Diana Uribe reflexiona sobre la historia y la paz

Diana Uribe. Foto: Chris Mosquera
Diana Uribe. Foto: Chris Mosquera


En un auditorio lleno, y con el habitual tono con el que cada domingo ilustra sobre las historias del mundo a sus oyentes a través de la radio, Diana Uribe dio inicio a un diálogo en el que evocó los procesos de paz que dieron fin a los más crudos conflictos de los últimos tiempos. Los personajes del relato que compartió anoche, en el auditorio José Asunción Silva de Corferias, eran hombres y mujeres con crímenes a cuestas; naciones enfrascadas en divisiones sangrientas que parecían no tener fin y líderes que, contra todo pronóstico, rompieron con la oscura tradición del odio y cambiaron el rumbo de sus pueblos.

Las primeras reflexiones de Uribe se dieron a partir de la reciente visita de Svetlana Alexiévich, Premio Nobel de Literatura, a la FILBo. Gracias a la obra de la Nobel, la historiadora tuvo la oportunidad de pensar el conflicto colombiano desde una nueva perspectiva. Sobre la cultura de la guerra que impera en ambos países, Diana afirmó: “Por un lado, tenemos una fatalidad colectiva, una idea de que nosotros no podemos hacer grandes transformaciones, de que nos falta “cinco pa’l peso”. A nivel individual todo el mundo la tiene: la tiene, le va a salir y está en la jugada, pero a nivel colectivo, siempre creemos que no somos capaces de transformarnos.

Yo le he echado cabeza y me imagino que eso viene más o menos desde la separación de Panamá y la guerra de los mil días, que dejó un imaginario devastador: una sensación de mutilación que se nos quedó: como que no podemos manejar las cosas… Hay pueblos que tienen una idea de que a uno nunca le va a tocar la chévere, la pavimentada. Los bielorrusos tienen una idea muy dura de la vida también”.

A partir de esas ideas en común nació toda una conferencia que abordó los procesos de paz en Irlanda, Sudáfrica y Ruanda, entre otros, así como el resurgimiento de la democracia de Chile. Todos fueron, en su momento, conflictos marcados por la barbarie, el odio y la sed de venganza. Todos tuvieron la limitante de que sus pueblos no imaginaban una solución para el conflicto y sentían que no tenían el destino en sus manos. Pero de algún modo y gracias a líderes como Nelson Mandela, todos lograron reconstruirse, fortalecer su identidad y surgir como proyectos nacionales dentro del mundo actual.

La de Uribe fue una charla que desembocó en la necesidad de retomar como ciudadanos las riendas de la nación, en un momento en el que Colombia se juega una oportunidad para superar sus conflictos armados y encontrar un lugar en la historia del mundo.

Foto: Chris Mosquera


No hay comentarios:

'; (function() { var dsq = document.createElement('script'); dsq.type = 'text/javascript'; dsq.async = true; dsq.src = '//' + disqus_shortname + '.disqus.com/embed.js'; (document.getElementsByTagName('head')[0] || document.getElementsByTagName('body')[0]).appendChild(dsq); })();
Con la tecnología de Blogger.