Revista Libros y Letras edición 92

Literatura

Los libros mas vendidos

Un café en Buenos Aires

Literatura infantil y juvenil

Latest Post

No. 7518 Bogotá, Martes 30 de Agosto de 2016 


Mientras unos dan plomo, nosotros damos pluma
Jorge Consuegra


Por: Pablo Hernán Di Marco / Argentina / Especial para Libros & Letras.



La novela El final del cielo y de la tierra del escritor argentino Carlos Colla ha resultado ganadora de uno de los premios literarios más antiguos de Colombia: la Bienal Internacional de Novela “José Eustasio Rivera”.

Pese a que un escritor jamás debe ser valorado por los premios que ganó sino por la calidad de su trabajo, es innegable que obtener la Bienal —premio que incluye la publicación de la novela y también una generosa dotación de dinero— es tanto un reconocimiento como un aliciente para seguir escribiendo.

Mi conversación con Carlos Colla tuvo lugar en un momento de bienvenida felicidad en la vida de un escritor: apenas horas después de enterarse que su novela había sido elegida ganadora.

—Estás casado, tenés dos hijos y ocupás la mayor parte de tu día trabajando como ingeniero. ¿Cómo compatibilizás esa vida con la gran cantidad de horas que exige la escritura?

— C: ¿Y quién dijo que la compatibilizo? En ocasiones mi vida es un desmadre. Si a veces lo logro, no es fácil. Con mucha disciplina e insomnio, una buena cuota irrefrenable de frustración y sacrificando tiempos de descanso y familia pero, parafraseando la canción, es sólo literatura pero me gusta.

—En el año 2000 ganaste en Francia el Premio Internacional de Cuento “Juan Rulfo”. ¿Qué ganaste y qué perdiste como escritor desde aquel año a hoy?

—Gané un mayor sentido de la realidad y de mis vicios y defectos como escritor, y un disco de Bauhaus. Perdí ilusiones.

—Los años que pasaron entre un premio y el otro me hacen sospechar sobre el por qué de las ilusiones perdidas, pero así son los tiempos de la escritura. Estoy convencido de que el principal requisito de un escritor es la paciencia. Espero que obtener un premio como la Bienal resulte un aliciente. Decime, Carlos: ¿cómo te enteraste de que eras el ganador? ¿Cómo viviste los minutos posteriores?

—C: Me enteré por mail. Y lo viví desencajado; estaba en una reunión en el trabajo y tuve que seguir trabajando todo el día.

—¿Qué me podés adelantar de tu novela ganadora del premio?

— C: Son cuatro historias independientes e interconectadas con el telón de fondo del proceso de reorganización nacional y las obras de Pieter Brueghel el Viejo como hilo conductor, en donde coexisten la revolución hippie, el descubrimiento del Amazonas, la masacre de los mártires palotinos, los templarios en la Patagonia y otras obsesiones. Tarde unos tres años y medio en escribirla.

—Los organizadores de la Bienal te invitaron a viajar a Colombia a principios de diciembre para que estés presente en la ceremonia de premiación. ¿Qué expectativas te despierta el viaje?

—C: Lo que ya viene ocurriendo: conocer escritores y personas relacionadas con la literatura. Hasta ahora conocí muchos ingenieros, lo que no está mal porque varios están locos. Y por supuesto conocer esa nación, cuna de grandes escritores.

—Vamos con la última e inevitable pregunta de “Un café en Buenos Aires”: te regalo la posibilidad de invitar a tomar un café a cualquier artista de cualquier época. Contame quién sería, a qué bar lo llevarías, y qué pregunta le harías.

—C: A James Joyce, a La Cigale o a tomar absenta en Salvame María. No le preguntaría nada, me emborracharía con él y después le pegaría un trompazo por haber escrito una obra que la humanidad tardará siglos en superar… si es que lo logra alguna vez. Ah, y si está en el mismo bar trataría de levantarme a Assia Wevill aunque no creo que me dé bola.


Uno de los jurados de la reciente edición de la Bienal es nada menos que el reconocido poeta colombiano radicado en Estados Unidos Manuel Cortés Castañeda. Llamé a la Eastern Kentucky University, en donde Cortés Castañeda trabaja como profesor de español y literatura de los siglos XX y XXI, para saber algo más acerca de la novela ganadora.


—¿Qué motivó al jurado a premiar la novela de Carlos Colla por encima de las otras participantes?

—M.C.C: Desde el primer párrafo El final del cielo y de la tierra es una promesa inquietante que genera interés por la lectura, que logra que el lector se comprometa, sienta empatía con el texto y se convierta inmediatamente en cómplice tanto del proceso narrativo como de las situaciones y los personajes.

—¿Qué puede adelantarme en relación al uso del lenguaje?

