El cubano Félix Antequera inaugura La resistencia, su exposición fotográfica en Casa Grau


Bogotá.


La exposición “La resistencia” del artista Cubano-Colombiano Félix Antequera será inaugurada el Martes 28 de Junio, 7:00 a 10:00 pm., en el Museo y Centro Cultural Casa Grau (Calle 94 # 7-48, Bogotá).

La exposición podrá ser vista del 28 de Junio al 5 de Julio de 2016.

Retratos en un Período Especial, trata sobre la búsqueda de sentido en la vida, lo mismo personal que colectivo. El derrumbe del bloque socialista, encabezado por la Unión Soviética, se sumaba a un largo bloqueo económico por parte de la otra Unión, la del Norte.

Apagones de dieciocho horas, poco (por no decir nada) de comer en los mercados Una donación por parte de china de miles de bicicletas inundo las calles; pedalear por horas y por necesidad, bajo un calor de treinta y cinco a treinta y siete grados sustituyó al beisbol como deporte nacional (claro que este era un deporte extremo). Así pasaban los días con sus noches; adentro de las casas era insoportable estar, por lo que la vida transcurría afuera, en el exterior, en el supuesto frescor de la acera. Lo privado se hacía público, y lo público perdía su máscara de recato habitual, y se convertía en algo poéticamente descarado.

Nunca tuve más conciencia de la destrucción y del polvo que en ese tiempo (en efecto del polvo veníamos y en polvo nos estábamos convirtiendo). La mítica ciudad de la Revolución del 59, se estaba cayendo a pedazos. Era un lugar común despertar en la mañana salir a la calle, y ver que el edificio de la esquina se había derrumbado. Era tan imperioso sobrevivir que perdimos el asombro. Años después cuando vuelvo a ver estas imágenes es que puedo reconstruir en cierta forma los recuerdos y las emociones y reconozco a todos los que vivimos este “Periodo especial” como sobrevivientes, como héroes anónimos y dóciles pregonando aquello de que….al mal tiempo, buena cara.

Lo más conmovedor de todo era esto: la gente… mi gente…yo mismo; tratando de no dejar de sonreír, y de no perder la dignidad, ni la fuerza vital.

De eso hablan estos retratos. Hablan de “La resistencia” del ser humano y el uso de la metáfora para recorrer el largo camino de un día hacia el siguiente. Podría decirse que son rituales instantáneos para exorcizar el demonio de la soledad, la apatía cotidiana y el desplome de un mundo.

Es un trabajo que mezcla el documental con la ficción, puesto que los personajes son reales pero han sido puestos a representar para la cámara pedazos de su vida, fragmentos de su aspiración, canciones que narran alguna inconformidad; el miedo a perecer sin dejar huella ni legado; mucho menos memoria.

Aunque aparezca una calle como escenario, se habla de espacios interiores, es el tránsito y la penitencia que hemos de consumar aunque sea con desespero para quedarnos de alguna forma, para sobrevivir de alguna manera.

Realizaba el trabajo en película blanco y negro de diversas procedencias o mejor sería decir: lo que se encontrara en el limitado mercado cubano que era nada. Fueron muchos los amigos alrededor del mundo que junto con la crema dental o un paquete de lentejas, agregaban unos cuantos rollos de película virgen, lo que era un verdadero tesoro.

Kodak, Ilford y Orwo (una película alemana que era la más común y que muchas veces tenía hasta cinco y seis años de vencimiento, pero, era lo que había.

La necesidad y la disciplina de producir con lo que se tenía a mano, marcaba de cierta manera la impronta propia del trabajo. Entonces comencé a calentar el revelador por encima de los 20- 24 grados recomendados por el fabricante, buscando reventar el grano de la película y de esta forma procurar una sensación de suciedad y granulación análoga al deterioro de la propia ciudad. El recurso utilizado era la improvisación instantánea, sin regodeo ni previa elaboración; una vez puestos de acuerdo “actores” y fotógrafo todo transcurría de una forma rápida y secuencial lo que imprime a la serie una atmosfera documental, mezclado con un aire de teatralidad producida.

Son en última instancia, documentos poéticos que entrañan una responsabilidad con la memoria, y gran respeto por la confianza depositada en mí, por los vecinos y amigos del barrio de Cayo Hueso.

No hay comentarios:

'; (function() { var dsq = document.createElement('script'); dsq.type = 'text/javascript'; dsq.async = true; dsq.src = '//' + disqus_shortname + '.disqus.com/embed.js'; (document.getElementsByTagName('head')[0] || document.getElementsByTagName('body')[0]).appendChild(dsq); })();
Con la tecnología de Blogger.