Poetas de la tierra


Por: Campo Elias Narvaez*


Son poetas santandereanos nacidos en las décadas de los cincuenta y los sesenta, sensibles a su tiempo y al espacio que los vio nacer y crecer y que ahora en estas páginas que se nos vienen encima, no dejan escuchar los jadeos con los que se expresa su tierra y la tierra. Lo local y lo global. Lo local como trasunto vital y estético que recoge la entraña de las gentes, los paisajes y los modos de compartir la cotidianidad en unos tiempos ya idos, y en los mismos que transcurren ahora. Lo global como inserción en el complejo mundo de la sociedad informatizada donde nada que lo que ocurre allá nos deja incólumes acá. Todos dependemos de todos y nuestras sociedades son y se hacen cada vez más interdependientes. El futuro de la humanidad y de nuestro planeta es al fin y al cabo el mismo, y a todos nos compete igual. La globalización con todo su enjambre de ensoñaciones y ansias irrealizables podrá, si acaso, convertir al planeta en una vitrina comercial o en una aldea, la famosa “aldea global” de la que nos hablara McLuhan. Pero no podrá ocultar, sin embargo, y hay pruebas al canto, las expresiones culturales más nítidas de nuestros pueblos, nuestros modos de sentir, de percibir y de expresarnos a nuestro gusto y a nuestra manera por más que lo intentare. La sustancia misma de nuestras identidades culturales, que las hay, se encargará de preservar y en último caso de matizar la expresión de estas presencias que son a la vez trasunto de nuestras ausencias. El mundo de los afectos, de las sensaciones y el de las formas inéditas de expresión también son nuestro mundo.

Digo, el de los poetas y de los artistas en sus múltiples posibilidades de manifestación al ejercer su derecho a la libre expresión de su vocación creadora. Estos poetas, de los que hacemos referencia, están en la plenitud de sus vidas y de seguro en su infancia escucharon hablar del primer hombre en el espacio, Yuri Gagarin, y de la llegada de otro, Neil Armstrong, a la luna. Y de toda la parafernalia de la conquista del espacio. Quizás también de la revolución cubana y de los aires de profunda renovación social y económica que nos quedamos esperando. Y de seguro de los Beatles y de todas esas melodías y sonidos antes inexpresados. Tal vez bailaron el twist y se deleitaron con los sones de las nacientes baladas latinoamericanas. De seguro se conmocionaron con el asesinato de John Kennedy y con la irrupción de esa torrentosa novela que se llamó Cien años de soledad. Estas y otras novelas de su época les dieron el privilegio de nacer esa corriente estética de la literatura que luego trascendió con el pomposo nombre del “boom” de los escritores latinoamericanos o del “realismo mágico” como lo acuñara por esos tiempos Alejo Carpentier. Son poetas de nuestro tiempo, decíamos. Reporteros de las antiguas y de las nuevas sensibilidades. Pregoneros de la subjetividad, porque el universo de la poesía va más allá de los registros mecánicos y físicos de la tan cacareada objetividad. Y porque el mundo de las subjetividades e intersubjetividades también es el suyo y es su reino. Por estas y por otras razones nos hablan de sentimientos, de sensaciones, de formas vivaces de percepción y expresión. Del dolor y el amor. Nos susurran con sus versos visiones de mundos diversos y posibles. Nos hablan casi de todo. Del amor y la soledad: “las rocas suplican y nadie las oye”, nos dice uno de ellos. Otros nos lanzan una proclama acerca de “la blancura luminosa de tus calles empedradas de silencio” porque este mundo saturado de tecnologías de la información se está quedando incomunicado. Y la soledad de las urbes y los inmensos conglomerados abruma y genera versos como los enunciados y hasta canciones y divertimentos tecnológicos. Son poetas nacidos no hace mucho entre las sombras y las faldas de estas breñas santandereanas que nos sugieren abismos y distancias. Una geografía en fin que pareciera hacernos inaccesibles a quien nos contemple desde otras latitudes pero que permite al mismo tiempo que surquen en sus cimas ríos tormentosos y ríos apacibles que hacen posible la vida, la comunicación y la esperanza. “Un paisaje desolado era la palabra”, leemos en uno de estos versos. Y esta desolación que puede remitir por igual al espinazo de nuestras cordilleras o a los profundos precipicios donde se pierde la vista en lontananza, sugiere a la vez que la palabra misma como esencia creadora la que puede ser la vez espinazo y precipicio de universos enunciados, creíbles y posibles. De mundos realizables. La poesía, una vez más, se abre paso entre el tráfago de las noticias cotidianas. Entre el intermedio de un partido de fútbol y una telenovela. Ella, esquiva unas veces, audaz otras, recoge briznas de realidad por aquí, sueños y esperanzas por allá. Puede que por momentos se sienta ausente o innecesaria pero esta capacidad de trascender y de trascendernos nos la vuelve vital y la convierte en el oxígeno que sacia nuestras ansias de infinito. Sus estéticas literarias son las de siempre pero también las de ahora, las que corresponden a las nuevas propuestas de las tecnologías de los medios masivos y a las nuevas sensibilidades y formas de percepción o tecno-perceptivas. La televisión a color, los videos musicales, el mundo de lo digital y ahí, por esos parajes, del internet. Por igual se dan en sus palabras sentimientos que hunden sus raíces en la misma noche de los tiempos. El amor y la pasión, la soledad y el erotismo. El día y la noche. La complejidad del urbano se nos da y nos matiza en analogías como “amaba a la ciudad, tanto como tu cuerpo”. Mientras envasan las útiles impresiones mass-mediáticas de la iconografía contemporánea en versos chispeantes como cuando aluden a “luego de muerto Andy Wahol se ha puesto de moda Marílyn Monroe…”. Pertenecen estos poemas a hombres de nuestro entorno, de nuestra tierra, amamantados por una misma urbe. El inicio de un nuevo siglo, los sucesos del 11 de septiembre, los comienzos de un nuevo gobierno, que ojala no sea otro más, los recientes descubrimientos en el campo de la biotecnología, el genoma humano, para citar un caso reciente, tal vez estén cambiando el mundo o nuestras realidades inmediatas sin que nos demos cuenta o dándonos cuenta con el entrecejo pesimista. Pero el arte seguirá ahí. Actor y protagonista de nuestro tiempo, testigo sensible de nuestros pálpitos. Quizás tantas desgarraduras en nuestro tejido social reclamen con urgencia el bálsamo purificador de las palabras, de estas palabras que esperan ser recorridas por estos ojos, por todos nuestros ojos.

