Ahora, hablemos de la paz


Por: Jesús Arenas


Voy de paz, retratado en los espejos azules de Colombia, la Grande.

Ciñendo aureolas tricolores enlazadas de luceros y estrellas libertarias;

latidos del tiempo glorifican las hazañas de un pasado hermoso.

Sonrisa, presencia y nobleza de esta tierra buena.

Mecida en su flama ondean los pétalos de estrofas encantadas.

Soy tu eco que retumba cuando el clarín despierta en sus clamores.

Espinas y dardos de veneno pretenden rasgar los sueños adquiridos,

destrozar caminos no es glorificarte.

Me sublevo, cuando la voz alzada e insolente amenaza los remansos de mi paz.

Siento que es la hora y el canto del hombre libre, que ha vivido en mis entrañas;

que debo impulsarme de futuros, a la pesca de la luna con mis manos de atarrayas,

de roció amanecido. No es tiempo de acumular cenizas

ni de borrar semillas; no es tiempo de escuchar los ruidos

infernales de las alas agujereando amaneceres.

Mirarnos en el sol con todos los rostros de mi pueblo campesino,

escuchar la voz cristalina de nuestros niños sin sollozos;

oír el canto de la mujer indígena sin llanto, sin huracanes sombríos.

Sentir la armonía del trino de las aves, surcando nuestro cielo,

sonreír contemplando golondrinas, tejiendo nidos de patria virgen.

Vivir sin las siniestras pisadas extrañas a la medianoche asesinando nuestra historia.

Necesitamos pechos que amamanten patriotismo,

y corazones valientes manando libertades.

¡Viva la paz!... ¡viva Colombia libre!

No hay comentarios:

'; (function() { var dsq = document.createElement('script'); dsq.type = 'text/javascript'; dsq.async = true; dsq.src = '//' + disqus_shortname + '.disqus.com/embed.js'; (document.getElementsByTagName('head')[0] || document.getElementsByTagName('body')[0]).appendChild(dsq); })();
Con la tecnología de Blogger.