su trabajo ha sido descrito como ingenioso, refinado y de permanente exploración gráfica. Sus libros, que se han publicado en México, Colombia, España, Asia y los Estados Unidos y se han traducido a diez idiomas, han recibido varios premios, entre los que sobresalen el Nati per Leggere de Italia, la selección del New York Society of illustrators Original Art Show y la Lista de Honor IBBY. 


Federico Díaz-Granados
Federico Díaz-Granados


Bogotá. 

Inscripciones abiertas del 3 al 26 de febrero de 2016 hasta las 6 p.m. 

Propósitos 

Motivar el gusto por la poesía a partir de la lectura de obras representativas de las letras universales, europeas y latinoamericanas 

Comprender textos de análisis histórico-literario. 

Hacer estudios comparativos a partir de las obras y autores estudiados. 

Producir textos poéticos y críticos comprendiendo la estructura y componentes de la poesía contemporánea. 

Identificar las características y diferencias entre la poesía clásica y la contemporánea y del sentido que tienen dentro del contexto cultural universal. 

Entregar un cuadernillo de poemas al final del taller. 

Cupo 


El taller tendrá un cupo máximo de 25 personas. El cupo mínimo para la realización del taller será de 5 personas. El taller tendrá una duración de 10 sesiones los días sábados de 8 a.m. a 12 m., del 12 de marzo al 21 de mayo de 2016, en el Auditorio Porfirio Barba Jacob del Centro Cultural Gabriel García Márquez. 

Público 


El taller está dirigido a las personas, mayores de 18 años, interesadas en escribir poesía. 

Costo 


El costo total del taller es de $600.000 por persona 

Requisitos 


Enviar al menos cinco poemas en archivo Word al correo electrónico: asistentecultural@fce.com.co con los siguientes datos: Nombre completo y apellidos, número de identificación, profesión y ocupación, teléfonos de contacto, correo electrónico 

A cargo de Federico Díaz-Granados 

Poeta, periodista, profesor de literatura y gestor cultural. Actualmente es director de la Biblioteca de Los Fundadores del Gimnasio Moderno y de su Agenda Cultural. Ha publicado: Las voces del fuego (1995); La casa del viento (2000); Hospedaje de paso (2003); Álbum de los adioses (2006), Las horas olvidadas (2010) y Las prisas del instante (2015). 

Mayores informes: 2832200 ext. 112 - www.fce.com.co



Bogotá. 

​​​​​​​Escritores, traductores, ilustradores, libreros, editoriales, fundaciones, organizaciones culturales, entes territoriales, entidades públicas de carácter cultural y demás personas interesadas en el campo literario ya pueden participar de la convocatoria de estímulos del Ministerio de Cultura para este sector. Este año habrá una bolsa de $135 millones de pesos distribuidos en un premio, un reconocimiento y cinco becas. Así como más de $980 millones de pesos para residencias y pasantías artísticas en Colombia y otros países. 

El portafolio se compone de cinco becas repartidas en nueve estímulos que contribuyen a fomentar la industria editorial nacional e incentivar la creación de libro ilustrado y libro de autor colombiano, la publicación de antologías de talleres literarios, la traducción de obras de autores colombianos en el exterior, así como la circulación internacional para creadores, investigadores y emprendedores del área de literatura con estímulos que oscilan entre los $3.500.000 y los $15.000.000. 

El cierre de las convocatorias de las becas de libro ilustrado, libro de autor colombiano y antologías de talleres literarios será el 1 de abril, mientras que la fecha límite para enviar los proyectos de la beca de traducción de autores colombianos en el exterior será el 28 de junio. Por su parte, las becas de circulación internacional, repartidas en tres ciclos, cierran el 15 de marzo, 14 de junio y 20 de septiembre. 

Cabe resaltar que en 2016 el Ministerio de Cultura incluye el Premio Nacional de Novela que busca reconocer la excelencia en la creación literaria del país. El ganador recibirá un total de $60 millones de pesos. Se tendrán en cuenta las novelas de autores de nacionalidad colombiana, cuya primera edición se publicó entre el 1 de enero de 2014 y el 31 de diciembre de 2015, según los registros del depósito legal de la Biblioteca Nacional de Colombia y el ISBN de la Cámara Colombiana del Libro. La convocatoria estará abierta hasta el 31 de marzo de 2016. 