*Escritor y Comunicador Social.

Texto enviado por Antonio Acevedo Linares.


Referencias

-Antonio Acevedo Linares (Poeta, ensayista y profesor universitario) Ha publicado: Arte Erótica, 1988.Seis Plegables de poesía.Los girasoles de Van Gogh, 1999,Antología Poética (1980-1999).Vol 1.Atlántica, 2004,Antología Poética, (1980-2004) Vol 2. CD de Poesía de viva voz, 2004. En el país de las mariposas, 2007,Antología Poética, (1980-2007) Vol 3.Por la reivindicación del cuerpo y la palabra, (Reseñas criticas)2008.La pasión de escribir, 2013.La poesía está en otra parte, 2016.

-Julio César Correa Díaz(Poeta, dibujante y profesor universitario).Ha publicado:El altar de los oficios, 1999. Autorretrato con girasoles, 2000. Rizoma, nueve maneras de fabular el mundo (ensayo) 2002.Mientras pasa la tarde, 2004.Bajo el sol de Marzo.2010.

-Guillermo Velásquez Forero(Poeta y profesor universitario).Ha publicado:Itinerario del exiliado, 1993,Militante sin reino, 1994,Luz de fugas, 1996 (ficciones), Los evadidos (cuentos), 1995,El gesto de la huella, 1997.

-Hernán Vargascarreño(Poeta, traductor y profesor.Ha publicado:Plural, 1993. Almejas del tiempo.Poemas de Edgar Lee Masters (Traducciónes) 2003. País intimo, 2003.Quién mora en estas oscuridades.Poemas de Emily Dickinson,(Traducciones) 2007.

-Claudio Anaya Lizarazo(Poeta y cuentista.)Ha publicado:Evocación del espacio, (poesía) 1999.La palabra fundadora (Ensayo) 2001. Bumangueses (cuentos) 2005.Gajes de oficio, 2011. En Bitácora de los talleres literarios en Colombia. (Ministerio de Cultura, 2000) se publicó su ensayo Teoría y praxis del taller literario.

No hay comentarios:

'; (function() { var dsq = document.createElement('script'); dsq.type = 'text/javascript'; dsq.async = true; dsq.src = '//' + disqus_shortname + '.disqus.com/embed.js'; (document.getElementsByTagName('head')[0] || document.getElementsByTagName('body')[0]).appendChild(dsq); })();
Con la tecnología de Blogger.