—M.C.C.: La novela en su totalidad está bien escrita y lograda y, a pesar de ser extensa, consigue que todo su entramado se mantenga vivo, fresco, y genera en el lector la necesidad de continuar la lectura. La intensidad y el ritmo, que no decaen por ningún motivo, logran que el interés del lector se mantenga durante todo el proceso narrativo. Y la búsqueda por lograr nuevas formas de expresión es tal que la intensidad y la transparencia del lenguaje se vuelve de manera progresiva y sutil uno de los personajes del texto.

—¿Quiénes fueron tus compañeros jurados?

—M.C.C.: La escritora cubana Lourdes González y el escritor colombiano radicado en París Eduardo García Aguilar.

—Muchas gracias, Manuel. Ahora solo nos queda disfrutar de la lectura de la novela.

Pablo Hernán Di Marco

* Pablo Hernán Di Marco.

Autor de las novelas Las horas derramadas (ganadora del XXI Certamen Literario Ategua 2010, España), Tríptico del desamparo (ganadora de la I Bienal Internacional de Novela «José Eustasio Rivera» 2012, Colombia), y Espiral (finalista del XIX Premio de Novela Ciudad de Badajoz 2015, España). Desde Buenos Aires trabaja vía Internet en la corrección de estilo de cuentos y novelas.

Sígalo en Facebook: pablohernan.dimarco



Del 29 de agosto al 3 de septiembre se llevará a cabo la 12ª Fiesta del libro de Cúcuta. Gracias al apoyo de MinCultura y la Cámara Colombiana del Libro asistirán diez autores nacionales, quienes compartirán con los asistentes: Evelio Rosero, Carolina Andújar, Alberto Salcedo Ramos, Pablo Arango, Germán Rey, Daniel Ferreira, María del Rosario Laverde, Gerardo Reyes Copello, Paul Brito y Enrique Patiño.

El certamen se realizará en la Biblioteca Pública Julio Pérez Ferrero y contará con presentaciones de libros, conversatorios, conferencias, talleres y proyecciones de películas, y tendrá como tema central el medio ambiente y la diversidad.

Un equipo de divulgadores y comunicadores de la ciencia llegarán desde el Humboldt, aliado el evento para motivar al público con espacios de debate, análisis y reflexión dirigidos a todos los públicos. Además, se realizarán conversatorios acerca de naturaleza urbana, cambio climático, conservación y efectos ambientales del calentamiento global en el departamento, así como recursos hidrobiológicos y genéticos presentes en el territorio nacional.

En la franja literaria del evento, que tendrá lugar todos los días después de las 6:00 p.m.

Evelio Rosero, Premio Nacional de Novela 2014 del Ministerio de Cultura, realizará un conversatorio sobre su obra La carroza de Bolívar; Carolina Andújar hará parte del conversatorio de Vampiros y Fantasía; Alberto Salcedo Ramos, dictará la conferencia ‘Echar el cuento. Cómo narrar historias de no ficción’; María del Rosario Laverde, presentará su libro La memoria de Jirafa, Paul Brito su novela Proletariado de los dioses, Enrique Patiño La sed, Daniel Ferreira Rebelión de los oficios inútiles’, y Germán Rey dictará conferencia la ‘La violencia contra periodistas en Colombia’.

Por otro lado, entre el 31 de agosto y el 1 de septiembre se realizarán cuatro talleres de promoción de lectura dirigidos a estudiantes de bachillerato de los colegios del municipio en los que se entregarán 500 libros de los últimos cuatro títulos de la colección ‘Leer es mi Cuento’, serie creada por MinCultura para llevar a los hogares del país una colección de textos clásicos infantiles con los mejores cuentos y poemas de Colombia y del mundo en bellas y cuidadas ediciones.

Fotografía por: Kike Barona


Bogotá.


El Teatro Colón, este miércoles 31 de agosto a las 7:30 p.m., será el escenario donde se unirán la Orquesta Filarmónica Juvenil de Cámara y la Orquesta Filarmónica Juvenil, para interpretar el Divertimento para orquesta de cuerdas de Béla Bartók y la Sinfonía No.4. Op.60 de Beethoven, obras que reflejan con claridad una etapa crucial de la vida de estos grandes compositores.

En el caso del Divertimento para orquesta de cuerdas, se trata de una pieza trasgresora que fue escrita en 1939, meses antes de que iniciara la Segunda Guerra Mundial, que evidencia el inconformismo de Bartók con la situación por la que atravesaba Europa en ese entonces.

En este sentido, el maestro Federico Hoyos, quien dirigirá esta interpretación de la Orquestas juveniles, agrega que es irónico que este autor haya tomado el Divertimento (una forma musical del siglo XVIII, cuyo fin era divertir con sus melodías jocosas) para mostrar su posición frente a la situación socio-política del viejo continente, lo cual según él, se refleja en los tres movimientos de la obra, que inicia con un tono alegre, pero que ya en su segunda parte “hace que el público tenga un viaje por el inframundo”, viaje que finaliza en el tercer movimiento con una melodía que evoca la danza húngara. “En este concierto vamos a reestrenar esta composición que ha sido interpretada un par de veces en el país” dice Hoyos.