Por segundo año consecutivo el Ministerio de Cultura y el Instituto Caro y Cuervo presentan el Reconocimiento a la crítica literaria: literatura contemporánea en Colombia que busca expandir el panorama dentro de la labor de la crítica, así como de fomentar la investigación y la reflexión acerca de las ideas, obras y corrientes recientes en el campo de la actividad literaria en el país. 

El ganador del reconocimiento recibirá diez millones de pesos y la publicación del ensayo bajo el sello editorial del Instituto Caro y Cuervo. La convocatoria estará abierta hasta el 28 de junio de 2016. 

Además de los estímulos anteriores, los creadores y estudiantes del sector literario también pueden realizar residencias artísticas en toda Colombia y en países como Argentina, Canadá y México. Así como participar en la Beca para colombianos en proceso de formación artística y cultural en el exterior que otorgará veinte estímulos de $25 millones de pesos cada uno para diferentes áreas artísticas. 

Para conocer el portafolio de las convocatorias del área de literatura, puede consultar aquí el PDF ​y la página www.mincultura.gov.co​​

Enrique Patiño
Enrique Patiño


( *) Enrique Patiño entró con toda energía a enviar boletines de prensa de la Filbo cuyo Invitado Especial es Holanda. Muy buen material periodístico, muy buena información y con absoluta seguridad así será en los próximos días. ( *) María Claudia López es la nueva Secretaria de Cultura de Bogotá. Sobre ella hay muchas expectativas pues se ha dicho que va a reformar algunos objetivos no logrados en administraciones pasadas con los procesos culturales. ( *) Y para reemplazar a Santiago Trujillo, fue nombrado el actor Juan Ángel en el Idartes, reto bastante fuerte ya que Trujillo puso un punto muy alto cuando estuvo en la dirección del Instituto.



Bogotá. 

Editorial Planeta presenta el libro Vía CRucis, un viaje al fondo del Vaticano que revela las enormes dificultades que afronta el Papa Francisco para avanzar en las reformas a la Iglesia emprendidas desde cuando reemplazó a Benedicto XVI, escrito por Gianluigi Nuzzi. 

Después de Vaticano, S.A y Las cartas secretas de Benedicto XVI, Gianluigi Nuzzi regresa con una nueva e impresionante investigación que cuenta la lucha que el Papa Francisco y sus partidarios están llevando a cabo para reformar la iglesia Católica. 

A partir de las grabaciones de varias reuniones privadas entre altos dirigentes del Vaticano y el Papa, así como de otros documentos inéditos, Nuzzi construye un relato que demuestra cómo Francisco, desde su nombramiento, inicia un duro ataque contra los lobbys que dirigen las finanzas de la Santa Sede. 

Tras revisar la documentación que acredita la mala gestión de los administradores, acusados de malversación, el principal objetivo del Papa es conseguir transparencia. Los documentos que aporta Nuzzi avalan esta situación –que todavía no se ha desentrañado en su totalidad– y ayudan a entender por qué renunció Benedicto XVI. 

Nuzzi describe con su estilo inconfundible la lujosa vida de los cardenales, los robos y las estafas, el agujero negro de las pensiones, los escándalos sexuales y todas las intrigas –que incluyen espionaje y amenazas –encaminadas a sabotear la revolución de un Papa decidido y valiente. 

