Entrevista con Eccehomo Cetina

No. 7332 Bogotá, Viernes 26 de Febrero de 2016 




Eccehomo Cetina presenta su más reciente libro
Una novela sobre Jorge Eliécer Gaitán 




Gaitán, el Hombre que fue un pueblo…para ponernos a pensar 


Por: Jorge Consuegra 


- ¿Por qué novelar la vida de Jorge Eliécer Gaitán? 

- No hay ninguna vida, de ningún personaje histórico contemporáneo que explique mejor la violencia que hemos vivido en los últimos sesenta años que la de Jorge Eliécer Gaitán. Los deseos divididos entre los que quieren hoy La Paz y quienes prefieren una solución armada después de más de medio siglo de exterminio entre colombianos se comprenden mejor a través de la vida y las acciones del más destacado líder político del siglo pasado: Gaitán. 

- ¿Cuánto tiempo destinó en la investigación? 

- Hace diecisiete años tuve la oportunidad de conocer y entrevistar a la hija de Gaitán, Gloria Gaitán Jaramillo. En ese momento yo era periodista de Radionet, la Cadena Hispanoamericana de Radio, y mi intención fue hacer un especial al cumplirse 50 años del magnicidio del caudillo. Desde ese momento, todo lo que había leído de Gaitán y todo lo que mis padres me habían contado sobre lo que había sido el Bogotazo cobró una importancia de vida o muerte. No pude dejar de pensar en el político, en el hombre despreciado por las elites sociales del momento, de la niña que fue Gloria y que a sus nueve años quedó paralizada para siempre en el dolor y la rabia de la pérdida de su padre. Desde entonces me dije: "algún día voy a novelar todo esto". Por eso este libro es una investigación histórica y emocional de 17 años. 

- ¿Pasaron largas semanas en el proceso de redacción? 

- La escritura del libro duró lo que dura la gestación de los manatíes: catorce meses. Es un libro escrito al alba, cuando todos duermen, cuando todo calla. 

- ¿Cuáles fueron las más importantes fuentes de información utilizadas por usted para la elaboración del libro? 

- Antes de estudiar la historia misma en los libros, que no son pocos, debo decir que me apliqué a la aproximación a Gaitán como hijo, como ser humano, con todos sus complejos y contradicciones. En todo esto fue muy útil la forma como dos maestros del género biográfico y la literatura lo han hecho con personajes reales de la Historia: Stefan Zweig (María Estuardo, Fouche, Magallanes, Américo Vespuci) y Germán Arciniegas (Gonzalo Jiménez de Quesada o El Caballero de El Dorado). La bibliografía referida a Gaitan es amplia, pero muy escasa en lo que tiene que ver con su psicología, con su personalidad que se deriva de una madre sobre protectora y un padre tiránico. Ese fue el desafío: pasar de los hechos aparentes a la psicología de estos personajes. 

- ¿Cuál fue la mayor dificultad durante la investigación? 

- Buscar entre los tratados historiográficos, periodísticos, políticos y sociales hechos de la vida personal y la forma como pensaban los personajes fue sin duda la mayor dificultad. En este sentido, encontré hechos inéditos de Gaitán o desestimados en el rico y profundo significado que tienen los detalles. Ya pueden imaginar los lectores lo que es buscar aspectos psicológicos en un estudio comparativo de economía o conflictos sociales y políticos del siglo XX.



- ¿Al terminar de escribir, cree que quedaron aún elementos importantes para la biografía?
- No, creo que en esta novela El Hombre que fue un pueblo quedó plasmada no sólo la personalidad compleja de Gaitan y el significado personal de sus luchas, sino además aquellos que lo odiaron y contribuyeron a su magnicidio. En estas páginas están el viaje que hace Gaitan a la zona bananera para investigar la matanza de obreros a manos de la United Fruit Company y el gobierno de Pedro Nel Ospina; están las historias más íntimas y desconocidas del caudillo. Están Ex presidentes como Eduardo Santos, Alfonso López Pumarejo, Enrique Olaya Herrera y Ospina Pérez quienes logran en estas páginas conformar un reparto de película. Y otros protagonistas de la historia como Laureano Gómez, a quien se le llamo "El Monstruo" por su injerencia en la violencia partidista o Gabriel Turbay, llamado "El Turco" se revelan en todos sus secretos políticos y personales. Estos personajes petrificados por los años, vuelven a vivir en estas páginas. 

