El resucitado según La Crónica del Quindío

No. 7360 Bogotá, Viernes 25 de Marzo de 2016 


Gustavo Álvarez Gardeazábal
Gustavo Álvarez Gardeazábal



El resucitado I 


La última novela del escritor Gustavo Álvarez Gardeazábal, El resucitado (Planeta, 186 páginas) podría considerarse como su mejor producción literaria, incluso por encima de su afamada narración Cóndores no entierran todos los días. 

En El resucitado se ve a un escritor maduro, culto, haciendo una muy buena analogía entre el líder del Cristianismo, Jesús de Nazaret, y uno de los paladines del narcotráfico en el Valle del Cauca. Ambos: Jesús y Ramsés Cruz, en la novela, utilizan una antiquísima fórmula oriental, la mandrágora, que beben para aparecer muertos, salirse de un problema de su tiempo, y resucitar después. Las novelas de Gardeazábal están, todas, pintadas por la tradición cristiana y católica, donde el escritor desata su verdad, su visión crítica a esta religión y, El resucitado, no podía ser inferior. Contradice los nuevos evangelios y la iglesia sobre lo que dicen de Jesús. 

El resucitado II 


Una característica de la nueva novela de Gardeazábal es la interpretación de la violencia en el Valle del Cauca desde los años 50 del siglo pasado hasta nuestro tiempo. Busca en el cañón de Las Garrapatas a los familiares de su hombre de Cóndores no entierran todos los días, a León María Lozano, un asesino al servicio de la iglesia y el partido Conservador, para mostrar, a través de su saga familiar, cómo la violencia ha continuado, azuzada por los mismos intereses de antes. Es interesante ver en El resucitado a los hijos y nietos del ‘pájaro’ conservador en una extraordinaria ficción del escritor, con la maldad y el cerebro hecho para matar, sin importar a quien, con tal de tener dinero y poder, esta vez en el narcotráfico. 

El resucitado III 


En la novela aparecen tres expresidentes de la República, Gaviria, Samper y Uribe. Y cuando se leen estos nombres, pareciera que el texto no es ficción, sino realidad. En verdad, Gardeazábal toma hechos reales de Colombia: el narcotráfico, la política estatal contra la droga, la corrupción desaforada de todo un país, comprado por el dinero del narco, la extradición y la violencia, y los pone en escena a través de una trama interesante: la resurrección de Jesús de Nazaret, a través de la mandrágora, hace más de 2.000 años, y la imitación de esa historia, en la cárcel de La Dorada, por parte de un condenado por narcotráfico: Ramsés Cruz.

No hay comentarios:

'; (function() { var dsq = document.createElement('script'); dsq.type = 'text/javascript'; dsq.async = true; dsq.src = '//' + disqus_shortname + '.disqus.com/embed.js'; (document.getElementsByTagName('head')[0] || document.getElementsByTagName('body')[0]).appendChild(dsq); })();
Con la tecnología de Blogger.