Algunos acontecimientos 


«Es la tarde del 12 de septiembre de 1978. Después de solo dieciocho días de pontificado, el Papa Juan Pablo I descubre que dentro de la curia se mueve un poderoso grupo masónico con ciento veintiún miembros. La noticia que recibe es sobrecogedora. Cardenales, obispos y presbíteros no siguen las palabras del Evangelio, sino que responden al juramento de la fraternidad masónica. Es una situación intolerable. Al final de la tarde del 28 de septiembre siguiente convoca al secretario de Estado, el poderoso cardenal Jean-Marie Villot, para informarle de los cambios que pretende realizar. Tiene una lista preparada de los altos purpurados que es necesario destituir. […] Al amanecer del día siguiente, sor Vincenza Taffarel encuentra a Juan Pablo I sin vida en su lecho».
«Es 3 de julio de 2013 y se conmemora la fiesta de Santo Tomás. Como cada mañana el Papa Francisco se despierta al alba en la habitación 201, una de las pocas suites de la Casa de Santa Marta, la residencia donde ha decidido alojarse desde que fue elegido, rehusando trasladarse a los suntuosos apartamentos papales y rompiendo con todas las costumbres y formalidades. […] A casi cuatro meses del cónclave, ha llegado la hora de abordar la profunda obra de reforma prometida a los católicos de todo el mundo. […] Es el comienzo de una guerra. Una guerra todavía en curso, librada en las estancias secretas de los Palacios Vaticanos». 

Gianluigi Nuzzi: (Milán, 1969) es el autor de varias investigaciones y primicias que han tenido un enorme éxito mundial. En 2009, con Vaticano, S. A., reveló, gracias a los documentos secretos de monseñor Renato Dardozzi, los escándalos financieros y políticos de los edificios sagrados, acelerando la dimisión del presidente del IOR, Angelo Caloia, en el poder durante dos décadas. En 2010 publicó Metastasi, un libro revelador que documenta la penetración de la ‘Ndrangheta en el norte de Italia. En 2012 Las cartas secretas de Benedicto XVI, que hizo públicos los documentos secretos del Papa, alteró el equilibrio de poder del Vaticano y desató una crisis que contribuyó a la renuncia de Ratzinger en 2013.



No. 7316 Bogotá, Miércoles 10 de Febrero de 2016 



Por: Darío Valencia* 


Cuando una revista colombiana de cultura se apresta a cumplir 50 años de continuas ediciones trimestrales, siempre con rigor en los campos del pensamiento, la literatura, las humanidades y las artes, casi habría que calificar el acontecimiento como un milagro editorial. Sobre todo en una época caracterizada por la atonía moral, la frivolidad y la ligereza, la abundancia de información superficial, la cultura como espectáculo y no como estimulante de un nivel superior de conciencia. 

La revista Aleph nace en 1966 en la sede Manizales de la Universidad Nacional de Colombia, caracterizada por congregar expresiones científico-técnicas y humanísticas, al amparo del naciente Departamento de Extensión Cultural de la misma institución. Más adelante, la revista se centra en expresiones humanísticas, con vinculación estrecha al ámbito académico. Como desde temprano dejó de ser órgano institucional, su destino desde entonces quedó bajo la responsabilidad de su fundador y siempre director, así como de quienes por el camino le han brindado sus esfuerzos solidarios. 

Son varios los antecedentes y las circunstancias que favorecieron la fundación de Aleph. Habría que señalar el nuevo clima creado entonces por la modernización y el desarrollo cultural impulsados en la Universidad Nacional por el rector José Félix Patiño y, muy en especial, la brillante gestión directiva del ingeniero y arquitecto Alfonso Carvajal Escobar, un decano que consolidó la sede Manizales y la llevó a ocupar una posición importante en la región y en la propia Universidad. 

También debe destacarse el ambiente propicio creado por los efervescentes años sesenta, una década de intensas transformaciones de diverso orden, bien descritas por 

Álvaro Tirado Mejía en su libro Los años sesenta. Una revolución en la cultura. Y como antecedente local, no debe olvidarse la tradición literaria de Manizales, manifestada en numerosas revistas publicadas a lo largo de la primera mitad del siglo XX, en tanto que como antecedente nacional preciso es mencionar la fuerte influencia de la revista Mito (1955-1962), por cuyas páginas desfilaron grandes de la cultura nacional en literatura, filosofía, ciencias sociales, artes plásticas. 

