El escritor español Juan Manuel de Prada presenta su libro en Bogotá

Editorial Planeta invita a la presentación de la novela El castillo de diamante del escritor español Juan Manuel de Prada, este miércoles 3 de febrero a las 6:30 p.m. en la Librería Lerner (Sede Norte, calle 92 No. 15-23).



El autor sostendrá un interesante diálogo con el editor Marcel Ventura. 


En esta nueva entrega literaria, Prada narra la relación tempestuosa que mantuvieron las dos mujeres más importantes y poderosas del siglo XVI: Ana de Mendoza, princesa de Éboli, y santa Teresa de Jesús. 

Este año 2015 se celebra el quinto centenario del nacimiento de santa Teresa de Jesús. El 15 de octubre es la fiesta conmemorativa. Este año también se cumple el 475º aniversario del nacimiento de Ana de Mendoza. 

Un particular homenaje a la tradición de la literatura española: un estilo que bebe de la novela picaresca, la espiritualidad teresiana, el esperpento valleinclanesco y el humor cervantino. La aventura de la santidad y la disputa por el poder presentadas como una novela de caballerías a lo divino. 

Sinopsis 


Durante el reinado de Felipe II, dos mujeres —Ana de Mendoza, princesa de Éboli, y santa Teresa de Jesús— sostienen una batalla sin cuartel y se abren paso, cada una a su manera, en un mundo que pretende aplastarlas. La primera, en busca del triunfo mundano, trata de alcanzar la supremacía entre los grandes de España; la segunda, en busca de la unión plena con Dios, planta cara al fariseísmo religioso y burla las asechanzas del poder político. 

Deseosas ambas de hacer realidad sus anhelos interiores, acabarán enfrentándose cuando Ana de Mendoza requiera a Teresa de Jesús para que funde bajo su patrocinio un convento en Pastrana. A regañadientes, Teresa accederá a los deseos de la princesa, pero no tardarán en saltar chispas… 

En El castillo de diamante, Juan Manuel de Prada narra con gran brío y donaire este enfrentamiento, a la vez que se adentra en el alma de dos mujeres singulares e irreductibles y nos ofrece una visión sorprendente y original de una época en la que las expresiones más variadas de la fe religiosa libraban cortejo y combate con el poder político. Y todo ello con un estilo que bebe en las fuentes de la espiritualidad teresiana, la novela picaresca, el esperpento valleinclanesco y el humor cervantino. La aventura de la santidad y la disputa por el poder presentadas como una novela de caballerías a lo divino, en una obra que se inscribe en la mejor tradición de la literatura española 

Juan Manuel de Prada nos sumerge en un apasionante período de la historia de España para hablarnos de cuestiones muy actuales. El castillo de diamante es una novela llena de atractivos históricos, políticos y religiosos. Narra el enfrentamiento entre dos mujeres que no se resignaban a ser lo que el mundo quería que fuesen, un ejemplo de lo tormentosas que son las relaciones entre religión y política. Y todo ello con un trasfondo de luchas de poder e intrigas palaciegas. La ambición, la envidia, la fe religiosa, las estructuras de poder y el papel de la mujer en los diversos ámbitos de la sociedad son temas que recorren la novela y trascienden la época que la enmarca. Prada ha recreado con minuciosidad los escenarios así como los personajes, en su mayoría históricos. Nos los describe con hondura psicológica y con una magistral capacidad descriptiva. El lector, más que leer, percibirá esas descripciones con todos los sentidos 

El marco histórico 


Los hechos narrados en El castillo de diamante se sitúan durante el reinado de Felipe II. España vivía el apogeo de un imperio que se extendía por Europa, la América descubierta, Asia y algunas islas oceánicas. En 1581 se unieron Portugal y sus posesiones. La capital del reino se trasladó a Madrid, desde donde Felipe II gobernó el imperio de una forma mucho más centralizada que su padre. Fue un período más agitado de lo que cabría suponer por el aparente poderío del rey. Hubo una crisis sucesoria por la muerte del príncipe heredero Carlos, que había sido arrestado a causa de una supuesta conjura contra su padre y su secretario, Antonio Pérez. La corona tuvo que hacer frente a numerosos levantamientos, entre los que destacaron el de los moriscos en Las Alpujarras y el de los Países Bajos, que desembocó en la Guerra de Flandes. La idea de la unidad religiosa marcó el reinado de Felipe II, tanto en la Península como en el resto del Imperio. Eso favoreció el enfrentamiento con Inglaterra, cuyo punto álgido fue el intento de invasión que acabó con el hundimiento de la Armada Invencible. Fueron los años de la Contrarreforma, tras el Concilio de Trento. Era la respuesta de la Iglesia católica a la Reforma protestante; su objetivo era la renovación de su estructura, la reforma de las órdenes religiosas y el control de los movimientos espirituales, facilitando la vida piadosa, lo que dio lugar al misticismo, un hecho fundamental para entender el papel jugado por santa Teresa de Jesús.

No hay comentarios:

'; (function() { var dsq = document.createElement('script'); dsq.type = 'text/javascript'; dsq.async = true; dsq.src = '//' + disqus_shortname + '.disqus.com/embed.js'; (document.getElementsByTagName('head')[0] || document.getElementsByTagName('body')[0]).appendChild(dsq); })();
Con la tecnología de Blogger.