Boicot árabe a David Grossman


Tomado de www.estandarte.com


Llamamiento en redes a la cadena de librerías Obeikan.


La obra del escritor israelí David Grossman está sufriendo un paradójico boicot por parte de activistas árabes. Y hablamos de «paradójico» por la militancia de Grossman —desde hace muchos años— en contra de la violencia y a favor del diálogo y la independencia de Palestina. Sin embargo, sus reivindicaciones no han servido para que sus libros queden al margen de los ataques en redes sociales. Según informa ynetnews.com, diversos activistas han llamado a Obeikan —editorial y cadena de librerías con una fuerte implantación en el mundo árabe— a retirar los libros de Grossman de sus estanterías. ¿La justificación? «Toda persona que pertenezca a la entidad ocupante sionista es un enemigo. Que no haya normalización con los asesinos ocupantes».

No se trata de la única opinión contraria a la venta de los libros de David Grossmanen las librerías árabes Obeikan. Como recoge ynetnews.com, un tuitero llamado Abdullah Al-Bashri denunciaba que «la cadena está usando sus estanterías para vender y distribuir el libro de un autor israelí», acompañando su mensaje con la fotografía de una de las obras de Grossman, tomada en uno de los establecimientos de Obeikan en Arabia Saudí. Por su parte, otro de los activistas que llaman al boicot a Grossman lamenta que «incluso si el libro no es político, el hecho de que esté en nuestras librerías apoya la filosofía tanto de la entidad sionista como de todos aquellos que viven allí donde millones [de personas] fueron expulsados». Por el momento, los responsables de Obeikan no han cedido ante la presión, y han mantenido los libros de Grossman entre sus propuestas. David Grossman cuenta con numerosos lectores árabes, una lengua a la que sus libros se traducen de forma habitual.

Como decíamos, cualquier boicot a una obra de creación nos parece injusto, pero en este caso destaca por su irracionalidad el que hoy sufre David Grossman: el escritor ha mostrado en público y en numerosas ocasiones su solidaridad con las reivindicaciones palestinas. En agosto de 2006, Grossman encabezó —junto a Amos Oz y Abraham B. Yehoshúa— la petición para que el gobierno israelí para que cesara en su ataque al Líbano e iniciara un proceso de negociación. Varios días más tarde de la difusión del manifiesto, el hijo de Grossman falleció durante una operación del ejército israelí en el sur del Líbano; no olvidemos que el servicio militar en este país es obligatorio para todos los jóvenes —los hombres cumplen tres años, y las mujeres veintiún meses— a partir de los dieciocho años.

Años antes, en la edición de 2013 de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara y durante un diálogo con Mario Vargas Llosa, David Grossman afirmó que «los palestinos deben tener su propio estado independiente y soberano (...). Tienen derecho a tener un estado libre, independiente y soberano (...), no como palestinos, sino como seres humanos, de vivir su vida, de que tengan una vida normal, de que no sean humillados como bloques, que no sientan la cara de la ocupación. Considero que si yo estuviera ahí, en esos territorios ocupados, mi vida sería un tormento». En una entrevista concedida a Euronews el pasado mes de marzo, Grossman no solo mantenía su posición, sino que defendía que se marcaran los productos israelíes para facilitar un boicot que forzara el diálogo. Un boicot que, en cierto modo, también perjudica hoy la recepción de sus libros en el mundo árabe.

No hay comentarios:

'; (function() { var dsq = document.createElement('script'); dsq.type = 'text/javascript'; dsq.async = true; dsq.src = '//' + disqus_shortname + '.disqus.com/embed.js'; (document.getElementsByTagName('head')[0] || document.getElementsByTagName('body')[0]).appendChild(dsq); })();
Con la tecnología de Blogger.