Luego, el amor y la sobriedad se tomarán el Teatro Colón, con la interpretación de la Sinfonía No.4, Op.60, que bajo la dirección del maestro Carlos Villa, refleja la tranquilidad por la que pasaba Beethoven en ese momento de su vida. Sin embargo y aunque la composición fue escrita por petición del conde Franz von Oppersdorff, la pieza está inspirada en Therese de Brunszvik, una condesa que fue alumna del autor alemán, quien se presume estuvo enamorado de ella.

La Sinfonía, en general, es bastante alegre y optimista. Su primer movimiento, por ejemplo, es rítmico y apasionado. En el segundo la melodía es más sobria, para recuperar la energía y los tonos altos en el tercero. Finalmente, el cuarto cierra el concierto con emociones cargadas de viveza y felicidad.



Leonardo Federico Hoyos, director


Hoyos, director artístico y musical de la Orquesta Filarmónica Juvenil de Cámara de Bogotá, es uno de los violinistas y pedagogos más destacados de su generación en Colombia, quien ha desarrollado su carrera como violinista concertista y músico de cámara principalmente en Bogotá, Moscú (Rusia), Essen (Alemania).

Ha sido miembro de las orquestas Klassische Philharmonie Bonn, Neue Philharmnie Köln, Wuppertal Sinfonie Orchester, Hagen Philharmonie Orchester, Sinfónica Nacional de Colombia y Filarmónica de Bogotá.



Carlos Villa, director


Desde enero de 2014, el maestro Carlos Villa es el director artístico de la Orquesta Filarmónica Juvenil. Villa ha tenido un estrecho vínculo con la OFB desde 1977, año en el que fue nombrado director titular por tres años. Posteriormente fue invitado como solista y como concertino. Carlos es graduado del afamado Curtis Institute of Philadelphia, bajo la cátedra de los maestros Veda Reynolds en el violín y el célebre pedagogo Iván Galamian.

Luego de recibir su grado viajó a Zürich (Suiza) para seguir su perfeccionamiento con el mundialmente célebre violinista Yehudi Menuhin. Gracias a la recomendación del maestro Menuhin, realizó numerosas giras por toda Europa, Estados Unidos, Japón, el Lejano Oriente, Suramérica y Australia.


La boletería para este evento tiene un costo de $20.000 y se puede conseguir a través de www.tuboleta.com, en puntos Tu Boleta a nivel nacional y en las taquillas del Teatro Colón.


Bogotá.


¿Qué impacto tienen las tecnologías de la información y la comunicación en el estudio de las humanidades y las ciencias sociales? ¿Cómo usar la tecnología para formar la autonomía, la creatividad, la comunicación, la colaboración y el pensamiento crítico? Las humanidades digitales usan y examinan las TIC para preguntarse cómo estas están transformando la producción de conocimiento. La curaduría de objetos digitales, el desarrollo de software libre para georeferenciar mapas digitalizados, la visualización de datos históricos o lingüísticos, son solo algunos de los proyectos de los que se ocupa este campo de estudio que, desde hace poco, se viene consolidando a nivel global.

El equipo de Proyectos Digitales de la Biblioteca Nacional de Colombia invita a la IV Semana del Libro y la Lectura en Digital, humanidades digitales: experimentar para conocer, que se llevará a cabo del 27 al 30 de septiembre en el auditorio Germán Arciniegas de la BNC. Por cuarto año consecutivo, invitamos a editores, diseñadores, desarrolladores web, ingenieros de sistemas, estudiantes de ciencias de la información, humanidades y carreras afines a este espacio, en el que destacados actores de la industria del libro, producción de contenidos y académicos discutirán sobre cómo las herramientas tecnológicas están transformando la labor de científicos sociales, humanistas y bibliotecas.

Diversos espacios como conferencias, foros y talleres permitirán plantear reflexiones en torno a temas como el desarrollo digital del conocimiento, los retos de la digitalización del patrimonio bibliográfico, el libre acceso a la información y la apropiación del libro en formato abierto, entre otros. Especialistas, humanistas e investigadores debatirán sobre las nuevas perspectivas del conocimiento en las Ciencias Sociales y los retos que enfrentarán desde lo digital para fortalecer y fomentar nuevas metodologías de investigación.

Para esta edición de la Semana del Libro y la Lectura en Digital, contaremos con la participación de expertos como Isabel Galina, presidenta de la Red Mexicana de Humanidades Digitales (la primera red de su tipo fundada en hispanoamerica); Elena Sánchez Nogales, jefe de Servicios de la Biblioteca Digital de la Biblioteca Nacional de España; Mauricio Vásquez, coordinador de la maestría en Comunicación Transmedia de la EAFIT; y María José Afanador, humanista digital de la Universidad de Texas, en Austin.

