Cuba ya es parte del universo Rolling Stones


Por: Por Alain Valdés Sierra / Tomado de www.cubarte.cult.cu/


Cuba ya es parte definitiva de la historia del rock n´roll, el concierto de The Rolling Stones en La Habana así lo confirma. La legendaria banda británica regaló a los cubanos una de las más memorables noches de sus vidas, sobre todo para los de aquellas generaciones que ya no contaban con vivir una experiencia como esta. 

Sinceramente Los Stone sobrepasaron las expectativas, que ya antes del concierto eran bastante altas. Un espectáculo en toda la extensión de la palabra, buenas canciones, música y la marcada intención de hacer de esta una oportunidad única. 

Como buenos británicos hicieron gala de puntualidad, a las 8:30 p.m. exacto fueron anunciadas sus “majestades satánicas” que salieron al escenario con los bríos de la primera vez, y confirmar así que puede ser La Habana una de las capitales musicales del mundo. 

Mick Jagger, escoltado por sus compañeros de correrías Keith Richards, Charlie Watts y Ron Woods, rompió entre aplausos y ovaciones con un “! Hola Habana, buenas noches mi gente de Cuba!” y empezó lo que serían las dos horas y media más apasionantes de la vida de millones de cubanos, asistentes o no. 

Musicalmente hablando The Rolling Stones se mantienen como una maquinaria bien engrasada, músicos extraclase a quienes el paso del tiempo y las incontables “horas de vuelo” han convertido en la banda de culto que son. La vitalidad de estos “vejetes” nadie la pone en duda, todos con más de 70 años hacen gala de energía y fortaleza: Richards y Wood, son de otro mundo guitarra en mano, se divierten con sus amistosos desafíos y sacar; Watts imperturbable como siempre, toca la batería con mecánica precisión; y qué decir de Jagger, un verdadero showman, un dios del canto y el espectáculo que no paró de bailar, saltar a lo largo de todo el escenario y el concierto. 

La conexión con el público fue mágica, instantánea, y aunque no todos los reunidos en la Ciudad Deportiva son confesos seguidores de la mítica banda británica todos fueron cómplices porque Los Stones supieron ganar sus corazones. 

Varias décadas le tomó a The Rolling llegar a Cuba, pero finalmente llegaron con los acordes de sus clásicos It's Only Rock'n'Roll, Sympathy for the Devil, Guimme Shelter, Guimme shelter, You Got the silver (un denso blues a dos guitarras cantando por Keith Richards), Out of control, Paint in black, Brown sugar, You can´t always get what you want (con la participación del Coro Entrevoces), y Angie, entre otras que no pasan de moda. 

Histórico, inolvidable, eran los calificativos que los asistentes daban al concierto, algunos entre lágrimas por saberse conocedores de la trascendencia de un encuentro que terminó con la misma energía que inició: la complicidad entre músicos y público al ritmo de ese himno de siempre que es (I Can’t Get No) Satisfaction. 

Los cuatro Stones ya no están en Cuba, pero se la llevaron dentro. De ahora en adelante donde quiera que se presente la mítica banda habrá un pedacito de la mayor Isla de las Antillas y su gente, que dieron tanto como recibieron

No hay comentarios:

'; (function() { var dsq = document.createElement('script'); dsq.type = 'text/javascript'; dsq.async = true; dsq.src = '//' + disqus_shortname + '.disqus.com/embed.js'; (document.getElementsByTagName('head')[0] || document.getElementsByTagName('body')[0]).appendChild(dsq); })();
Con la tecnología de Blogger.