El poeta Darío Frías, acusado de plagio



Tomado de Estandarte


Identifican versos de García Montero u Octavio Paz en sus obras.

El poeta Darío Frías Paredes ha sido acusado de plagio por Carlos Aganzo y Jorge de Arco, escritores que han reconocido versos propios en los versos publicados y premiados de Frías. Según informa el periodista Francisco Apaolaza, el propio Jorge de Arco compró el pasado mes de febrero uno de los libros de Darío Frías Paredes. Se trataba del más reciente: Volverse sombra, ganador del Premio Alfons el Magnànim-Valencia 2015; un certamen convocado por la Diputación de Valencia, y que está dotado con 10 000 euros y publicación en la editorial Hiperión en junio de 2015.

Tal y como sigue explicando Apaolaza en su crónica, Jorge de Arco «encuentra en un verso el mismo título del poemario en el que se ha “inspirado” el autor —uno suyo [de Jorge de Arco], Las horas sumergidas y otros dos títulos de otro compañero poeta y periodista, Carlos Aganzo: Caídos ángeles y Las voces encendidas». Esto ha provocado que tanto Carlos Aganzo como Jorge de Arco presentaran —a través de sus abogados— el pasado 8 de julio una querella por plagio, que supone que Darío Frías Paredes podría enfrentarse, en caso de ser considerado culpable por el juez, a una condena de entre seis meses y cuatro años de cárcel y una multa de entre doce y veinticuatro meses.

Este descubrimiento llevó a Jorge de Arco a releer con atención la obra de Darío Frías Paredes en busca de otros casos de plagio. No tardó en encontrarlos: lo hizo en Apuntes de invierno, obra ganadora del XXVI Premio de Poesía Blas de Otero, convocado por el Ayuntamiento de Majadahonda (Madrid) —que también la ha editado— y con una dotación de 6 000 euros. En este libro, según continúa recogiendo Francisco Apaolaza, Jorge de Arco identifica «intertextualidades más que sospechosas». De forma literal, «Frías escribe: "En los alrededores del relámpago"; igual que Jacqueline Goldberg. "El cadáver extraño de los ríos", como Luis García Montero; "Este reloj de arena que envejece", como Fernando Beltrán, y había usado los mismos versos que otros nueve autores, entre ellos Octavio Paz, Manuel Vicent, Jon Juaristi o Carlos Marzal».

El XXVI Premio de Poesía Blas de Otero se falló en diciembre de 2015 —ni siquiera un año más tarde que el Alfons el Magnànim-Valencia—, y en el mes de mayo Frías Paredes renunciaba al premio y devolvía los 6 000 euros obtenidos, tal y como informaba MajadahondaMagazin.es; una renuncia relacionada con la acusación de plagio, puesto que parece entonces los abogados de Carlos Aganzo y Jorge de Arco ya había contactado con Darío Frías Paredes. El diario digital recogía que no se trataba de «la primera vez que este poeta» rechaza un premio, ya que en 2014 había tenido que renunciar al Ciudad de Pamplona «porque parte de su obra acababa de ser premiada también en Barcelona». MajadahondaMagazin.es apunta que se trataba de

Las afueras del tiempo, galardonada el año anterior en el certamen Iparragirre Saria, convocado por los ayuntamientos de Urretxu y de Zumarraga —no en Barcelona, donde obtuvo el Premi Divendres Culturals—, y con una dotación de 500 euros.

El relato de Francisco Apaolaza sobre el plagio de Darío Frías Paredes descubierto por Jorge de Arco no se detiene en sus obras más recientes. Jorge de Arco formó parte del jurado del XXVI Premio de Poesía Nicolás del Hierro, dotado con 1 500 euros y publicado por el Ayuntamiento de Piedrabuena (Ciudad Real), que también impulsa el certamen. Darío Frías Paredes lo consiguió con su poemario En la región de Escitia, que en opinión de Jorge de Arco contiene importantes ecos —por recurrir a un eufemismo— de otro libro de Carlos Aganzo, En la región de Nod. Según la querella de Carlos Aganzo y Jorge de Arco contra Darío Frías Paredes, «La evidencia de plagio alcanza límites superlativos en En la región de Escitia, una flagrante y escandalosa copia de En la región de Nod (...) poema por poema (...). La burda operativa consiste en respetar los contenidos y la estructura lírica de los textos de Aganzo limitándose a cambiar, en ocasiones con idéntico significado y en otras con similar fonética y métrica, como si de una labor de espuria traducción se tratara».Darío Frías Paredes nació en Tudela (Navarra) en 1975. Trabaja como maestro de Primaria en un colegio de Castejón, y ha cursado estudios de Filología Hispánica y Filosofía Pura en la Universidad de Zaragoza. Según reza la nota biográfica de Los nombres y los días, su obra publicada de forma más reciente, es autor de los poemarios Las afueras del tiempo (Bermingham, 2013), que obtuvo el mencionado certamen Iparragirre Saria; La dimensión de lo invisible (Universidad Autónoma de Barcelona, 2014), ganador del Premi Divendres Culturals, impulsado por la UAB y dotado con 1 000 euros; Volverse sombra, vencedor en el Premio Alfons el Magnànim-Valencia 2015; En la región de Escitia (Ayuntamiento de Piedrabuena, 2015), XXVI Premio de Poesía Nicolás del Hierro; y el propio Los nombres y los días (Huerga & Fierro, 2016), Premio de Poesía Ciega de Manzanares 2014, convocado por el Ayuntamiento de Manzanares (Ciudad Real) y dotado con 2 000 euros. Queda inédito Apuntes de invierno, premiado con el XXVI Premio de Poesía Blas de Otero. Tres de ellas han sido directamente acusadas de plagio por Carlos Aganzo y Jorge de Arco.

No hay comentarios:

'; (function() { var dsq = document.createElement('script'); dsq.type = 'text/javascript'; dsq.async = true; dsq.src = '//' + disqus_shortname + '.disqus.com/embed.js'; (document.getElementsByTagName('head')[0] || document.getElementsByTagName('body')[0]).appendChild(dsq); })();
Con la tecnología de Blogger.