- La primera mitad del siglo XX está muy bien detallada históricamente ¿ese fue su propósito?
- Siempre he creído que la verdad histórica es un asunto flexible, fundamentalmente por el paso del tiempo. Los hechos que fundamentan tales verdades también se van transformando. Por eso exploré y traté con rigor los hechos históricos, pero creyendo en el fondo que todo hecho es un asunto aparente que entraña un universo de emociones, creencias y pensamientos que vale la pena rescatar. En esto hice mucho de historia de la vida íntima y psicológica. 

- ¿Con esta biografía usted pretende rescatar y revalorar, desde un ángulo diferente la vida del inmolado caudillo? 

- En esta novela quise revivir un Gaitán que llevaba adentro. Quise verlo desde el desprecio que sufrió y las traiciones que enfrentó. Desde el vanguardista, desde el feminista que fue. Desde el muchacho que se labró un mundo en absoluta soledad en compañía, aunque parezca contradictorio, de su propio pueblo. 

- ¿Parece ser que políticamente nada ha cambiado en nuestro país, lo ve así en su libro? 

- Nada ha cambiado desde entonces. Parece que la política sigue siendo la maraña llena de traiciones que fue, que los políticos los mismos truhanes y traidores de siempre, que buscan sólo su propio beneficio. Que lo que llamamos política en nuestro país parece un modo aceptado del crimen. 

- ¿Usted describe magistralmente un primer atentado que sufriera Gaitán en Ubaté, cómo logró ese dato y lo sufrido en Fusagasugá? 

- Bueno, ese dato surgió de una de las varias conversaciones que sostuve con la hija del caudillo, Gloria. Tuve la fortuna de confrontar su versión con varios libros de memorias de políticos de entonces que destacaban el atentado en Ubaté como el hecho que definió a Gaitan en plaza pública y le hizo ganar respeto de hombre bragado ante el general Benjamín Herrera. Lo de Fusagasuga está en los archivos de prensa que recogieron la matanza campesina en la plaza de Fusagasuga mientras Gaitán hablaba, pero sólo como noticia judicial. La reconstrucción de la detalles fue posible gracias a una entrevista que muchos años después diera el caudillo para El Siglo, en la que recordó aquel día aciago. 

- Cuéntenos brevemente el asunto con la apendicitis de la que fue operado Gaitán a sangre fría... 

- Gaitán tenía una personalidad que rayaba en la egolatría y esto incluía la tendencia a imponerse desafíos como hacer extenuantes jornadas de ejercicios o, como cuando sufrió de apendicitis, hacerse operar en su propia casa por su médico personal sin anestesia. Él, en lo que se relaciona con la superación del dolor, tenía una particular fijación que parece se debía al hábito adquirido por su precaria condición social de que nada tenía que ser fácil. 

- ¿Su libro es una especie de homenaje a la vida, pasión y muerte del caudillo después de casi siete décadas de ser asesinado? 

- Es el rescate de su figura desde el punto de vista humano y literario. Es la novela que hacia falta sobre su vida, lejos de los anales empolvados y petrificados de la Historia. 

- ¿Qué otras novedades tiene su libro para que sea leído no sólo por expertos y seguidores, sino por el lector común? 

- La sensualidad del hombre, los delirios del amor, de quien nos enseñaron el hombre público, pero muy poco del hombre privado. O cómo se explica que muy pocos saben que él diseñaba los vestidos de su hija con la misma pasión como concebía sus planes políticos?



No hay comentarios:

'; (function() { var dsq = document.createElement('script'); dsq.type = 'text/javascript'; dsq.async = true; dsq.src = '//' + disqus_shortname + '.disqus.com/embed.js'; (document.getElementsByTagName('head')[0] || document.getElementsByTagName('body')[0]).appendChild(dsq); })();
Con la tecnología de Blogger.