Rincón del poeta


Noches de Tenochtitlán


Por Ramiro Lagos




Tenochtitlán, testigo, es de la noche triste

de Cortés derrotado por terribles aztecas,

cuerpo a cuerpo luchando contra los invasores,

de su tierra y su templo con coléricas flechas.



Fue noche triste otrora para el gran Moctezuma

que cae prisionero y es víctima de tretas

y de creer, en vano, en los divinizados

que llegan a su imperio a bendecir su tierra.



Fue en el templo sagrado del sacrificio humano,

donde verse al imperio agachar su cabeza

al ver caer cervices de la arrogancia hispana,

al ver caer caballos cercenadas sus testas.



Fue desigual la lucha contra imperiales huestes

dotados de armaduras y fogosas ballestas

pero huyeron del campo de batalla en derrota

y fue triste su hito y fue triste su afrenta.



Con tambores de pieles de místicas serpientes

la serpiente emplumada celebra la proeza

del triunfo de los indios mientras la noche triste

de Cortés y Alvarado, aumenta su tristeza.



Tenochtitlán y el templo se sienten defendidos

por Cuauhtémoc cual líder con los indios en guerra.

Pero más tarde cae, para quemarlo vivo

y fue su fin fogoso, ya convertido en tea.



Pero la noche triste de Cuauhtémoc entre llamas

los mexicas la sufren con rayos y centellas

sufriendo el sacrificio más cruel de la conquista,

mas convertido en mártir, el pueblo lo venera..

No hay comentarios:

'; (function() { var dsq = document.createElement('script'); dsq.type = 'text/javascript'; dsq.async = true; dsq.src = '//' + disqus_shortname + '.disqus.com/embed.js'; (document.getElementsByTagName('head')[0] || document.getElementsByTagName('body')[0]).appendChild(dsq); })();
Con la tecnología de Blogger.