La revista ha presentado un buen número de ediciones monográficas, como las dedicadas a la cultura en España, Israel, México y Argentina; igualmente, sobre personalidades como Miguel de Unamuno, Alfonso Reyes, Fernando Pessoa, Michel de Montaigne, Fernando Charry Lara, Rafael Gutiérrez Girardot, Jorge Luis Borges y Gabriel García Márquez; o con respecto a obras como El Quijote; y sobre temáticas como “Los intelectuales y el poder”, “La educación por el arte”, “La Justicia”… 

Del mayor interés ha sido una sección frecuente, denominada “Reportajes de Aleph”, por donde han pasado entrevistas exclusivas del director con, entre otros, Juan Rulfo, Dámaso Alonso, Mario Benedetti, Juan Friede, Ernesto Guhl, José Luis Cuevas, Leopoldo Sédar Senghor, Eduardo Carranza, Germán Arciniegas, Rafael Gutiérrez Girardot, Germán Pardo García, Oswaldo Guayasamín y Emma Reyes. 

Como dice su director “…nunca Aleph se detuvo en lo meramente local o regional; se quiso al principio asumir la “cultura universitaria”, expresión un tanto indefinible, involucrando ciencia, técnica y humanismo. Sin olvidar expresiones de lugar, ha estado desde el origen abierta al mundo y a la historia, sin adhesiones ideológicas.” 

Con ese espíritu, la Universidad Nacional de Colombia creó la “Cátedra Aleph”, y designó regente al director de la revista, para proyectar en nuevas generaciones las experiencias acumuladas en la vida de la publicación. Con la participación de estudiantes de diversos programas académicos, hasta el momento se han realizado 27 versiones sobre literatura, pensamiento y arte. 

Gratitud merece el director Carlos Enrique Ruiz por la meritoria y dilatada contribución que Aleph ha hecho al estímulo y difusión del pensamiento y la cultura. Debe calificarse de hazaña casi insular la publicación continua de 175 números a lo largo de 49 años. Basta analizar el índice de la revista por autores y artículos (ver www.revistaAleph.com.co/indices.html) para darse cuenta de la originalidad y calidad de la publicación. 

*Periódico El Mundo. Medellín, Colombia, 8 de noviembre de 2015





El universo y sus misterios, su origen, la materia, las galaxias, los cometas, son temas que inquietan a todos; niños, niñas, jóvenes y adultos, se preguntan el por qué de muchas cosas, su funcionamiento, influencia y las consecuencias de los fenómenos naturales en nuestras vidas. Todos estos enigmas y muchos más, podrán ser resueltos en los Clubes de Astronomía, que te invitan a ser un Astrónomo Planetario y viajar durante este 2016, hacia lo desconocido, entender nuestro universo y tomar conciencia de lo que significa ser parte de este gran cosmos. 

Los clubes de Astrónomos Planetarios inician el 9, 10 13 y 20 de febrero y están dirigidos a todos los niños, niñas y jóvenes entre los 4 y 17 años que buscan un espacio de encuentro con otros y desean desarrollar y potenciar sus habilidades, capacidades y talentos en la Astronomía, la Astronáutica y las Ciencias de la Tierra y el Espacio. Esta es una magnifica oportunidad para compartir experiencias e inquietudes, interactuar con expertos, poner en práctica su espíritu investigador y creativo, desarrollar sus competencias científicas, solucionar problemas trabajando en equipo y participar en proyectos científicos. 

El programa se desarrolla en módulos de cuatro sesiones, donde se trabajan temas como conceptos básicos de astronomía, astronáutica y robótica.



Hasta el 17 de febrero, el Museo Nacional de Colombia expone 60 pinturas y grabados del artista vallecaucano. 

En tres meses, la muestra ha sido visitada por 40.750 personas. 

La entrada a la exposición es gratuita. 

En esta muestra se exhiben distintos momentos en la carrera de Rayo y el proceso que lo condujo a crear el estilo propio que caracteriza su producción artística. 

La muestra comienza con una selección de la serie Vía Sur, inspirada en ciudades como Lima, Montevideo y Buenos Aires, lugares que Rayo visitó en sus viajes por Suramérica durante la década de los cincuenta. En estas obras, que se caracterizan por composiciones geométricas, el uso de pocos colores y la simplicidad de sus formas, se da cuenta de la incursión de Rayo en la abstracción y se revela el interés del maestro por las formas precolombinas. 

