Caperucita Roja y otras historias perversas


(Ediciones SM), de Triunfo Arciniegas.


Apuntes, d.j.a. / Gozar Leyendo / Luna Libros

Una manera infalible de comprobar si un libro “para niños” es bueno, consiste en que les guste a los adultos. Caso clásico de ese fenómeno es El principito de Saint-Exupéry. Y en el cada vez más rico universo de esa literatura en Colombia el mejor ejemplo es Caperucita Roja y otras historias perversas de Triunfo Arciniegas (Málaga, Santander, 1947), que lleva más de veinte años fascinando a sus lectores. Y con razón, pues es recomendable para el jubilado sesentón que le huye al aburrimiento, para la señora de cincuenta y pico pero que aparenta cuarenta y algo gracias a su afición a los buenos libros; también fascina al individuo que se cree eterno (lo que indica que tiene menos de treinta) y al un poco mayor de treinta que leyó estos cuentos cuando era impúber. Ah y, por supuesto, a los niños, sus primeros destinatarios.

En el primer cuento de este libro el narrador es el lobo y la malvada es Caperucita y ésta es una buena seña de los argumentos que Arciniegas desarrolla con el delicioso desparpajo de quien conversa sus cuentos con humor y fantasía, con sutileza y fluidez. Más de veinte años después de su primera aparición, ya convertido en un clásico de la narrativa latinoamericana destinada a la gente menuda, se reedita esta singular serie de historias que nunca se han agotado en la primera lectura, como corresponde a los cuentos que los niños se hacen repetir interminablemente. Ahora, en la edición de SM ilustrada por Mateo Rivano, aparece una postdata de reciente escritura que se añade al libro con naturalidad.



No hay comentarios:

'; (function() { var dsq = document.createElement('script'); dsq.type = 'text/javascript'; dsq.async = true; dsq.src = '//' + disqus_shortname + '.disqus.com/embed.js'; (document.getElementsByTagName('head')[0] || document.getElementsByTagName('body')[0]).appendChild(dsq); })();
Con la tecnología de Blogger.