Entrevista con Alfonso Lobo Amaya

No. 7333 Bogotá, Sábado 27 de Febrero de 2016 



Alfonso Lobo Amaya
Alfonso Lobo Amaya


Entrevista: Alfonso Lobo Amaya y la creación de literatura infantil 


Amo a los niños con todo mi corazón y con toda mi alma 


Por: Jorge Consuegra 


No podemos dudar que es uno de los escritores más exitosos dentro y fuera del país en cuanto a Literatura Infantil se refiere. Siendo ocañero, Norte de Santander (Colombia) decidió su vida profesional como matemático y escritor en Bogotá. Y aunque le dedica su vida a los pequeños, La vida es como es se convierte en un maravilloso referente de reflexión. 

- ¿Cuál es el recuerdo más lejano que tienes de tu niñez? 

- En Ocaña, mi tierra, en la escuelita de la profesora “La Niña Sara”, donde aprendía a leer y a contar con las tapas de las gaseosas y las bolitas de masa para hacer arepas, pues no había plata para comprar el ábaco. 

- ¿Cuál fue el primer libro que tuviste en tus manos? 

- Tal vez La alegría de leer, pero me acuerdo muchos de las cartillas con dibujos, que en Ocaña le dicen “Paquitos”, los cuales se conseguían “arrendados” en el parque. También leía mucho la serie mexicana “El Santo” o las aventuras de “El enmascarado de Plata”. 

- ¿Qué personaje literario aun está en tu memoria? 

- Siempre está en mi mente, mi abuelo, Euquerio Amaya, conocido en el mundo literario como “Adolfo Milanés”. En mi casa, en los cafés y en el colegio el ocañero siempre declamaba sus poemas, tales como “Ánima Aquae” y “Lied”. 

- ¿Cuál ha sido el libro que siempre recurres a él? 

- No es un sólo libro son varios, los libros de filosofía Advaita de Ramana Maharshi, Nisargadatta, Ramesh, Wei Wu Wei, Sankara, los Vedas, los Upanishadas, etc. 

- ¿Cómo era tu actividad cultural en el colegio? 

- En el colegio Nacional José Eusebio Caro de Ocaña, que el año entrante cumple 100 años de educación, cultura y deportes, con otros compañeros de la clase, fundé “El centro científico Albert Einstein”, donde presentábamos trabajos y hacíamos exposiciones de aspectos científicos. Recuerdo que hice una enorme bomba atómica en cartón para explicar la reacción en cadena. 

- ¿Por qué decidiste salir de Ocaña para venir a Bogotá? 

- La decisión no fue mía sino de mi padre, porque en Ocaña, en esa época, 1965, cuando terminé el bachillerato, no había universidades y la mayoría de mis amigos del colegio, como es el caso de los hermanos Ojeda, Alonso (“El tigre Ojeda”) y David, estaban en Bogotá estudiando en universidades capitalinas. 

- ¿Cómo te acogió la ciudad? 

- Para esa época, Bogotá era reducida y amable. Comencé viviendo en las residencias universitarias “Uriel Gutiérrez” de la Nacional, y luego me fui a vivir al legendario barrio Teusaquillo. Era una Bogotá agradable, de cines continuos en el teatro Faenza. La Bogotá de caminar plácidamente por la séptima, tomar tinto en los cafés de la plazoleta de la Universidad del Rosario, etc. Nada que ver con la ciudad de hoy, que es solo afán, estrés y temor. Como dice mi abuelo, el poeta: “¡Ah! que un recuerdo me ahoga y me sofoca la entraña”. 

- ¿Cuándo pensaste que podías ser escritor? 

- Nunca. Eso no es algo que se piensa, es un evento que se da sin que uno se lo proponga. El pintor, de niño, manifiesta su talento haciendo dibujos para las tareas o pintando la pared de la casa. El escritor, desde el colegio, manifiesta la facilidad para escribir, en las clases de español y cuando le gusta la chica del frente, comienzan los acrósticos, pedazos de poemas y las cartas románticas. 

- ¿Por qué escribes para niños? 

