Después y antes de Dios narra hechos extremos, y no cabía la posibilidad de hacer una narración enteramente realista: Octavio Escobar Giraldo

No. 7540 Bogotá, Miércoles 21 de Septiembre de 2016 


Mientras unos dan plomo, nosotros damos pluma
Jorge Consuegra



Por: Libros & Letras.


Octavio Escobar Giraldo es de Manizales y bajo el escenario de su tierra natal, recreó Después y antes de Dios con la que acaba de ganar el Premio Nacional de Novela 2016.

Su obra nace de dos historias reales que sacudieron a la alta burguesía manizaleña. Es una novela negra sobre una ciudad, sus habitantes, la religión y la fe, y sobre la equívoca idea de que la fe mueve montañas, sin importar las malas acciones.

Durante cuatro años, Escobar se sumergió en esta historia y en el 2014 la da por finalizada. Inspirado en la obra de Juan Carlos Onetti, Después y antes del sol, surge el nombre que da por título a su novela.

Sobre Después y antes de Dios el jurado calificador aseguró que "está escrita con una maravillosa 'ironía seria' y con dos personajes extraordinarios, la novela tiene además varios planos: la hipocresía religiosa, los pobres vergonzantes, la homosexualidad femenina y el mundo de los sirvientes. Mantiene además excelente suspenso y detalles muy vívidos en la construcción de personajes y atmósferas”.


Compartimos con Octavio Escobar el siguiente diálogo.

-¿Cómo nace Después y antes de Dios?
Nace de dos historias reales que sacudieron a la alta burguesía manizaleña: la de una abogada que supuestamente asesinó a su madre y la velo durante dos días, y la de un sacerdote, capellán de universidades, que con la disculpa de la caridad, armó una pirámide financiera que le permitió huir con una gran cantidad de dinero.

-¿Por que escribir una novela con dos historias que ocurrieron en la realidad?

Porque me permitían indagar sobre destinos individuales muy particulares y sobre la forma en que el conservadurismo, de la mano de la religión, condiciona a las sociedades, las encierra y las vuelve más hipócritas y, también en algún sentido, más inocentes. Fue un proceso en el que los seres reales se desdibujaron casi del todo.

-El titulo que lleva la novela, ¿lo concibió antes de escribirla o, como le ocurre a algunos escritores, apareció cuando puso el punto final?

El título apareció rápidamente, no más comenzando el proceso de escritura. Procede de una obra de Juan Carlos Onetti, no recuerdo cuál. Él escribió Después y antes del sol. Yo me apropié de la fórmula y la convertí en parte del debate teológico que sostiene consigo misma la protagonista y narradora.

-¿En qué época transcurre la novela?

No establecí un momento específico. El único indicio al respecto es que se habla de la muerte de Juan Pablo II en 2005.

-Con esta novela ha ganado varios premios, ¿por qué cree que los diferentes jurados se enamoran de la historia?

Tal vez por aquel viejo mandato de que para ser universal hay que describir tu propia aldea. Es curioso, porque incluso un panel británico y un panel estadounidense muy rigurosos, recomendaron su traducción al inglés. (Si quieres verlo: http://www.newspanishbooks.com/book/despues-y-antes-de-dios - http://bit.ly/2cWoyZq)

- Sus protagonistas, ¿aún viven? ¿Conocen de esta novela?

No lo sé. Para ser justos habría que decir que en realidad no son mis protagonistas.

- Hay escritores que no necesariamente comienzan sus novelas por el principio, ¿Cuál es su metodología para escribir?

Las pienso mucho, habitualmente mientras camino. En ese proceso previo al computador, decido por dónde voy a arrancar, y creo que pocas veces he comenzado por el principio.

-¿Después y antes de Dios tendrá una nueva edición en Colombia, ahora que ganó el Premio Nacional de Novela?

Editorial Pre-Textos, asentada en Valencia, España, tiene los derechos. Entiendo que está en conversaciones para realizar una coedición en Colombia. Es un proceso que se resolverá muy pronto.

-El titulo que da nombre a su novela deja entrever el aspecto religioso, ¿le parecía importante trabajar el tema y cómo lo aborda?

Era importantísimo porque la protagonista se debate permanentemente entre la culpa y la expiación, en el contexto de una serie de hechos muy impresionantes. Mi abordaje tiene que ver, entonces, con esa subjetividad, con una fe religiosa que es firme, pero que no es monolítica, que sufre la duda como una posibilidad de definir un catolicismo.

-El jurado describió la obra como una "ironía seria", ¿fue la manera que encontró para narrarla?

Después y antes de Dios narra hechos extremos, y no cabía la posibilidad de hacer una narración enteramente realista. Por eso la ironía, por eso una truculencia muy controlada, muy desde la complicidad del lector, desde la seriedad de un acuerdo entre dos.

-¿Diría que su novela es universal?

Eso lo dirá el tiempo. La premiaron lectores españoles, la quieren traducir, gana el Premio Nacional de Novela en Colombia. No parece una historia tan local.

-¿Qué tan importante es recibir un premio?
Un premio es la posibilidad de que editores, periodistas y lectores se interesen en tu obra. Es una oportunidad muy valiosa para alguien que está en provincia y que no hace parte del habitual interés de los medios masivos de comunicación.

-¿Qué está leyendo?

En este momento leo al mexicano Élmer Mendoza.

-¿Cómo formar buenos lectores?

Con el ejemplo. Si un padre nunca lee, ¿por qué van a leer sus hijos? Es absurdo que el profesor que no lee quiera alumnos lectores.

-¿Qué consejo le daría a un joven que quiere ser escritor?

Que lea mucho, que busco en los libros a sus maestros.

No hay comentarios:

'; (function() { var dsq = document.createElement('script'); dsq.type = 'text/javascript'; dsq.async = true; dsq.src = '//' + disqus_shortname + '.disqus.com/embed.js'; (document.getElementsByTagName('head')[0] || document.getElementsByTagName('body')[0]).appendChild(dsq); })();
Con la tecnología de Blogger.