La prosa impresionista de Richard Brooks


Por: Luis Pulido Ritter / Panamá.


Richard Brooks es un incansable escritor y promotor cultural.

La Calle del Espanto apareció por vez primera en el 2004, en esa ocasión escribí, es un libro híbrido, es decir, su género, que no tiene, acepta todas las formas de escritura posibles (incluso las críticas y comentarios incluidas en el mismo texto).

En este sentido podría decirse que es un texto tragón, infinito e incansable, porque el texto, aparte de encerrar la aventura de tres personajes por una calle emblemática de Panamá, Salsipuedes, recrea el Panamá literario en toda su extensión y colorido.

Como el mismo título sugiere, el texto nos llama la atención con la palabra espanto que, según el Diccionario de la Academia Española de la Lengua, es asombro, terror, consternación, Y esta definición se presta muy bien al espíritu de Richard Brooks, pues su prosa (da lo mismo si es un diálogo literario o un ensayo) va dirigida sobre todo a mover nuestras emociones con sus frases lapidarias, frases llenas de cargas emotivas, frases que nos atraen por la fuerza de sus imágenes y sus emociones. Parece ser que estas frases antes de ser escritas son sentidas (o medidas en su efecto o carga emocional) y la coherencia o fuerza del texto es el conjunto de las oraciones, es decir, cada frase parece ser la pieza de una imagen o la emoción de un rompecabezas dirigido a movilizar sentimientos.



Y de allí me atrevería a designar este tipo de prosa como impresionista, pues está salpicada de palabras fuertes, sugestivas y a ratos temerosas que no admiten oposición o réplica: de antemano ya llevan la carga emotiva e incluso moral de sus afirmaciones. Es un estilo conscientemente elaborado y construido, un repertorio (de ideas y frases) montado que se ejecuta casi mecánicamente. Estas frases, a pesar que encuentren su impulso en las emociones (y además en sus convicciones ideológicas o políticas), son puestas bajo la punta del cincel y los martillazos de quien fue aquel joven institutor rebelde y nacionalista que ha hecho de Panamá, su Panamá, el oficio noble de su vida.

No hay nada reprochable en este estilo, porque, en efecto, en el mundo de las libertades, cada quien tiene el derecho de hacer su propio camino y más en el terreno de la escritura.


Nota. Las portadas corresponden a la primera edición de 2004. Ribasmith tiene la exclusiva de su venta.

La calle del espanto de Sir Richard Brooks lleva cinco ediciones.

Clásico es aquello que vale siempre y conserva su valor, nunca envejece, el frescor originario es su singularidad, el sello que lo caracteriza.

Jorge Luis Borges, en su ensayo sobre los clásicos expresó que son libros con tales méritos que distintas generaciones leen con fervor y misteriosa lealtad.

La Calle del Espanto es uno de los clásicos panameños, son más de 60 las reseñas y comentarios de sus entusiastas lectores. La V ed. corregida y aumentada lo confirma.

No hay comentarios:

'; (function() { var dsq = document.createElement('script'); dsq.type = 'text/javascript'; dsq.async = true; dsq.src = '//' + disqus_shortname + '.disqus.com/embed.js'; (document.getElementsByTagName('head')[0] || document.getElementsByTagName('body')[0]).appendChild(dsq); })();
Con la tecnología de Blogger.