El segundo grupo lo constituyen los Intaglios, grabados en papel, sin color, con impresiones en relieve de objetos cotidianos y diseños geométricos. Estas estampas, desarrolladas principalmente en los años sesenta en México y Nueva York, son fundamentales para entender la gráfica del pop y el arte óptico en esta década. 

En la siguiente sección se exhiben obras de la serie Sin sombra, piezas abstractas, resueltas con colores planos y en composiciones asimétricas. Rayo hizo estas pinturas, en acrílico sobre tela, durante los años en los que vivió en Nueva York. 

La cuarta sección la conforman los Lienzos irregulares. Estas obras, muy representativas de la producción artística de Rayo, se caracterizan por las formas irregulares y tridimensionales que lograba el maestro gracias al ensamblaje de lienzos y la inclusión de objetos en la composición. 

Finalmente, se presenta un grupo de las distintivas Pinturas con sombreados, piezas que se reconocen por las ilusiones ópticas que generan las representaciones de bandas y cintas, que parecen plegadas y entrelazadas. Además, las sombras les dan la impresión de profundidad. 

Omar Rayo: geometría vibrante se presenta en el marco del programa Homenajes Nacionales del Museo Nacional de Colombia, una línea de exposiciones de los grandes maestros del arte colombiano con la que se busca exaltar el trabajo de creadores que han hecho valiosos aportes a la historia del arte nacional. En este sentido, Miguel González, curador de la muestra, se refiere al legado del maestro: 

Omar Rayo creó, indiscutiblemente, una gramática visual y su obra logró destacarse hasta formar parte de la memoria colectiva. Su legado es vasto y casi inabarcable. Él fue también escultor, diseñador, editor, fotógrafo, gestor, pensador y escritor. Su producción visual relacionada con la pintura y la gráfica es seguramente su aspecto más conocido, por lo que esta muestra, en la que se reúnen sesenta obras de distintos periodos, traza una cronología que señala un legado de reflexiones y aportes. 

Esta exposición es una realidad gracias al patrocinio de Itaú BBA, a la alianza con Ecopetrol y al apoyo del Museo Rayo y de la Asociación de Amigos del Museo Nacional.





Bogotá. 

Los días 12 y 26 de febrero, estarán dedicados al cine con entrevistas abiertas a diferentes personajes distinguidos en el mundo cinematográfico de Colombia. La actividad se llevará a cabo en la Librería FCE en el Centro Cultural Gabriel García Márquez, y estará dirigida por el gestor cultural Iván Darío Hernández, quien propone descubrir al ser humano detrás del artista imaginado. 

Gente de cine en el FCE, se realizará a lo largo del año con dos charlas mensuales, en el marco de la programación cultural y académica del Centro Cultural Gabriel García Márquez. 

El viernes 12 de febrero, tendremos una entrevista abierta a Jacques Toulemonde, coguionista de la película “El abrazo de la serpiente”, donde conversará con el público sobre su trabajo como director y guionista. 

Jacques Toulemonde, cursó estudios de Ciencias Humanas y posteriormente de Literatura en La Sorbona. Ha sido director, entre otros, del cortometraje Un juego de niños y del largometraje Anna. Entre sus últimos trabajos se destaca el realizado como coguionista de la película de Ciro Guerra El abrazo de la serpiente, ganadora del Art Cinema Award en la Quincena de los Realizadores de Cannes y nominada a los premios Óscar como mejor película extranjera. 

El viernes 26 de febrero, el director, productor, libretista y guionista colombiano Harold Trompetero, sostendrá una entrevista abierta con Iván Darío Hernández, donde conversarán sobre sus películas, galardones y proyectos. 

Harold Trompetero, es uno de los autores más importantes para la historia del cine colombiano y también uno de los más exitosos. Levantador de pasiones. Sus películas provocan amores y odios. Padre de películas tan relevantes para nuestra cinematografía como Diástole y sístole, Dios los junta y ellos se separan y Violeta de mil colores, una propuesta experimental bastante arriesgada sobre las turbulencias de la soledad y el alma. Próximamente estrenará Perros, protagonizada por John Leguízamo. 

