No todo libro antiguo es incunable: Robinson López, historiador

No. 7580 Bogotá, Lunes 31 de Octubre de 2016 


Mientras unos dan plomo, nosotros damos pluma
Jorge Consuegra



Por: Carlos Castro Arias*. / Bogotá.

¿Sabía usted que en la Biblioteca Nacional de Colombia hay libros que ya existían cuando Cristóbal Colón llegó a América? Son los incunables, libros cuya creación data al periodo de entre 1450, cuando Gutenberg imprimió su primer ejemplar de la Biblia y 1500.

Robinson López es historiador, su trabajo es investigar y catalogar las joyas literarias que posee la biblioteca pública más importante de Colombia. En total son 36 incunables que a su vez suman por lo menos 50 títulos, ya que algunos volúmenes tienen varios títulos.



Lo libros incunables son hechos con papel de trapo o pergamino, escritura gótica que ocupa menos espacio, la mayoría no tienen portada, están foliados y no paginados, escudo de impresión, tienen un “Registrum” o guía para encuadernación, un colofón con los datos técnicos fundamentales y, por supuesto, las claras muestras de que han pasado por muchas manos y dormido de diversos estantes.

La Biblioteca Nacional de Colombia es la cuarta en número de incunables en Latinoamérica, después de México, Brasil y Perú. La mayoría de libros de esta clase que hoy prevalecen, fueron traídos al Nuevo Continente por las comunidades religiosas y sus temas son religiosos, de lingüística y medicina.

Se calcula que entre 1450 y 1500 se hicieron 35.000 ediciones imprimiendo por lo menos 20 millones de ejemplares, los únicos considerados incunables.



En 1767 los jesuitas fueron expulsados de la Nueva Granada y sus libros pasaron a los estantes de la Real Biblioteca pública de Santa Fe, fundada en 1777 para luego convertirse en la actual Biblioteca Nacional de Colombia –la primera en América.

Robinson López revela que la investigación al Fondo Antiguo de la Biblioteca Nacional ha permitido establecer que los incunables no eran todos los que estaban ni estaban todos los que se creía; también que a mediados del siglo pasado se perdieron cuatro o cinco incunables y que en este caso se enfocan las pesquisas.

Se presumen que en el país hay más incunables que pueden estar en Popayán, Tunja y Cúcuta.



El incunable más antiguo en la Biblioteca Nacional es La veracidad de la fe católica de 1480, comprado en 1953. El R13 compuesto por 8 títulos es único en el mundo por lo que es una de las joyas.

Por las fechas en que los incunables fueron creados en Europa, se demerita la afirmación de que los primeros libros impresos en ciudades como Bogotá entre 1738 y 1788 sean considerados también como incunables.

Robinson López concluye afirmando que no todo libro con apariencia antigua es incunable, y que hay muchos incunables que aparentan tener apenas un siglo de existencia




*Carlos Castro Arias. Periodista

**Artículo publicado en la edición 93 de la Revista Libros & Letras: https://issuu.com/librosyletras/docs/lyl_93_web/1?e=1860579%2F39769913

No hay comentarios:

'; (function() { var dsq = document.createElement('script'); dsq.type = 'text/javascript'; dsq.async = true; dsq.src = '//' + disqus_shortname + '.disqus.com/embed.js'; (document.getElementsByTagName('head')[0] || document.getElementsByTagName('body')[0]).appendChild(dsq); })();
Con la tecnología de Blogger.