- Los niños son rayitos de amor que entran por la ventana y calientan el corazón. Porque así como los colores dan alegría a los pájaros, a las flores, a los peces y a las piedras preciosas, los niños son quienes dan color y alegría a la monótona y aburrida vida de los adultos. Una vida sin niños es un jardín sin flores, un cielo sin estrellas o un bebé sin sonrisa. 

- Todos los libros se quieren como a los hijos o a los hermanos ¿pero hay un libro tuyo que quieras especialmente? 

- Hay dos: En literatura Infantil mi primer cuento, La tortuga desdentada, que hice para los niños, y con el cual gané el primer Concurso Nacional de Literatura Infantil Susaeta, auspiciado por la Cámara Colombiana del Libro y le editorial Edilux. Este cuento es un camino de ascenso a la comprensión de las dificultades de la vida. y el segundo libro, para adultos, La vida es como es

- Realmente ¿”La vida es como es”? 

- Sí. ¡La vida es como es! El libro hace ver al lector la vida como es realmente y no como le dijeron que era. ¿Y cómo es la vida? ¡Pues como llega! ¡Como se presenta en el día a día!: placer-sufrimiento, alegría-tristeza, unión-separación. éxito-fracaso, amor-odio, etc. 

- ¿Qué pretendes dejarle al lector con este libro? 

- La más clara comprensión de cómo es la vida, realmente. Ver lo faso como falso, lo verdadero como verdadero y lo verdadero que hay en lo falso, y no ver la falso como verdadero, como sucede ahora. El libro es una propuesta para desarrollar un discernimiento agudo, una nueva visión optimista del vivir humano, un verdadera percepción intuitiva de ver La vida es como es. Pretendo dejarle al lector un sendero de ascenso hacia una conciencia superior, elevándolo a un nivel de entendimiento tal, que pueda superar la afectación de la dualidad, disfrutando la vida como llega sin meterle falsas expectativas. 

- ¿Este libro es para reflexionar, pensar? 

- ¡Totalmente! Este libro, no es una novela, son 28 conferencias temáticas, dictadas por el autor en universidades y empresas de Bogotá en el lapso de 10 años como orientador psicológico y espiritual, donde cada tema toca un aspecto de la vida diaria, como el apego, los temores, los miedos, los fracasos, las frustraciones, etc., llevando el lector a la aniquilación de estos pesados elementos psíquicos, íncubos y súcubos, engendros mentales generadores del sufrimiento en el ser humano, para la obtención de la paz interior o paz mental, tan anhelada por los buscadores espirituales. 

- ¿Es un libro para todas las edades? 

- Sí, pero aclarando que algunos de los temas son propios para los niños y otros no. En cuanto a adolescentes y adultos, los testimonios de las personas que lo han leído son gratificantes. Los mensajes electrónicos a mi correo y Facebook, llegan por montones, donde los lectores del libro expresan con gratitud los beneficios psicológicos que les ha proporcionado esta increíble lectura. 

- ¿Cuál es el hilo central de este libro? 

- El leitmotiv del libro es llevar al lector al desarrollo de una conciencia superior que le permita superar la afectación producida por la dualidad del vivir cotidiano, viendo lo falso como falso y lo verdadero como verdadero. El hilo conductor es hacerle entender al lector que la vida es como es y que hay que aceptarla como llega, sin pretender cambiarla, porque la vida como se presenta día a día es la voluntad de Dios. En la aceptación de la vida como es está la solución a las contradicciones internas y a los conflictos externos de la vida rutinaria sobre este planeta tierra con su carga de ocho billones de bípedos humanos dándole la vuelta al sol. ¡Vaya programa del ser humano!

No hay comentarios:

'; (function() { var dsq = document.createElement('script'); dsq.type = 'text/javascript'; dsq.async = true; dsq.src = '//' + disqus_shortname + '.disqus.com/embed.js'; (document.getElementsByTagName('head')[0] || document.getElementsByTagName('body')[0]).appendChild(dsq); })();
Con la tecnología de Blogger.