La vida es dependencia


Por: Alfonso Lobo A. “Lobito”. 


Todos dependemos de todos y de todo, razón por la cual nunca somos felices. La dependencia es inseguridad y la inseguridad permanente es infelicidad permanente. No podemos tener seguridad de lo que dependemos ni rezar a lo que tememos para pedir seguridad. El temor es inseguridad y la inseguridad es dependencia. Dependemos de Dios para sentirnos seguros; el problema es que Dios no es algo seguro, y no es algo seguro porque hemos hecho de Dios una creencia y las creencias son un producto mental que cambia al variar la forma de pensar. El ser humano busca la seguridad… ¿en dónde, en quién y en qué? Es tan ingenuo que busca la seguridad y la felicidad de la vejez en una pensión. 

La vida sobre la tierra depende de la energía solar, si el sol desapareciera el planeta se congelaría, por lo tanto, la vida depende de la energía solar. Igual que la sociedad actual depende de la energía eléctrica. Si la energía eléctrica colapsa el mundo entraría en caos total. En este mundo material todos dependemos de todos y de todas las cosas para sobrevivir. 

La vida es dependencia total. Vivimos en un mundo donde todos dependemos de todos, de todas las cosas y de las personas. Siempre estamos dependiendo de alguien o de algo. No podemos vivir independientemente de nada. Siempre necesitamos de alguien o de algo. No podemos aislarnos de los elementos naturales como el aire, el agua, la tierra, el fuego, el espacio, la gravedad y el tiempo. Dependemos del aire para respirar, del agua para beber, de la tierra para los alimentos y mantener el cuerpo, del fuego para cocinar y abrigarnos del frío, de la gravedad para caminar, correr, saltar, bailar. Del espacio para movernos del tiempo para crecer. ¡Dependencia total! 

Cuando niños dependemos de nuestros padres para crecer y cuando ancianos de otros para hacer las cosas. Dependemos de libros, profesores e instituciones educativas para adquirir conocimiento, igual dependemos del afecto y del cariño de otros (padres, familia, amigos, mascotas) para crecer psicológicamente sanos. Si nos desprecian o no nos tienen en cuenta, si no nos saludan ni reconocen nuestros méritos y esfuerzos, etc., nos sentimos mal, nos deprimimos. Dependemos de los que nos dicen los demás para sentirnos bien, esto es dependencia psicológica. 

Dependemos del médico para sanarnos y de la medicina para curarnos. Porque la vida es dependencia total de todas las cosas y de todas las personas. Entonces, mientras haya dependencia habrá el temor de perder lo que necesitamos para ser felices y este temor a la pérdida nos hace diariamente infelices, razón esta por la cual no podemos ser felices. 

Pero la más grande dependencia, la más gigantesca de todas, la más aberrante, inventada por el ser humano, a la cual está esclavizado, generando sufrimiento (contradicción mental), estrés, guerras, inseguridad e infelicidad, no es la electricidad, ni el sol, ni el aire, ni ningún elemento de la naturaleza !Es el dinero! (El becerro de oro de la Biblia) 

La más grande de todas las dependencias en la vida del hombre es el dinero. Hoy en día, sin dinero no valemos nada ni podemos hacer nada: ni estudiar, ni comer, ni viajar, ni ir dónde el médico, ni comprar medicinas, ni ropa, ni tener acceso a toda la tecnología moderna. El dinero es meta de todos en todas partes. Dependencia total para vivir. Lo cual ha llevado a la sociedad actual a la corrupción de todos los estamentos sociales y a la degradación de todos los valores, humanos, morales, éticos, espirituales y ecológicos. 

Si el dinero desapareciera de la faz de la tierra… ¿Qué se pondría hacer el ser humano? Si la rutina diaria es: consiga el dinero—gaste el dinero… consiga el dinero—gaste el dinero… consiga el dinero—gaste el dinero… ¿Podemos salirnos de esta rueda de Samsara?

No hay comentarios:

'; (function() { var dsq = document.createElement('script'); dsq.type = 'text/javascript'; dsq.async = true; dsq.src = '//' + disqus_shortname + '.disqus.com/embed.js'; (document.getElementsByTagName('head')[0] || document.getElementsByTagName('body')[0]).appendChild(dsq); })();
Con la tecnología de Blogger.