Publican libro de Günter Grass a un año de su muerte

Günter Grass
Günter Grass


Por: Javier García / Tomado de La Tercera / Chile. 


El volumen De la finitud se compone de poemas, prosas e ilustraciones del autor alemán. 

Era su despedida. Con esa claridad y convicción Günter Grass preparó su último libro. Sabía que sería una obra póstuma: su diario de muerte. Así volvió a sus inicios y escribió muchos poemas, además de incluir una serie de dibujos, una de sus grandes pasiones. Grass sentía profunda admiración por los grabados de Durero. 

“Masticador de encías, viejo mascullante,/ que solo a cucharadas digiere el puré,/ si de noche, limpita, no estuviera,/ la tercera dentadura en el vaso de agua”, anota el escritor alemán en el poema Autorretrato, parte de De la finitud, libro traducido y publicado por Alfaguara. 

Hace un año, el 13 de abril de 2015, producto de problemas respiratorios, Günter Grass murió en el hospital de la ciudad de Lübeck, con 87 años. “Su legado literario se ubicará junto al de Goethe”, señaló entonces la ministra de Cultura alemana, Monika Grütters. 

Ocho años después de recibir el Premio Nobel de Literatura en 1999, Grass había realizado una controvertida confesión en sus memorias Pelando la cebolla (2007). Allí se refería a su paso por las Juventudes Hitlerianas. 

En su libro De la finitud, el pasado está ligado a sus inicios en la escritura, los juegos de infancia y su vínculo con la naturaleza. A su vez, el presente se asocia a la vejez y decrepitud. Hay poemas que dejan en evidencia esa reiteración, como Adiós a los dientes que quedan, Miedo de la pérdida, Me faltan las fuerzas y Sobre el abismo, en que habla de un “bufón desdentado”. 

La contigencia también se cuela con varios guiños. Grass nombra al Papa Francisco y le dedica el poema Mamá a la canciller alemana Angela Merkel. “Somos un montón de niños bajo su tutela / que a veces se pasan de la raya”, anota, quien ilustra con lápiz grafito, pipas, tijeras, cráneos, verduras, caracoles y pájaros. 

El otoño es la estación que recorre el nuevo ejemplar. Y como si el autor de El tambor de hojalata retratara el título que no verá publicado, escribe: “Un libro, estrechamente insertado entre libros de ancho lomo, me tienta con versos en los que susurra el follaje del otoño”.

No hay comentarios:

'; (function() { var dsq = document.createElement('script'); dsq.type = 'text/javascript'; dsq.async = true; dsq.src = '//' + disqus_shortname + '.disqus.com/embed.js'; (document.getElementsByTagName('head')[0] || document.getElementsByTagName('body')[0]).appendChild(dsq); })();
Con la tecnología de Blogger.