El violinista Carlos Villa recibe Premio Vida y Obra 2016 de la Alcaldía Mayor de Bogotá



La Secretaría de Cultura, Recreación y Deporte otorgó el Premio Vida y Obra al violinista Carlos Villa, actual director artístico de la Orquesta Filarmónica Juvenil de Bogotá, quien lleva más de 45 años fortaleciendo la música clásica en la ciudad.

Según María Claudia López, secretaria de Cultura, Recreación y Deporte, "Carlos Villa es uno de los gestores culturales más sobresalientes del país. Su trabajo, caracterizado por la creatividad, la disciplina y la calidad en su interpretación como violinista, ha contribuido a la formación de músicos y públicos en Bogotá. A lo largo de su carrera ha utilizado el violín como instrumento para mostrar el talento de Colombia ante el mundo".

El jurado del premio, conformado por María Claudia Hakim, directora del Museo de Arte Moderno de Bogotá; Ramiro Osorio, director del Teatro Mayor Julio Mario Santo Domingo; y Jorge Orlando Melo, escritor e historiador, destacó la técnica en la obra musical de Villa y su trabajo pedagógico.

Para Ramiro Osorio, director del Teatro Mayor Julio Mario Santo Domingo, "Carlos Villa amplió de forma notable el panorama de la música de concierto en Bogotá con la interpretación de grandes ciclos. Además, durante cinco décadas ha contribuido a la formación de músicos, siendo un ejemplo para las nuevas generaciones de artistas”.

El Premio Vida y Obra hace parte del Programa Distrital de Estímulos para la Cultura y busca reconocer el trabajo de artistas y gestores culturales que hayan enriquecido el patrimonio artístico y cultural de la ciudad. Este premio, que se entrega cada dos años, ha sido otorgado a la documentalista Marta Rodríguez (2014), el maestro Jaime Manzur (2012), el dramaturgo e historiador Carlos José Reyes (2010) y el escritor Nicolás Suescún (2008). Además de recibir un premio de 50 millones de pesos y la publicación de un libro de carácter biográfico que se editará en 2017, el ganador recibirá un homenaje en el marco de la celebración del Mes del Artista Colombiano, en octubre.

“Este es un gran logro porque en el transcurso de mi carrera he recibido muchos premios y honores a nivel internacional, pero en Colombia casi no se ha reconocido la labor que he desempeñado en el fortalecimiento de la música clásica y en la enseñanza de los jóvenes, a quienes les he impartido que el único camino para ser una buena persona es la educación, la seriedad y el estudio. Estos son pilares necesarios para que las nuevas generaciones puedan contribuir al desarrollo de Bogotá y del país”, afirma Carlos Villa.


Músico y pedagogo virtuoso


Carlos Villa nació en Cali hace 74 años, pero creció en Cartagena. A los 7 años viajó a Filadelfia (Estados Unidos), donde estudió en el Curtis Institute of Music, bajo la cátedra de los maestros Veda Reynolds, en violín, y el célebre pedagogo Iván Galamian. “En esta institución, una de las mejores del mundo, no se entra pagando, se accede únicamente por beca y talento”, recuerda el músico.

Después de su graduación viajó a Zurich (Suiza), donde recibió clases particulares del violinista Yehudi Menuhin. “Con él hablábamos de música, política, literatura, idiomas y hacía énfasis en la disciplina que toda persona necesita para salir adelante y servir a la comunidad. A lo largo de mi carrera me he encargado de replicar esos conocimientos”, dice.

En 1967, Otto Klempere, una de las personas que más ha influenciado la vida profesional de Villa, lo designó concertino de la Nueva Filarmónica de Londres, cargo que ocupó durante cinco años. Durante ese tiempo compartió escenario con directores como George Szell, Seiji Osawa, Daniel Barenboim, Sir John Barbirolli y Sir Adrian Boult, entre otros.

En 1973 se convirtió en director de orquesta y concertino de la Camerata Académica de Saltzburg (Austria), con la que recorrió Europa, América del Sur, Australia y parte de Oriente. Debido a sus estrechos vínculos con la Orquesta Filarmónica de Bogotá, en 1977 fue nombrado director titular y posteriormente invitado como solista. Ese mismo año se radicó en Nueva York, donde fue miembro de la Filarmónica de Brooklyn, la Filarmónica de Westchester y de la American Composer's Orchestra.

Desde 2014 viaja constantemente a Colombia y actualmente trabaja como director artístico de la Orquesta Filarmónica Juvenil de Bogotá. Bajo este desafío, seleccionó a 40 jóvenes intérpretes, entre 18 y 26 años, de diferentes partes de Colombia, quienes ahora tienen la posibilidad de tocar un instrumento en una orquesta de formato sinfónico, con las exigencias de un ensamble profesional.

Con el paso de los años ha sido reconocido por ser el violinista que en cada concierto luce su impecable esmoquin negro con medias rojas. En su opinión, los colores tienen distintos largos de onda, lo que influye en las vibraciones de la música. “Es mi color favorito y me parece que con el rojo suena mejor el violín”, señala. Y aunque grabó algunos temas con Los Beatles como Eleanor Rigby, incluida en el álbum Revolver, no considera importante resaltar ese episodio de su carrera musical.

El presente de Carlos Villa es la formación de jóvenes. "Busco que cada día sean más creativos, disciplinados y responsables con la creación de nueva música. En este momento, en el que Colombia piensa en la paz, veo una magnifica oportunidad para que los jóvenes se puedan concentrar en la artes y la cultura, y desde allí contribuir al posconflicto, a la felicidad y a la estabilidad del país”, concluye.

No hay comentarios:

'; (function() { var dsq = document.createElement('script'); dsq.type = 'text/javascript'; dsq.async = true; dsq.src = '//' + disqus_shortname + '.disqus.com/embed.js'; (document.getElementsByTagName('head')[0] || document.getElementsByTagName('body')[0]).appendChild(dsq); })();
Con la tecnología de Blogger.