José Ángel Leyva en Agulha Revista de Cultura

Por: Omar Castillo

 


Desde Fortaleza, Brasil, Agulha Revista de Cultura, en su serie “O rio da memória”, número 11, publicado en diciembre de 2015 y dedicado a José Ángel Leyva, nos entrega ensayos y entrevistas donde se asedia la presencia y la obra de este poeta y narrador nacido en Durango, México, en 1958. 

Una de las características de la obra de José Ángel Leyva es la que nos evidencia cómo la literatura que hoy se escribe en Hispanoamérica aprehende lo esquivo y lo sinuoso de las realidades íntimas y comunes de quienes sucedemos en los distintos países que componen la región, de cómo la aprehende en las ascuas mismas de su suceder, en el extrañamiento y en el vagar de sus sueños. Característica en su obra dada a través de los dibujos escritos que saca de los esculpidos rostros y figuras de quienes somos parte y recuerdo en las oquedades y fisuras logradas por el viento cuando labra en lo colorido de nuestras maneras, ya representadas en nuestros propios rostros, ya en las máscaras que nos han sido impuestas para nuestras vidas curtidas a diario en amplias y alucinantes geografías. Empero, vueltas mezquinas, atravesadas por la miserabilidad depredadora. 

En su escritura, las palabras, sus letras, penetran la realidad, la otredad, hasta producir el súbito de lo creado. El don del poema, la siempre viva vida de la narración, el silencio humano, toda su algarabía. Creando así el ruido necesario entre lo oscuro y lo luminoso de nuestras hazañas, entre la muerte y la vida. Escritura al borde, o gravitando entre las galaxias humanas. 

En su crear la literatura es. No viaja en el último tren, ni en el primero, no deja de suceder, de impregnar cada momento de nuestra época, por extraña que esta se comporte con sus creadores. Creo que José Ángel Leyva hace suyo el verso donde Paul Valéry nos dice que: “El viento se levanta… ¡Vivir es necesario!”. Ea, es la vida, es la poesía, lo demás, envuelto en tendencias, es la usura y el oscurantismo. Inevitable, nos susurra, la realidad es compleja, áspera, fascinante. ¿La otredad es lo inédito, el revés de lo complejo, lo áspero, lo fascinante? Vivir es lo cierto, lo incógnito es lo maravilloso. 


No hay comentarios:

'; (function() { var dsq = document.createElement('script'); dsq.type = 'text/javascript'; dsq.async = true; dsq.src = '//' + disqus_shortname + '.disqus.com/embed.js'; (document.getElementsByTagName('head')[0] || document.getElementsByTagName('body')[0]).appendChild(dsq); })();
Con la tecnología de Blogger.