El humor puede ser peligroso para quienes detentan el poder: Norman Manea



Transcripción del diálogo de Norman Manea con la prensa reunida en Guadalajara, durante el anuncio del Premio FIL de Literatura en Lenguas Romances 2016

Irma Gallo. Canal 22. Buenos días. El acta del jurado dice que en su obra el personaje principal es el judío errante. Me gustaría que nos hablara más de su obra para quienes no la conocemos aquí en México.

Norman Manea. En la actualidad, como todos ya saben, solamente hablamos de un judío errante: el errante en la actualidad es el ciudadano, el migrante, cualquier persona que va de aquí para allá. Es un exilio global, como me gusta a mí denominarlo. Entonces el judío errante se convierte, como les decía, en un ciudadano del mundo.

Jesús Alejo. Milenio. Felicidades, maestro Manea. Preguntarle simplemente hasta qué punto esa vida que le ha tocado vivir con el exilio, con el dolor del origen, se ha logrado transmitir a través de su literatura y sobre todo convertir en una especie de lugar para la sanación o para dejar que la memoria nos siga recordando esos hechos.

Norman Manea. He hablado del sufrimiento. Obviamente el sufrimiento es una experiencia humana, no es algo individual o que se pudiera considerar como único. El sufrimiento y el dolor han sido y serán siempre parte de la historia del mundo, de la historia del hombre, el sufrimiento profundo e ilimitado. Es mi caso, así como en el de otros que han sido exiliados. Muchos han tenido que regresar a sus países, sintiendo en carne propia esta situación de haber sido extraídos de su origen y por ende el sufrimiento. El sufrimiento no es particular en mi caso ni al de cualquier persona. El problema también radica en que la sociedad es centrífuga, entonces el mundo ha perdido el centro, ha perdido su centro, y lo que está tratando de buscar cada persona es la paz, la esperanza, el anhelo, el goce, el disfrute. M vida y mi trabajo acentúan estas situaciones del siglo pasado y del siglo presente, en el cual una vez más vemos esta situación de sufrimiento, pero que a la vez de esta manera está marcada por la tenacidad, la vitalidad y la resiliencia.

Carolina López Hidalgo. Instituto Mexicano de la Radio (IMER). Tengo entendido que de una manera su obra molestó durante algún tiempo a las autoridades, fue censurada. ¿Qué opina de la censura?, ¿ahora qué significa?, ¿cuáles son los temas de interés de los escritores en Rumania? Y también, ¿qué tanto le ha ayudado el humor para poder exponer todos estos temas?

Norman Manea. Hablemos de lo que pasaba hace más de 40 años. En la dictadura de entonces la censura aplicaba para todos. Obviamente nosotros, incluso hoy día, éramos considerados propiedad del estado. En esta etapa debíamos mandar nuestras obras, incluso nuestros artículos del hogar, tu propio mobiliario debía ser enviado a los censuradores, quienes tenían la tarea de identificar si tu obra pasaba o no.

A finales de los setenta tuvimos un gran líder que tuvo la excelente idea de decir que ya teníamos suficiente conciencia como para ser nuestros propios censores. Nuestra censura iba a ser autocalificada y de ahí íbamos a transformarnos. Esto fue un error porque por una parte nos sentíamos sorprendidos y felices. Fue cuando comenzamos a utilizar en cierta forma el humor, pero por otro lado aunque pensábamos que había puertas abiertas para poder hablar y soñar estábamos en un grave error. Lo que cambió no fue la dictadura o la censura como tal, lo que cambio fueron los institutos que la aplicaban. ¿Por qué hablo de estos institutos? Porque se convirtieron en comités, comités de derechos o de los supuestos derechos de los autores, de los individuos. Se convirtieron en comités para trabajar a favor de los supuestos partidos. Entonces estamos hablando de que estos eran los únicos que podrían autorizar en un momento dado una ideología como tal; sin embargo, los encargados de estos comités no eran personas del mundo de la literatura; es más, me atrevo a decir que eran analfabetas en su mayoría y que temían a su propia sombra.

Los censores se convirtieron en una pesadilla para todos nosotros. No sabías con quién hablar, no sabías a quién debías convencer y ellos mandaban sus reportes a las casas editoriales, las casas que estaban encargadas de las publicaciones de nuestras obras y jamás firmaban: ponían una o dos de sus iniciales. Esto era un verdadero problema porque no sabías con quién habías hablado o quién podría en un momento dado atacarte por lo que habías dicho. En 1989 es cuando después de toda esta situación caótica tuvimos un nuevo caos.

Los países libres tienen una censura de otro tipo, es una censura económica. En este caso estamos hablando de que la prensa responde a hombres ricos, a hombres en el poder; ya no es tan ideológica la censura como tal pero sí es en cierta forma ambigua y con un toque de locura. Finalmente, en respuesta a su comentario del humor, el humor siempre es la última solución cuando no tenemos o no podemos echar mano de ninguna otra. Entonces, tengamos censura o dictadura, el humor puede ser peligroso para quienes detentan en el poder, para aquellos a quienes nos referimos incluso con sarcasmo o con algún humor perspicaz. En cualquiera de estas formas es nuestra responsabilidad y de ahí la importancia de utilizarlo con cautela.