Finalmente, los asistentes también podrán conocer de primera mano algunos de los proyectos de humanidades digitales que han tenido mayor impacto en Colombia y podrán establecer lazos de trabajo que contribuyan a afianzar el estudio de este campo.



Dónde y cuándo


Biblioteca Nacional de Colombia (Calle 24 no. 5-60)

27 al 30 de septiembre de 2016

8:30 a. m. - 6 p. m.

Consulte la programación en: http://www.bibliotecanacional.gov.co/content/cuarta-semana-del-libro-digital-2016


Cali / Colombia.


El Festival Internacional de Poesía de Cali, un evento de la Secretaría de Cultura y Turismo y la Red de Bibliotecas Públicas de la ciudad, este año será también “El Mes de la Poesía”, pues entre el 22 de agosto y el 24 de septiembre están programadas toda una serie de eventos coordinados por diferentes tertulias y grupos poéticos de la ciudad, talleres de creación poética en distintos barrios y recitales a cargo de poetas locales, nacionales e internacionales.

La primera franja, “Semana de las tertulias”, se realizó del 22 al 27 de agosto.

Seis grupos poéticos o tertulias ofrecerán sus actividades a lo largo del mes de septiembre, con una variada oferta que incluye un “Poetón” –diez horas ininterrumpidas de lecturas poéticas–, una performancia poética en la Casa Obeso Mejía y un homenaje a Julio Flórez.

Durante todo este Mes de la Poesía, que se lleva a cabo en el marco de la Temporada del libro y la lectura "Tenemos la palabra", se han programado también una serie de talleres que se impartirán en veinte bibliotecas de la Red de Bibliotecas Públicas de Cali, así como en instituciones educativas, el Banco de la República, Proartes, el Sena y dos centros de reclusión.

Entre los talleristas figuran destacados profesores universitarios y educadores locales, así como los reconocidos poetas colombianos Gloria Cepeda, Marga López y Humberto Jarrín, la dominicana Ángela Hernández –Premio Nacional de Literatura 2016–, el autor, músico y coreógrafo guineano Gorsy Edú, y el narrador oral camerunés Bonifacio Ofogo, quien el pasado mes de mayo tuvo una memorable participación durante el lanzamiento de la Plataforma Cultural Ola Ventura.

En la franja final de este Mes de la Poesía, se llevarán a cabo cuatro recitales internacionales y una velada en que se le cederá la palabra a jóvenes poetas y a autores locales.

Las galas internacionales se iniciarán el lunes 19 de septiembre en el teatro Jorge Isaacs, con los anuncios de los ganadores del XI Premio de Poesía Inédita de Cali en sus distintas categorías, y un recital en el que participarán los poetas Juan Carlos Mestre, de España, Giovanni Quessep, de Colombia, Rita Santana, de Brasil y Fabián Casas, de Argentina. Tanto para la velada inaugural, como las cuatro siguientes, una vez concluidos los recitales se ha programado un remate de poesía y música en una sala cada noche diferente de una de las compañías de teatro locales que se han vinculado al Festival. Tomado de: http://www.cali.gov.co/publicaciones/xvi_festival_internacional_de_poesia_de_cali_pub

La programación: http://festivalinternacionaldepoesiadecali.blogspot.com.co/

Norman Manea
Norman Manea Foto por: Mattias Blomgren


Guadalajara, Jalisco.


“Es autor de una obra inmensa que no puede definirse por los géneros literarios tradicionales”, consideró el jurado al fallar por unanimidad este galardón, que por primera ocasión se otorga a un escritor en lengua rumana.

La identidad itinerante: “Volvíamos, en pos de las tropas, hasta los lugares de donde nos habían expulsado. Nos deteníamos durante meses en algún que otro pueblo. Niños, gente desconocida, mejor no tener nada que ver con nadie”. Las lecciones de la memoria: “La memoria sólo devolvía la cuesta abrupta de un trecho de calle amarillenta, petrificada al sol, el brillo momentáneo de la cartera redonda de parvulario, de hojalata azul, en cuyo interior había blandas medialunas blancas con mantequilla y jamón”. La absurda violencia del siglo pasado y sus repercusiones en el presente son los grandes temas de la obra de Norman Manea, consideró un jurado de especialistas que, por unanimidad, decidió otorgar por primera ocasión el Premio FIL de Literatura en Lenguas Romances 2016 a un autor de la lengua rumana.

“Norman Manea es autor de una obra inmensa que no puede definirse por los géneros literarios tradicionales […] Frente a las catástrofes de la Historia y a los exilios a los que estamos sometidos, Manea pregunta con agudeza e ironía cómo podemos definirnos en un mundo de espejos cambiantes”, se lee en el acta del jurado, en la que también se destaca la extensa obra de Manea, que ha sido traducida a más de treinta idiomas. “El personaje central de toda su obra es el judío errante encarnado en múltiples personalidades y épocas. La vieja Europa y el Nuevo Mundo se entrelazan en la obra de Manea para servir de escenario a sus peregrinaciones, con un acusado sentido del humor muchas veces negro”.

