Tomás Eloy Martínez en la memoria de sus amigos

Posted by Libros y Letras on sábado, junio 18, 2011 No comments

Por: Enzo Maqueira/Librusa/Buenos Aires/Fragmento. La amistad que hoy recuerda Washington Cucurto (largas conversaciones sobre literatura, las rondas de caipirinha con gin tonic, los e-mails de Tomás que Cucurto vuelve a leer cada vez que está triste) define parte de lo que representaba este hombre para muchos de quienes hacen la cultura argentina. Como dice Cucu, uno de los más originales autores de la nueva generación, Tomás “cachaba la onda”, eso significa que comprendía todo lo que pasaba a su alrededor y, por sobre todas las cosas, tenía la generosidad para aportar su experiencia y su apoyo más allá de las diferencias. Hay una tapa de la revista ADN donde aparece ese Tomás que hoy todos recuerdan: el escritor consagrado cumple una vez más su rol de prestigioso periodista y presenta a las nuevas promesas de la literatura nacional. Uno de ellos es Diego Grillo Trubba, que por entonces había publicado una novela y seleccionaba textos de menores de 40 años para apuntalar al movimiento que hoy se conoce como la Joven Guardia. Eloy “cachaba la onda” de ese movimiento, y se puso al hombro el reportaje. “Recuerdo de aquella tarde lluviosa: Tomás llegó con un impermeable y un paraguas. Al verlo, me impresionó que parecía frágil. Sabíamos, por rumores, de la enfermedad que había padecido. Nos miramos entre nosotros, todos jóvenes saludables, como quien percibe que el tiempo pasará para todos. Sin embargo, esa fragilidad era sólo una apariencia. Tras ubicarnos en unos sillones, extrajo una serie de hojas con las preguntas. Había leído, había pensado en la nota; no era un compromiso”. Para Florencia Abbate, autora de las novelas El grito y Magic Resort, aquella convocatoria fue una sorpresa. “No entendía muy bien por qué se le había ocurrido hacernos una larga entrevista a un grupo de jóvenes escritores, para un suplemento en el cual ya había publicado entrevistas a figuras como Paul Auster. Sin dudas era un gesto generoso de su parte. Y algo de eso pensé cuando, meses después, nos invitó a tomar el té a tu casa, y nos recibió, al igual que la vez anterior, con la actitud de alguien genuinamente interesado en escucharnos y compartir un rato con nosotros”. Según Daniel Divinsky, director de la mítica editorial De la Flor (Quino, Fontanarrosa y Rodolfo Walsh, entre tantos otros, forman parte de un catálogo identificado con al humor y el compromiso político), la generosidad parece ser un rasgo propio de su doble actividad como literato y periodista: “Como él no se identificaba solo con un aspecto, su vertiente periodística lo llevaba a querer ‘descubrir’ a los nuevos escritores”. Sin embargo, Divinsky pone en evidencia el primer vacío tras la muerte: “Tomás no fue un formador. Extrañamente, no parece haber dejado discípulos, aunque tuvo mucha gente a su cargo que espero que haya asimilado su estilo y sus enseñanzas”.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 
  • Seguidores en NetworkedBlogs

  • Seguidores

  • Seguidores vía facebook