Me gustaría aunar a lo anterior un caso absurdo, una burla para todos que tuvimos que pasar por esta época. Durante los últimos años de la dictadura era obligatorio llevar o portar tu máquina de escribir para que éstas pudieran pasar un examen. El examen era escribir frente a un redactor o una persona que vigilara si en un momento dado había un manifiesto o alguna exposición en contra del gobierno o algo entre líneas que pudieran identificar fácilmente de qué maquina había provenido esta situación. Esto fue grotesco, una imagen de cómo el país se manejaba en aquel entonces. Hablamos de personas, incluso de edad avanzada, que tenían que cargar estas pesadísimas máquinas y bueno, era una situación absurda desde cualquier perspectiva. El límite de la estupidez.

La gente comenzó a trabajar en códigos, empezó a tratar de codificar la situación, los mensajes. ¿Por qué? Para que los censores no los identificaran. Entre líneas alguna palabra, alguna situación de lo que veían en la televisión, lo que leían en los periódicos o lo que escuchaban en la radio: con esto se hacía un código enigmático e intrínseco y una relación especial entre el lector y en este caso el escritor. Por último quiero resaltar que no creo que esto sólo aplique a mi país o a mi continente, sino a otras partes del mundo. No sé cómo fue la opresión en España durante la época de Franco o en América Latina con los dictadores, pero la opresión está en todos lados.

Enrique Vázquez. Milenio Jalisco. Son tres preguntas muy breves: ¿qué le significa recibir este premio? ¿Cuál ha sido su acercamiento con la literatura hispanoamericana? ¿En qué proyectos está trabajando actualmente?

El significado de este reconocimiento es muy especial para mí, porque viene de un mundo lejano para mi persona, lejano geográfica y literalmente: es una prueba y evidencia del éxito de mi obra, de que mi obra ha tenido resonancia y va más allá de las fronteras. Acercarme a lo latino que es lo que más me interesa. El rumano, como ustedes saben, es una lengua de raíz latina; sin embargo, por el hecho de que se encuentra en Europa oriental tiene también cimientos eslavos, turcos y griegos, lo cual en ciertas ocasiones lo convierte en un problema desde la perspectiva de idioma como traducción o para el entendimiento de otras personas.

Sobre el acercamiento con la literatura de América Latina en los sesenta el sistema se abrió de cierta forma, lo cual permitió a los autores latinoamericanos ser traducidos y que pudieran llegar más allá de las fronteras y acercarse a los autores rumanos. Yo quedé desde un principio fascinado con el humanismo que leía en las obras literarias y la situación de personajes también fascinantes. Sabato, Borges, entre otros, me parecieron sumamente interesantes: personajes y tramas intensas, la lucha por la libertad de expresión en todos ellos. Es un mundo que hoy en día también habla de esta esencia latina, se expresan estos autores latinos, y también como bandera para no perder los sueños y para continuar con la creatividad. Creatividad es lo que veo en los autores latinoamericanos.

Mi acercamiento es principalmente con los autores argentinos. La literatura argentina es mucho más cercana a la rumana por sus raíces europeas: se parece mucho a lo que es el continente europeo y esta energía me fascina, la creatividad desde cualquier índole. Para terminar quisiera decir que veo en esta visita a México, a la FIL Guadalajara, una oportunidad de diálogo intrínseco, explícito y también implícito.

Jesús Alejo. Milenio. Sin embargo, maestro Manea, en 2014 vino usted a un homenaje a Octavio Paz a nuestro país y recordando un poco de esa visita sacamos que en aquel momento celebró usted que la caída de los imperios y el disturbio social a veces coinciden con momentos de esplendor literario y creativo. ¿Estamos en momento para el esplendor literario y creativo con lo que está pasando en todo el mundo?

Norman Manea. La de 2014 no fue la única visita que hice a México. Debo decir que fui un feliz invitado, muy honrado, en el año 1990, también para una excelsa conferencia que se dio en aquel entonces llamada “Los olores del comunismo”, dirigida por Octavio Paz. Debo también insistir en el hecho de que fui parte del panel literario, vi la solidez y la contundencia en cuanto a las obras que ahí se presentaban a pesar de los ataques constantes de la derecha extrema de aquel entonces. y también quisiera resaltar que el apoyo del estado mexicano a la cultura y a la literatura. En 2014 me enteré que el gobierno mexicano adquirió una gran cantidad de libros de Octavio Paz para ser presentados ante los alumnos de secundaria y preparatoria. Esto no es común en otros países. Vengo de un país más pequeño y radico en un país enorme que, no por su grandeza, tiene interés o apoyo a la literatura como sí sucede en el caso de México. Por eso espero y anhelo estar ya con ustedes en esta próxima FIL Guadalajara.

Tomado de http://www.fil.com.mx/

No hay comentarios:

'; (function() { var dsq = document.createElement('script'); dsq.type = 'text/javascript'; dsq.async = true; dsq.src = '//' + disqus_shortname + '.disqus.com/embed.js'; (document.getElementsByTagName('head')[0] || document.getElementsByTagName('body')[0]).appendChild(dsq); })();
Con la tecnología de Blogger.