Nueve autores nuevos por José Luis Díaz-Granados

No. 7318 Bogotá, Viernes 12 de Febrero de 2016 



Involución. Laura Escobar T. 


A los 16 años de edad, Laura nos sorprende con esta espléndida novela futurista en la que una adolescente llamada Esther Noctim lidera una revolución mundial que enfrenta a las superpotencias empecinadas en destruir la especie humana. En 398 páginas, escritas en prosa ágil, amena y directa, la joven autora atisba, acusa, cuenta, reflexiona, denuncia, recrea las pasiones humanas y se empecina en creer en la paz y en la libertad humana. (Ediciones Jurídicas Axel). 



Postales a la made in Chino. Ricardo Infante. 


Demonio dulce, retador de lectores inteligentes, reinventor de literaturas desuetas, conversador de infinitos acertados y revelador de un país que muere y renace en su palabra a cada verso. (Restaurante con Ojos de Gato Ediciones). 



Hilos sueltos. Angélica Hoyos G. 


Ella es única como palabra que expresa su individualidad. A cada instante marca su impronta en la visión de cada ola, de cada amor, de cada hoguera, de cada huella de pasado, de presente y de futuro… “con cada muerte adentro”… (Ediciones Torremozas, Madrid, España). 



Tras Mutar. Diana Toro Á. 


Poesía que juega entre el coloquio y la aventura verbal, en la búsqueda de la exactitud de la imagen recreada y la reflexión contada: De tanto amenazar con la partida / terminé quedándome en la espera… (Manigraf Grupo Editorial). 



Retrovisor. Darío Sánchez C. 


Observador y habitante del diario vivir, recrea y reinventa su circunstancia, da vida y palabras a los objetos, otea las reflexiones y adivina los insucesos de lo intrascendente, lo trascendente y lo inusitado. (U. de los Llanos/Ulrika Editores). 



Soledad y otras carcajadas. Yesidt Pabuence. 


Santandereano, 35 años, tiene mucho de la greguería de vidaliana y del no-sé-qué-que-quedan-balbuciendo de la auténtica poesía. Hechizo, condensación, punta del iceberg, carcajada con sordina. (Impulso Gráfico). 



El nombre del silencio. Leandro Vinasco A. 


Crítico del derredor, ácido, irónico, experimental. Uno más entre las voces que gritan, encantador de serpientes, original, único y solo. Como Dios. Como Neruda. (Editorial Kimpres). 



En los brazos del silencio. Alfredo Otero O. 


Poeta caribe, de Sincelejo. Su silencio es grito, música de las profundidades, sed de palpar júbilos, vivencias, paisajes y afán de eternizar ese instante único en que el sol nos traspasa. Poesía de fulgores, hechizos y pavores, porque “¡se nos acabaron las palabras!”… (Ediciones Sindamanoy). 



Todos a bordo. Entre c’elo y s’elo. Héctor Hernán Hurtado B. 


Contiene todos los géneros literarios (poesía, narrativa, ensayo) y los confronta a todos. Parte desde la letra A hacia una larga travesía por las profundidades de la palabra, pasando por la entraña febril de la lengua, la historia, el inconsciente, la estratósfera, la mitología, el tiempo sin tiempo, el sí y el no, el edén y el apocalipsis, todo ello en delirante arca por entre el diluvio de un babilónico monólogo interior y exterior. (Edicción (sic) Limitada & limitada).

No hay comentarios:

'; (function() { var dsq = document.createElement('script'); dsq.type = 'text/javascript'; dsq.async = true; dsq.src = '//' + disqus_shortname + '.disqus.com/embed.js'; (document.getElementsByTagName('head')[0] || document.getElementsByTagName('body')[0]).appendChild(dsq); })();
Con la tecnología de Blogger.