Nacido en Suceava (Bucovina, Rumania) el 19 de julio de 1936, su vida y trabajo han estado marcados por sus primeros años en un campo de concentración, y su posterior existencia bajo la dictadura comunista y el exilio. El regreso del húligan (2003), Felicidad obligatoria (1999), El sobre negro (1986), Payasos: el dictador y el artista (1997), La quinta imposibilidad (2012), El impermeable (1990) y sus cuentos reunidos en el volumen El té de Proust (2010), son títulos destacados de la extensa obra de Manea, quien ha sido reconocido con la Beca Guggenheim, el Premio MacArthur, la Medalla Literaria de New York Public Library, el Premio literario internacional Nonino, la elección en la Academia de Arte de Berlín en 2006, el Premio Médicis Étranger, la Medalla del Mérito Cultural, otorgada por el presidente de Rumania en 2007, el doctor honoris causa por las Universidades de Bucarest y Cluj (Rumania) y la Legión de Honor (Francia) en 2008.

Se recibieron 54 candidaturas de 23 países para esta edición del Premio, cuyo jurado de esta edición estuvo integrado por siete reconocidos escritores y críticos literarios: Alberto Manguel y Ottmar Ette, representantes de la lengua española; João Cezar de Castro Rocha y Jerónimo Pizarro, representantes de la lengua portuguesa; Mercedes Monmany, en lengua rumana; Louis Chevaillier, en lengua italiana, y Philipe Daros, en francés. Sobre Manea, Monmany ha dicho que se trata del “más feroz e implacable retratista de la sociedad de su país, Rumania, durante los años de la dictadura de Ceausescu”. Dotado con 150 mil dólares estadounidenses, el Premio FIL de Literatura en Lenguas Romances es el reconocimiento al conjunto de una obra de creación en cualquier género literario y se entregará el 26 de noviembre próximo, durante la inauguración de la edición 30 de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara.

Sitio oficial de Norman Manea: www.normanmanea.com

Barranquilla / Atlántico / Colombia.


EL próximo viernes 2 de septiembre SantaBárbara Editores, el Consejo Distrital de Literatura, la Revista Cultural MaríaMulata y La Biblioteca Pública Julio Hoenisberg presentan el libro Hicacos para el dulce, de Hugo León Donado.

El evento se llevará a cabo en el Centro Cultural José Stevenson Collante, Gran Logia del Norte de Colombia, Calle 80 No.42E/14, a partir de las 6:30 PM., en Barranquilla.


Hicacos para el dulce


“(…) Este libro es un viaje a la nostalgia, a los años maravillosos, al amor por los descubrimientos que deslumbran, al enamoramiento de la tierra sagrada: la de la infancia, la que nos marca el alma para toda la vida, y a la cual siempre volvemos para revivirnos, nutrirnos de la energía vital, y pletóricos de poesía, regresar renovados a la cotidianeidad… no puedo dejar de resaltar el espacio vital donde transcurre la mayor parte del ciclo poético de esta obra: Soledad, tierra natal del bardo —la matria, de la que hablara Unamuno—, ubicada en el departamento del Atlántico, la cual palpita siempre reciente en las deliciosas escenas recreadas espléndidamente por nuestro escritor Hugo Donado. El municipio de Soledad puede sentirse orgulloso de este hijo que lo adora, que resuma su aliento, su vitalidad, su carácter; hermoso homenaje del poeta a la tierra que lo nutrió de poesía sin él percatarse de ello (…)”

Juan Carlos Céspedes Acosta

Escritor colombiano




Sobre el autor


Hugo León Donando Osorio nació en Soledad, Atlántico el 28 de octubre de 1959, abogado en ejercicio y luchador incansable en la protección de los derechos fundamentales constitucionales y los derechos humanos, aferrado tremendamente a sus convicciones sutilmente nos compromete con su palabra franca y ciertamente insospechada. Sus textos han sido publicados en diferentes portales literarios, han sido destacados y galardonados por la Unión Hispanomundial de Escritores, la Fundación Literaria Argentina, entre otros. Antalogado en Letras del Mundo, 2009- Editorial Nuevo Ser de Argentina; Colectivo Poético Mariamulata de SantaBárbara Ediciones.


*Información enviada por Alfonso Ávila Pérez.


España.


El Laberinto de los Espíritus de Carlos Ruiz Zafón.

Daniel Sempere ya no es aquel niño que descubrió un ejemplar único de La Sombra del Viento en el Cementerio de los Libros Olvidados. Es ahora un joven que sigue sin poder recordar el rostro de su madre, y que se exige a sí mismo conocer la verdad.

