Sexto premio para el documental colombiano “Paciente”

No. 7398 Bogotá, Lunes 2 de Mayo de 2016 


Mientras la película documental Paciente continúa en cartelera en su país natal, va simultáneamente, presentándose en los festivales de cine internacionales. Es así como consigue sumar su sexto galardón al recibir, Jorge Caballero, la biznaga de plata al Mejor Director en el reciente Festival de Málaga de Cine Español

Ha sido una gran semana para Paciente, documental que narra la historia de Nubia, una madre que enfrenta con valentía y paciencia las trabas del Sistema de salud colombiano para su hija enferma, ya que también se lanzó su cuarto componente transmedia: el libro digital de crónicas “Casting para una Muerte” escrito por Carol Ann Figueroa - Guionista e Investigadora del proyecto.

Jorge Caballero habla sobre algunos detalles del rodaje, los protagonistas, las trabas burocráticas y vicisitudes cotidianas del documental más premiado de Colombia

-¿Cómo fue el proceso de rodar y hallar a la protagonista de la historia?

Cuando empezamos a rodar ya teníamos la premisa de centrarnos en el cuidador, porque es quien está en todo el proceso. Cuando empecé a grabar y a conocer a las personas fuimos decidiendo quién era la ideal. Pero fue una búsqueda a tientas y muy difícil. Íbamos todas las mañanas, durante mucho tiempo, y nos concentrábamos en 5 o 6 personas.

Pero –y eso solo lo sabe uno cuando ya ha dedicado tiempo a cada una de ellas– entendimos que algunas no nos permitían contar una historia porque aunque eran seres de los que nos enamoramos, algunos de los pacientes abandonaban el lugar, o había circunstancias que no nos permitían ahondar más. Lo cinematográfico se desvanecía. Y, en todo relato visual, eso debe primar. No es fácil volver cinematográficos los detalles.

-La cuidadora, Nubia, ¿en qué momento de la construcción de la historia aparece y por qué termina ella siendo la protagonista?

A las dos o tres semanas de estar rodando, vimos a Nubia a una farmacia y hubo una conexión inmediata con ella. Le preguntamos si podíamos acompañarla y no puso problema. Comenzamos a grabarla y nos centramos en ella. Grabamos sin parar desde ese momento. Era ella. No nos cabía duda alguna. -

Como ya teníamos el enfoque del cuidador, nos centramos en ello en la última presentación ante el FDC. Y ahí nos ganamos la convocatoria. El drama del cuidador nos permitió mostrar el tema administrativo y cambiar el enfoque del hecho de morir por el del paciente.

-Para el equipo de rodaje, después de esta experiencia, ¿qué es un paciente?

Paciente es el que cuida. ‘Padeciente’ es el otro, el que sufre y está postrado. Aunque ambos padecen el sistema.

-¿Y cómo fue la disposición de las entidades médicas para el rodaje?

La locación no fue sencilla de hallar. En el Instituto Nacional de Cancerología nos abrieron las puertas después de mucho tocarlas. Pero en general las instituciones médicas son muy cerradas. En las tres cintas: Bagatela, Nacery Paciente lo más complicado siempre fue entrar a las instituciones. Las responsabilidades en esos entes burocráticos están bastante divididas, tanto, que los mandos medios tienen mucho poder, siempre hay reparos inicialmente pero si uno es paciente...logra que las instituciones bajen la guardia y una vez dentro la movilidad es relativamente sencilla.

-¿Cómo mantener distancia frente a un hecho tan desgarrador e íntimo como una enfermedad terminal en una joven?

Cuando eres consciente de que registras los últimos momentos de vida de una persona, ese proceso se vuelve muy doloroso. Decidimos filmar a Leidy (la hija de Nubia) porque nosotros teníamos la posibilidad de guardar su último testimonio de vida. Al final, se creó una enorme complicidad con ella.

-¿Su enfermedad fue un hecho que marcó al equipo?

Mucho. Nosotros no sabíamos si ella iba a morir o no. Sabíamos que íbamos a rodar hasta el 9 de noviembre de 2013. Era un tiempo prudencial de cerca de cinco meses para ya tener nuestra historia. La habíamos acompañado todo ese tiempo y el 9 de noviembre exactamente el día del fin del rodaje, ella murió. Todos estábamos tan involucrados emocionalmente con ella, que ese doble cierre nos costó mucho. Nunca queríamos registrar la muerte.

-Cuando Leidy murió, todo nuestro equipo la acompañó en el funeral. Al desgaste propio de la película se sumó el hecho de su partida. Y además, no era solo ella: se sumaban otros casos que habíamos registrado, otras muertes. Todo el equipo dejó de fumar después de este documental.

-Luego vino otra etapa complicada... ¿decidir qué material iba a elegirse para la película?

En postproducción ese proceso fue complejo y el equipo estaba muy dolido. El material final fue de cerca de 100 horas. Fue muy duro. Tardé casi un año en procesar el duelo, hasta que tuve de nuevo la claridad de que podía enfrentarme a todo ese material.

-¿Cuántas personas participaron en el rodaje?

El equipo de trabajo en campo fuimos solo cuatro: un productor de campo, el sonidista, el camarógrafo y yo. Carol Ann como investigadora fue crucial en el proceso, porque ayudó a perfilar la historia, gracias a su capacidad para narrar.

-¿Cómo consiguieron un sonido tan nítido en un espacio tan complejo?

Para el sonido trabajamos con una microfonía discreta que cubriera todo el espacio, y también claro, gracias a la pericia del sonidista. Igual, el trabajo en postproducción fue enorme, junto con nuestro excelente diseñador y mezclador de sonido, Alejandro Castillo.

-Y hoy, ¿qué piensan del sistema colombiano de salud?

-El sistema es inhumano, está lleno de obstáculos, no está pensado para los ciudadanos. Y en los hospitales abundan los héroes, pero no los comunes, los héroes absurdos del mito de Sísifo, personas como usted o como yo, que lo único que hacemos es empujar una piedra hasta lo alto de una montaña, para volverla a lanzar desde la cima y volver a empezar. Así abnegados, valientes, tratando de hacer lo que toca hacer, lo que creemos que es mejor para las personas que amamos.

No hay comentarios:

'; (function() { var dsq = document.createElement('script'); dsq.type = 'text/javascript'; dsq.async = true; dsq.src = '//' + disqus_shortname + '.disqus.com/embed.js'; (document.getElementsByTagName('head')[0] || document.getElementsByTagName('body')[0]).appendChild(dsq); })();
Con la tecnología de Blogger.