Rincón del poeta

Canto al buen salvaje


Por: Ramiro Lagos



El indio de la conquista,

cual buen salvaje, levanta

su penacho oscurecido

pero con el alma blanca.


El indio no fue tan indio

como mi rima lo canta:

fue un astrónomo y artista

en el reino de los mayas.


El buen salvaje le abrió

cósmicas huellas a Nasca,

dejándole el cielo abierto

a futuros astronautas.


El buen salvaje sin serlo,

las pirámides levanta,

con los templos y los puentes,

y el salvajismo se acaba.


El buen salvaje luchó

contra la cruz y la espada

de la sangrienta conquista

salvajemente con manchas.


Mi verso llega a su punto

y mi rima lo recalca

entre la leyenda negra,

entre la leyenda blanca.

Y ha de verse torturado

el indio y su voz se apaga.

Y el buen salvaje se ve

luchando entre parca y parca

y la leyenda ya es negra

y es ya roja cuando sangra

entre Cortés y Pizarro,

que al indígena masacra.

Salvajemente por oro

Salvajemente por plata


El buen salvaje vio luz

en Jiménez de Quesada

al llevarle a Bogotá

destellos de Salamanca.


El buen salvaje llegó

a ser renombrado. Francia

lo humaniza al evocarlo

y en su humanismo lo enmarca


Mi verso de ritmo bravo

se pronuncia en sus estancias:

que el buen salvaje fue un indio

no tan salvaje en las páginas

de la historia verdadera

del cronista que la narra,

marcando sus huellas épicas,

y su imagen se agiganta

arriba de sus pirámidescara al sol de las Españas.

No hay comentarios:

'; (function() { var dsq = document.createElement('script'); dsq.type = 'text/javascript'; dsq.async = true; dsq.src = '//' + disqus_shortname + '.disqus.com/embed.js'; (document.getElementsByTagName('head')[0] || document.getElementsByTagName('body')[0]).appendChild(dsq); })();
Con la tecnología de Blogger.