Como un mecanismo de relojería, de nuevo el embrujo del relato nos arrastra a través de la más fascinante de las historias, en la que comparecen todos los protagonistas de la saga con sus verdades y secretos, para componer una novela que pronto formará parte de la leyenda.


Carlos Ruiz Zafón


Barcelona, 1964Es uno de los autores más reconocidos de la literatura internacional de nuestros días y el escritor español más leído en todo el mundo después de Cervantes. Sus obras han sido traducidas a más de cincuenta idiomas. En 1993 se da a conocer con El Príncipe de la Niebla, que forma, con El Palacio de la Medianoche y Las Luces de Septiembre, la Trilogía de la Niebla. En 1998 llega Marina. En 2001 publica La Sombra del Viento, la primera novela de la saga de El Cementerio de los Libros Olvidados, que incluye El Juego del Ángel, El Prisionero del Cielo y El Laberinto de los Espíritus, un universo literario que se ha convertido en uno de los grandes fenómenos de las letras contemporáneas en los cinco continentes.


No. 7517 Bogotá, Lunes 29 de Agosto de 2016 


Mientras unos dan plomo, nosotros damos pluma
Jorge Consuegra

Ricardo Silva Romero
Ricardo Silva Romero


Por: Libros y Letras / Bogotá.


En “El Marcapáginas” los escritores serán los invitados para hablar de sus gustos literarios y las curiosidades de los libros, entre otros temas.


El invitado de hoy es el escritor bogotano Ricardo Silva Romero. Es comentarista de cine y mantiene desde el 2009 una columna de opinión en diario El Tiempo. Es autor, entre otras novelas, de El hombre de los mil nombres, Fin, En orden de estatura, Autogol, Comedia romántica e Historia oficial del amor, su más reciente libro. También ha escrito cuento y poesía.

Ricardo Silva es uno de los novelistas y columnistas más leídos del país.


- ¿Cuál fue el primer libro que leyó y cómo llegó a sus manos?

- Primero que todo me acuerdo de mi papá leyéndome Las aventuras de Huckleberry Finn sentado conmigo en mi cama: ese fue el primer libro que me leyeron. El primero que leí yo solo, si mal no recuerdo, sería algún cómic de Astérix.

- ¿Ha leído algún libro por obligación? ¿Cuál?

He leído muchos por obligación desde el colegio hasta hoy porque leer ha sido, de cierto modo, mi trabajo. Leí El código Da Vinci a ver qué, pero terminé leyéndolo como cualquier lector desprevenido.

- ¿A qué autor recurre con frecuencia?

- Creo que el autor que más me viene a la cabeza es César Vallejo.

- ¿Qué libro ha leído más de dos o tres veces?

El cine según Hitchcock de Francois Truffaut.

- ¿Considera que los colombianos leemos muy poco?

- Creo que estamos leyendo todo el día en los teléfonos, y estamos pendientes de los libros de última hora, pero pienso que en cualquier lugar del mundo llegarle a un lector con una ficción es alcanzar un encuentro cercano del tercer tipo.

- ¿A qué personaje admira?

- Tiendo a admirar a la gente que se resiste, con terquedad, a pasar por encima de los otros para aliviar sus traumas de la infancia. Me gusta Tomás Moro, pero en especial el de A Man For All Seasons.

- ¿Confiesa que ha vivido?

- Prefiero confesarlo a que se den cuenta de otro modo.

- ¿Un amor oficial o clandestino?

- El libro que saqué en abril se llama así: Historia oficial del amor. Y empieza en el amor por mi esposa, que crece por día, y termina en el amor por mis padres, que ha sido mi piso.

- Su personaje literario favorito...

- El Conde de Montecristo, un personaje creado por un personaje.

- Y el más odiado...

Quizás Yago, porque no me gustan los yagos, pero con fascinación. Tal vez Detritus, el cizañero del cómic de Astérix, que posa de sincero para dividir.

- ¿Su lugar preferido para leer?

- El sofá de segunda que me regaló mi amigo Germán.

- ¿Qué libro le recomienda a un joven que se inicia en la lectura?

Diría que Pobby y Dingan de Ben Rice convence a cualquiera. Si no, cualquier libro de Roald Dahl para probar que leer tiene mucho que ver con el humor.

- ¿Cuál es ese libro que todo político debería leer?

- Ensayo sobre la ceguera de Saramago. Qué resumen.

- ¿La izquierda o la derecha?

- Escribía con la mano izquierda pero me obligaron a escribir con la derecha. Soy zurdo en fútbol. Y en política probablemente, y quién no, pero quizás a la larga sea más liberal que otra cosa, y tal vez mi ideología sea no pasar por encima de nadie.

- ¿A un buen amigo un vino o un libro?

- Soy malo para el trago. O sea que un libro.