Sobre el entrevistador 


Iván Darío Hernández Jaramillo, es en la actualidad gestor cultural, columnista y jefe de prensa. Ha trabajado como jefe de comunicaciones de varias de las campañas cinematográficas más exitosas en el país, tales como El valle sin sombras, Don Ca, Un asunto de tierras, Infierno o Paraíso y un número inmenso de estrenos en Colombia.



Cali / Colombia. 

La serie de televisión animada de carácter educativo, El Profesor Súper O, que se transmite actualmente en los canales públicos (Canal 13 y Señal Colombia) desde el año 2006, será llevada a las aulas de clase con enfoque etnoeducativo del litoral Pacífico a través de la colección ‘El profesor Súper O y los poderes del Pacífico’, elaborada en conjunto con Martín de Francisco, Antonio Guerra, Conexión Creativa y la Editorial Planeta Colombia, con el apoyo del Programa para Afrodescendientes e Indígenas de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID). 

A través de esta iniciativa se busca fomentar valores asociados a la tolerancia, el respeto, la autoestima, así como la importancia de aceptar las normas y costumbres que benefician a la mayoría, y de rechazar aquellas que causan daño tanto personal como colectivo, en las niños, niñas y jóvenes afrodescendientes de la zona del Pacífico, a través del súper héroe El Profesor Súper O

De esta manera, las historias del Profesor Súper O, destacado referente afrodescendiente, estarán plasmadas en textos didácticos tipo historieta, acompañados de juegos, y textos con mensajes simples, que permitirán trabajar con los niños, niñas y jóvenes vulnerables del Pacífico en la emisión de mensajes positivos y de preservación cultural, como un aporte a la diversidad, el auto reconocimiento de las comunidades étnicas del país y sus destacados logros en Colombia y el mundo. 

Este proyecto contempla la producción de seis historias en 60.000 libros, las cuales se distribuirán quincenalmente a partir del 29 de enero en instituciones educativas, previamente identificadas en Cali, Buenaventura, Guapi y Timbiquí. 

Originalmente, las historias del Profesor Súper O narran la vida de un superhéroe afrodescendiente, cuya misión principal es educar a las personas que cometen errores idiomáticos. A partir del éxito y la aceptación obtenida, la serie ha abordado otras temáticas educativas como la historia de Colombia con “Súper O Histórico”, la educación ecológica en "Súper O recargado", y educar a los ciudadanos colombianos en el uso de las TICs para resolver todo tipo de problemas diarios en “Súper O Gobierno en Línea”. 

El programa del Profesor Súper O cuenta con más de 350 capítulos al aire en televisión y ha sido ganador de múltiples premios y reconocimientos por parte de la industria: Premio India Catalina 2007 por Mejor nuevo Formato en Televisión, Premio India Catalina 2009 por Mejor programa Infantil, nominación Premio India Catalina 2011, mejor programa de humor en TV,Premio India Catalina 2013 mejor programa de humor, finalista premios Kidcom Iberoamérica a mejor programa infantil público de 12 a 15 años. 

La realización de esta cartilla ha sido posible gracias al apoyo de la Editorial Planeta Colombia con quien se trabajó en una página o Landing Page, en la que el usuario de las historietas, es decir los niños y niñas entre 8 y 12 años de Cali, Buenaventura, Guapi y Timbiquí que las recibirán, podrán registrarse e interactuar con ella. 

Niños del Pacífico crearán súper héroes 


Con el Landing Page la idea es que cada niño o niña pueda plasmar en un dibujo de un superhéroe, los valores aprendidos en las 6 revistas. Al tener el dibujo, el objetivo es que a través del landing page, puedan colgar la foto del dibujo y un comentario sobre lo aprendido, para que sean publicados al final de la actividad en el periódico. El usuario podrá interactuar con el Landing page de la siguiente manera: Dejando un mensaje y/o enviando una fotografía o imagen. Esta interacción sólo se dará a través del Landing page, es decir que no contempla la interacción en redes sociales. 

Los 3 dibujos que cumplan esa característica, los autores, junto con un adulto acudiente, se nombrarán influenciadores de las revistas y serán invitados a Cali y/o Bogotá respectivamente para que conozcan a los autores del Profesor Súper O y lleven a cabo actividades culturales.

Galeria