Libro. 'Adiós a Berlín': cuándo Alemania era y no era una fiesta


Por: Gustau Nerín / Barcelona / Tomado de www.elnacional.cat


Viena Editorial reedita en catalán Adéu a Berlín, de Christopher Isherwood. Se trata de un libro que fue publicado por primera vez en 1939. Es una curiosa combinación entre diario y novela. La obra está inspirada en las propias vivencias del autor en Alemania, donde pasó una temporada en los años treinta.


Los dos Berlines


Es inevitable preguntarse qué llevó a un escritor inglés, izquierdista y homosexual, a una Alemania donde el nazismo estaba en plena progresión. Pero el Berlín de principios del siglo XX era una de las ciudades más dinámicas de Europa, donde se encontraba mucho más que nazismo: cabarets, arte, fiestas, psicoanálisis, descontrol... En los clubs de Berlín, en esos momentos, se organizaban fiestas con cantantes negros donde se discutía sobre el comunismo. Isherwood, que trabajó como profesor de inglés en la capital alemana, se relacionó con los sectores más marginales de la sociedad alemana, y en ciertos momentos coincidió con la alta sociedad alemana. Pero, inevitablemente, chocó, también, con el nazismo.


Entre la ficción y la realidad


Adéu a Berlín no es estrictamente una novela. El texto está dividido en 6 capítulos, que representan episodios y vivencias del autor en Alemania entre 1930 y 1932. Los diferentes fragmentos están articulados: hay personajes que se repiten, situaciones que tienen continuidad, historias que se prolongan... Pero también hay personajes que desaparecen, anécdotas que quedan cortadas... Los estudiosos alegan que Isherwood se inspiró en sus diarios berlineses, pero los alteró sensiblemente. Al fin, tiene la calidez de la historia vivida, y el toque fantasioso de una novela.


El sexo, el amor, la soledad, la miseria


La obra de Isherwood es, a pesar del trasfondo político que hoy podemos extraer, la crónica de una aventura juvenil. El inglés hace un recorrido por los bajos fondos berlineses y alemanes, y eso supone todo un ritual iniciático para él, que al término de esta experiencia volverá a los barrios altos. Marchándose de su país y haciendo trabajillos precarios, conocerá la vida de los pobres, la prostitución, la miseria, la delincuencia, la tuberculosis... Y vivirá el sexo, el alcohol, el amor, la soledad, el desengaño... A pesar de todo, en Adéu a Berlín, Isherwood se mantiene, pudoroso, en un segundo plano, y da el protagonismo a la gente que conoce durante el viaje. Su homosexualidad queda desdibujada, mientras se refiere sin ningún tabú a la de sus compañeros.


Un inglés en la boca del lobo

En Adéu a Berlín la sombra del nazismo se va volviendo progresivamente más y más agresiva. En un principio es casi imperceptible, pero a medida de que pasan las páginas, y el tiempo, la vida de los personajes cada vez está más condicionada por el autoritarismo. Las escenas de racismo y de humillación se van multiplicando... Pero, a pesar de todo, el protagonista es feliz. Uno de los personajes de la novela, un empresario judío, se sorprende de la paradoja: "Creo que eso es maravilloso... Prodigioso. Un espíritu poseído de tanta vitalidad que es capaz de ser feliz incluso aquí, en Berlín". Pero quizás la clave es que Isherwood en 1933, cuando Hitler tomó el poder y las cosas se complicaron definitivamente, dejó Berlín: él estaba de paso. Algunos de sus amigos-personajes, en Berlín, perdieron la vida. Como el mismo empresario judío que lo había interpelado.




Un autor comprometido


Isherwood nació en 1904, en una aristocrática familia inglesa. Estudió Medicina y pasó por Cambridge, Oxford y el King College de Londres. Empezó a escribir de muy joven. En Gran Bretaña conoció a los poetas W.H. Auden y Stephen Spender. Con este último compartió algunas partes de su viaje a Alemania. Al salir de Alemania viajó por China y en 1939 se estableció en California, donde vivió hasta su muerte. Ishwerwood es conocido, sobre todo, por la película Cabaret, inspirada en Adéu a Berlín y otros relatos del autor (la protagonizó Liza Minnelli y ganó 8 Óscars).


Bienvenidos en Berlín


Adéu a Berlín no es un libro cómodo. Presenta un largo repertorio de miserias humanas, crudas, evidentes... Pero también es un torrente de vida, de sed de vivencias, de fascinación por el mundo... Este texto es el reflejo de una época al mismo tiempo turbia y apasionante, una mirada al abismo que se abría sobre Europa. Una obra que merecía volver a estar, de nuevo, en los estantes de nuestras librerías.

No hay comentarios:

'; (function() { var dsq = document.createElement('script'); dsq.type = 'text/javascript'; dsq.async = true; dsq.src = '//' + disqus_shortname + '.disqus.com/embed.js'; (document.getElementsByTagName('head')[0] || document.getElementsByTagName('body')[0]).appendChild(dsq); })();
Con la tecnología de Blogger.