- ¿Qué no leería?

- ¿Y qué tal que sea bueno?

- Su libro más preciado

- La copia de mi papá de La física, aventura del pensamiento que conseguimos juntos

- ¿Qué tan importante es recibir un premio literario?

Si uno necesita el dinero, que jamás sobra, importantísimo. Si uno está buscando lectores, que siempre faltan, también. Tampoco sobra el reconocimiento en una carrera tan solitaria. Depender de ello, por supuesto, es un atajo a la frustración.

-¿Sobre qué personaje colombiano le gustaría hacer una novela?

Sobre Russi.

¿Ser colombiano es un acto de fe?

Puede que sí. Pero sobre todo es un hecho.

-¿Qué está leyendo?

La agonía del Eros de Byung-Chul Han


Por: Héctor Mora / Tomado de El Muro de Patan.


Para quienes tenemos más de los 52 años del conflicto y hemos visto la sangre, es muy emocionante el acto de la firma de la paz en La Habana, el Himno Nacional sonó más bello que nunca.

Un recuento histórico es una línea de partida para esta celebración. Cuando se apagaron las llamas del bogotazo en abril del 48, Colombia se sumió en la angustia y la confusión.

Las cenizas se regaron por todo el país pero el rescoldo se volvió a encender con una típica violencia partidista. Se conformaron grupos armados que recibieron nombres diferentes de acuerdo al ofendido: chusma para los liberales que terminaron de guerrilleros. “Chulavitas” para quienes derivaron en pájaros parecidos a los paramilitares.

Y esa división armada sembró la sociedad de cadáveres y mutilados durante cinco largos lustros. Como en las guerras tribales africanas. A esta sarta de crímenes, asaltos, atracos, bombardeos, fusilamientos, falsos positivos se le ha identificado con el genérico e ingenuo nombre de “La Violencia”. Sin reparos ni discriminación, los colombianos nos sumimos en sangre. Como en el Medio oriente, como en los confines de árabes y judíos, como en las masacres nazis, hititas o tutsis.

Apareció un acicate increíble, un estímulo delirante que acabó con la moral de todas las sociedades: la droga y su dinero fácil. Y liquidaron los principios de quienes hablaban de cambio social y animaron a las bandas que arruinaron la realidad y nuestra imagen internacional. En cualquier frontera, el pasaporte colombiano se convirtió en el carnet del narcotraficante, del violento, del asesino, del “traqueto” y de la mula.

Por eso se llenaron cárceles del mundo de compatriotas condenados inclusive a cadena perpetua y a pena de muerte. En China y Egipto. La economía se arruinó, la tranquilidad se perdió, los cultivos y el campo se convirtieron en cementerios sin etiqueta, en refugio de ladrones y en tierra de nadie, donde los corruptos lograron su título de propietarios.

Van cincuenta y dos años de miserias y tristezas y por fin, por ese cielo roto llega un rayo de luz aprobado en La Habana con la guerrilla más fuerte y un gobierno convencido de las bondades de la paz. Si como en el diluvio universal, la paloma regresa al arca nacional, no hay que negarle una mano para que se pose en ella con un gigantesco ramo de olivos de condición eterna. La paz sea contigo.



Bogotá.

El Museo Colonial y el Museo Santa Clara organizan, por quinta vez consecutiva, el ciclo sobre conservación preventiva, en el marco del mes del patrimonio. El curso está diseñado para el público en general, interesado en ampliar sus conocimientos sobre patrimonio mueble, conservación preventiva, conservación y restauración. Los responsables del ciclo de charlas se encargarán de dar a conocer conceptos básicos relacionados con la profesión de Restauración de Bienes Muebles y profundizarán en aspectos particulares de la materia, como el uso que se le debe dar a los objetos para su cuidado y perdurabilidad.


Docentes responsables:

Manuel Amaya: profesional en Conservación y Restauración de Bienes Muebles de la Universidad Externado de Colombia y magíster en Museología de la Universidad Nacional de Colombia

María Fernanda Bastidas: profesional en Conservación y Restauración de Bienes Muebles de la Universidad Externado de Colombia y magíster en Museos, Galerías y Cultura Contemporánea de la Universidad Westminster de Londres, en el Reino Unido.

Los interesados deberán consignar $50.000 en la cuenta corriente No. 049230758 del Banco de Bogotá, a nombre de la Sociedad de Mejoras y Ornato de Bogotá. Para formalizar la inscripción se debe escanear la consignación y enviarla con los datos personales a museocolonial@mincultura.gov.co hasta el 7 de septiembre de 2016. Si no se envía la información al correo electrónico, la inscripción no será válida. Si se consigna por fuera de las fechas de inscripción no habrá devolución de dinero.



Lugar: Museo Santa Clara

Fechas de la capacitación: 8, 15, 22 y 29 de septiembre

Horario: 2:00 p. m. a 5:00 p. m.

