Rincón de poeta


Humo sexual 


Jesús Arenas 


Todo comenzó mediante un preludio táctil, vitalizando 
nuestras ansias indiscretas. Me sentí restituido de pasión. 
Repentino, surgió en tu piel una comunicación abierta 
que estremeció mis instintos aflorados. 
Transpiraron dermis y epidermis evaporando tempestades; 
volaron los elementos del volumen eólico del Tao. 
Y se nos fue la piel en cada beso desprendido de fogatas. 
Dispersamos horas ante el caos imprevisto y voluptuoso, 
carnosa, intercambiaste mieles surgidas de tu médula impaciente. 
Hambre y terremoto unieron sus orgasmos al volcán; plenos, 
anclamos ese mutuo desvarió al abrazo final del placer ya disfrutado. 
Ardió el fuego en las trincheras esponjadas de tu vientre. Dura batalla. 
Cabizbajas, se nos fueron las ganas, delgadas, complacidas. 
Comenzamos y acabamos dentro de nosotros mismos. Todos se enteraron 
porque las llamas abandonaron las cenizas. Se nos quemaron las manos. 
De nuestros labios sangre y ardor de aire, fuego, éter y fragancia.

No hay comentarios:

'; (function() { var dsq = document.createElement('script'); dsq.type = 'text/javascript'; dsq.async = true; dsq.src = '//' + disqus_shortname + '.disqus.com/embed.js'; (document.getElementsByTagName('head')[0] || document.getElementsByTagName('body')[0]).appendChild(dsq); })();
Con la tecnología de Blogger.