Instantáneas del despojo

Andrés Mauricio Muñoz
Andrés Mauricio Muñoz

Por: Juan Felipe Gómez Cortés*


“Este conjunto de historias trascienden lo meramente anecdótico gracias al hábil manejo de la tensión y el tiempo”



En la pasada Fiesta del Libro de Medellín, Andrés Mauricio Muñoz presentó su libro de cuentos Un lugar para que rece Adela, cuentos de despojo. De la presentación recuerdo el entusiasmo con el que Muñoz respondía a las preguntas de su interlocutor, apuntando ideas certeras sobre la construcción de las historias. Después de leer el libro, me queda la sensación de que Muñoz es tan prolijo y contundente en la creación, como a la hora de emitir valoraciones y conceptos sobre su propio ejercicio creativo. 

Este libro es ante todo un ejercicio de estilo y sutileza narrativa. Extraídas de la más cruda, aunque a veces inexplorada cotidianidad, este conjunto de historias trascienden lo meramente anecdótico gracias al hábil manejo de la tensión y el tiempo. Las sutiles transiciones entre los recuerdos de los personajes y el presente de sus realidades marcadas por el despojo, configuran una arquitectura del relato que resulta sumamente atractiva. No se trata de artificios ni experimentaciones sacadas como ases bajo la manga para deslumbrar, sino de puntadas bien medidas para darle al tejido narrativo la tersura que hace de su lectura una experiencia significativa. 

Es así como padecemos junto a Adela la amargura por perder el derecho a rezarle a la tumba del hombre del que fue amante, luego de descubrir a su lado la lápida de la legítima mujer. La vida y la muerte nos juegan malas pasadas, es la idea que intuimos en la melancolía de la amante viuda. Los azares y el absurdo son abordados en su justa medida para darnos cuenta de que los caprichos de la vida, tratados con audacia, son materia prima inigualable para la literatura. Tal es el caso de Una carrera especial y Cuestión de registro. En el primero, somos testigos del encuentro de dos vidas agobiadas por la monotonía laboral, pero que no sucumben gracias al anhelo del amor y al infaltable solaz de la música. El segundo nos presenta la transformación en la vida de una pareja por cuenta de una situación absurda que nos mantiene en vilo. La idea de ejemplificar hasta donde puede arrastrarnos un sistema burocrático, se articula muy bien con el despojo y la usurpación de la identidad de la que es víctima el personaje de este relato, sin duda el mejor logrado del conjunto. 

Portada de Un lugar para que rece Adela de Andrés Mauricio Muñoz
Portada de Un lugar para que rece Adela de Andrés Mauricio Muñoz

Un lugar para que rece Adela 

Autor: 
Andrés Mauricio Muñoz 

Género: 
Cuentos 

Editorial: 
U. de Antioquia 

Páginas: 
138


La decisión de escoger el despojo como elemento que detona y atraviesa estos siete relatos, da cuenta del compromiso del autor con el tipo de literatura que pone su foco en los pequeños dramas cotidianos, apelando a la unidad, pero también a la versatilidad del género, permitiendo alternar narradores en primera y tercera persona, ubicar frases que contienen una carga emocional que nos dice lo que es preciso de los personajes, ahondando en sus recuerdos y en su psicología para crear una instantánea que perdura. Es en ese hecho de no poder desprendernos de ciertas imágenes bellamente narradas, donde radica la virtud. 

Podemos no volver a abrir el libro, pero la imagen del repartidor de hamburguesas interrumpiendo con una rama el recorrido de unas hormigas en el andén mientras anhela recuperar el contacto con quien fuera su compañera, seguramente permanecerá. Como también el sentimiento de angustia de la mujer que se queda sin poder servirle en la Nochebuena un trozo de natilla a ese amor del que lleva veinte años separada. O la desazón del hombre que tiene que ayudar a enterrar al perro de su mejor amiga. 

Imágenes tristes, instantes de melancolía que nos confrontan con nuestra fragilidad ante el devenir de la vida, pero en los que también encontramos asideros como el humor y la ironía para sobrellevarla.




*Juan Felipe Gómez Cortés.


Escritor

No hay comentarios:

'; (function() { var dsq = document.createElement('script'); dsq.type = 'text/javascript'; dsq.async = true; dsq.src = '//' + disqus_shortname + '.disqus.com/embed.js'; (document.getElementsByTagName('head')[0] || document.getElementsByTagName('body')[0]).appendChild(dsq); })();
Con la tecnología de Blogger.