La imagen del comandante


Por: Armando Orozco Tovar


Refiriéndose al Che con motivo de la borrada de su imagen de la plaza con su nombre. Un periodista de la radio universitaria de la cual con asiduidad “se le mueve el mapa” con respecto a la revolución bolivariana. Anotó “que el comandante, también había cometido crímenes.”

“Ahí está pintado el colombiano que lo endulza todo”, dijo el Guerrillero Heroico a algunos presentes, uno de los cuales muchos años después recordó la anécdota. Y era cierto porque por estos lados del mapa suramericano no sólo se endulza todo, sino que hasta lo más mínimo se dificulta. Se le pone barreras. Se le alzan muros como los que se levantan por toda la esfera terrestre impidiendo que unos y otros pasen de un lado a otro.

El poeta Borges contaba que, “hasta la Primera Guerra Mundial” se pasaban las fronteras con libertad, como quien anda por entre las habitaciones de una casa.” Esto explica por qué sobretodo los poetas iban y venían con frecuencia en envidiables periplos por el mapa de la región.

José Martí es buen ejemplo, de cómo en busca de la liberación de su isla, recorrió kilómetros en toda clase de vehículos para lograrla. Rubén Darío, el gran poeta nicaragüense, sin un peso llegó hasta Cartagena donde Núñez, que lo admiraba lo nombró diplomático colombiano en Argentina. Vargas Vila fue embajador de Ecuador ante la Santa Sede. En fin, no existían entonces tantas zarandajas para moverse sobre el mapa.

Pero las cosas cambiaron de traje porque la tierra, punto insignificante, se volvió con el capitalismo un peligro mortal para la vida: bombas nucleares sobre ciudades indefensas, veneno lanzado desde el aire con cualquier pretexto, desforestación como si se llevara cada mes al planeta a la peluquería. Matanzas de seres vivos desde el descendiente bípedo del mono, hasta caimanes, insectos y lagartijas. El arrasamiento con redes enormes del plantón y de todas las especies marinas. Dejando el mar negro de ballenas, delfines y cetáceos, para que sus cantos fúnebres adornen los manteles junto a los cuernos de los elefantes y rinocerontes tan apetecidos por los nulos adinerados del mundo.

“¡Abuelito el gobierno mató al hipopótamo!” Gritó el pequeño ante la noticia del crimen del animal por la radio, traído del África con muchas otros por el narco mayor para ornato de su hacienda colombiana. Que al ser muerto su dueño se desbandaron por las riberas del río Magdalena, siendo perseguidos con saña y tecnología puntera, como si fueran invencibles avanzadas insurgentes. Todo se lo come y desbarata el modelo salvaje cuya bandera es la pintura Saturno de Goya devoradora de sus hijos.

La imagen del Comandante Guevara, máximo símbolo de la revolución contra la fiera hidrópica que acaba la vida terrestre, no se debe borrar de ninguna plaza como la derecha de al lado lo hizo, sacando de un recinto los retratos de Bolívar y Chávez.

Alegría de Pío. 20.10.16. 7:05 a.m.

No hay comentarios:

'; (function() { var dsq = document.createElement('script'); dsq.type = 'text/javascript'; dsq.async = true; dsq.src = '//' + disqus_shortname + '.disqus.com/embed.js'; (document.getElementsByTagName('head')[0] || document.getElementsByTagName('body')[0]).appendChild(dsq); })();
Con la tecnología de Blogger.