Inscripción previa

Cupo limitado.


Museo Colonial

Carrera 6 No. 9 - 77

(57 + 1) 341 6017

Bogotá D. C., Colombia


Museo Santa Clara

Carrera 8 No. 8 - 91

(57 + 1) 337 6762

Bogotá D. C., Colombia


Por: Édgar Bastidas Urresty / Bogotá.


Este libro, reúne trabajos de varios autores sobre la obra literaria de Emilio Bastidas, escritos en los últimos años, y se publica con motivo de cumplirse los cuarenta años de su muerte.

El trabajo de Álvaro Pineda Botero, introduce al lector en la realidad política, social, económica y cultural, que caracterizaba a Colombia en los años treinta y sesenta del siglo XX, en la que hace la distinción entre Bogotá y la provincia, entre la modernidad y el pasado, que corresponden a la época en que Emilio Bastidas, escribió sus novelas, sus cuentos, sus ensayos, sus pensamientos, su poesía, sus artículos periodísticos.

El ensayo abarca la obra completa, es decir, la parte ensayística, la poética, la novelística, que complementa con la biográfica, en la que encuentra muchas afinidades en los temas tratados.

Álvaro Pineda Botero, conocía buena parte de la obra literaria de Emilio Bastidas, desde 1994, cuando fue invitado por la Alcaldía de Samaniego, a dar una conferencia sobre ella, con ocasión de la colocación de una placa donada por la Casa de Poesía Silva de Bogotá, en la casa donde vivió el poeta en Samaniego con su familia, placa que por desgracia se perdió por la demolición de la casa.

Para el profesor Julián Garavito, en la novela, hay una alternancia entre el ensayo y la novela, menciona la historia del triángulo amoroso, las reflexiones que hace el autor sobre Colombia, su historia, su sociología, y la descripción de la insurrección del 9 de abril de 1948.

Yolanda Guerrero y Nancy Santander, en su tesis de grado como estudiantes de humanidades y filosofía de la universidad de Nariño, hacen un análisis de la novela, en el plano intradiegético, que corresponde a la vida de Jacobo-Enrique, a las circunstancias que la rodearon.

Jorge Guebelly, encuentra en la novela, el aspecto histórico del 9 de abril de 1948, y el literario, y una proximidad con Madame Bovary, por los papeles de Lolita y Emma. La detención y cárcel que sufren Lolita y Jacobo-Enrique, son una especie de sanción moral por las costumbres rígidas de la época.

Mi trabajo es de carácter temático, de cada uno de los pasajes de la novela, desde la salida de los personajes de Samaniego, hasta su arribo a Bogotá, las circunstancias del encuentro del protagonista con Lolita, sus amores clandestinos y prohibidos, la cárcel que sufren, los acontecimientos del 9 de abril de 1948, la trágica muerte de Lolita, y el regreso del protagonista a su tierra natal.

Se incluyen los conceptos de Jaime Mejía Duque, Luis Alberto García y Rogelio Echavarría, sobre la novela.

Alicia Miranda Hevia, hace un análisis sobre Viaje interior, que recopila artículos de diversos años, entre ellos el ensayo sobre el Burlador de Sevilla, que recrea el siglo de oro español, y con el que autor ganó un importante premio literario.

José Luis Díaz Granados, se ocupa de la poesía de Emilio Bastidas, a partir del trabajo de grado Visión del mundo en la poesía de Emilio Bastidas, de Mireya Cisneros y Yomaira Delgado. Sitúa al escritor en la generación de Aurelio Arturo y Guillermo Edmundo Chaves, Alberto Montezuma Hurtado, Ignacio Rodríguez Guerrero, la más importante del Departamento de Nariño..

En su libro de poemas Del amor, de la muerte, de los sueños, encuentra temas universales, que viven los seres humanos, de toda clase y condición.

Danielle Astorg, escribió el poema Palabras mudas, cuando conoció en Pasto la casa donde vivió Emilio Bastidas, su esposa e hijos, sus libros, y los recuerdos que dejó, entre gratos y nostálgicos.

Las páginas de Emilio Bastidas, permiten conocer y valorar su estilo y su cultura literaria. El libro cierra con las biobibliografías de los autores y del autor homenajeado.


Bibliografía

-Bastidas, Emilio. Del dolor de la muerte, de los sueños. Editorial Rumiñahui. Quito. 1954

-Bastidas, Emilio. El hombre que perdió su nombre. Editorial Tercer mundo. Bogotá. 1977

-Bastidas, Emilio. Viaje interior. Sociedad Juventud Laboriosa. Samaniego. 1986

-Bastidas, Emilio. Escritos póstumos. Alcaldía de Samaniego. Ediciones Testimonio. Bogotá. 2005

Obra literaria de Emilio Bastidas. Estudios críticos. Ediciones Testimonio. Bogotá. 20016



Galeria