Juan Pablo Villalobos gana el Premio Herralde por ‘No voy a pedirle a nadie que me crea’



El jurado compuesto por Salvador Clotas, Paloma Díaz-Mas, Marcos Giralt Torrente, Vicente Molina Foix y el editor Jorge Herralde le ha otorgado al mexicano Juan Pablo Villalobos el XXXIV Premio Herralde de Novela por su obra No voy a pedirle a nadie que me crea, presentada bajo el seudónimo de Somiatruites. Villalobos recibirá un premio dotado de 18.000 euros.

No voy a pedirle a nadie que me crea, la frase del título es también la advertencia que los distintos narradores y personajes de la novela lanzan con frecuencia en esta historia, en la que lo corriente se transforma en un delirio, en la que lo raro acaba siendo normal y en la que el lector es invitado a reírse. El protagonista tiene el mismo nombre que el autor, Juan Pablo Villalobos y, como él, llega a Barcelona becado para escribir su tesis doctoral, en este caso con su novia. La novela arranca con su primo, que ya de chico apuntaba maneras de estafador, y que ahora mete al protagonista en un lío monumental, “un negocio de alto nivel”, que convierte su estancia en Barcelona en una especie de novela negra de humor también negro.

Por sus páginas, explicó Villalobos, desfilan una variopinta fauna de personajes como mafiosos peligrosos -el licenciado, el Chucky, el chino-; una novia, Valentina, que lee Los detectives salvajes, que está al borde la indigencia y no se entera de nada; Laia, cuyo padre es un político corrupto de un partido nacionalista de derechas; un okupa italiano que se ha quedado sin perro y un pakistaní que simula vender cerveza para no levantar sospechas.

Para complicar aún más la trama, aparece una segunda Laia, que es mossa d’esquadra pelirroja; una perra que se llama Viridiana; una niña que recita versos de Alejandra Pizarnik y hasta la propia madre del protagonista, melodramática, orgullosa y chantajista como en una buena telenovela mexicana.

En la 34 edición del Premio Herralde, la obra del argentino Federico Jeanmaire, Amores enanos, quedó finalista.



Juan Pablo Villalobos (México, 1973) ha investigado temas tan dispares como la ergonomía de los retretes, los efectos secundarios de los fármacos contra la disfunción eréctil o la excentricidad en la literatura latinoamericana de la primera mitad del siglo XX. Anagrama ha publicado todas sus novelas, traducidas a más de una docena de idiomas. Fiesta en la madriguera: «Un ataque deliberado y salvaje a las convenciones de la literatura» (Adam Thirl-well); «Basta el laconismo de esta novela para enamorarse de ella» (Der Spiegel); «El efecto paródico acumulativo de esta novela es escalofriantemente poderoso» (Sunday Times); Si viviéramos en un lugar normal: «”Corta, brutal y divertida” es el triple mandamiento de la novela moderna tal y como la concebía nuestro héroe B. S. Johnson, y el libro de Villalobos cumple la máxima» (Kiko Amat); «La realidad más brutal se vuelve delirante» (J. A. Masoliver Ródenas, La Vanguardia); «Bebe de las fuentes de Bohumil Hrabal, César Aira, Alfred Jarry y Jorge Ibargüengoitia; es decir, de las fuentes del humor delirante» (Patricio Pron); y Te vendo un perro: «Un profundo sentido del humor, a veces grotesco, otras sutil, surrealista… siempre ingenioso» (Iñigo Urrutia, El Diario Vasco); «Una historia condenadamente buena. Tiene el ojo de un novelista para los detalles, el de un pintor para las imágenes y el de un poeta para los giros verbales» (Kirkus Reviews).

No hay comentarios:

'; (function() { var dsq = document.createElement('script'); dsq.type = 'text/javascript'; dsq.async = true; dsq.src = '//' + disqus_shortname + '.disqus.com/embed.js'; (document.getElementsByTagName('head')[0] || document.getElementsByTagName('body')[0]).appendChild(dsq); })();
Con la tecnología de Blogger.