La edad perfecta para leer


Por: Cj Torres / Cartagena de Indias.


Tal vez era 1993, o 1994, no estoy muy seguro, cuando me encontré por primera vez, cara a cara, frente a frente, y sin un adulto presente, con un libro no infantil. Recuerdo su título muy bien, La Estrategia del Dominó y por supuesto también recuerdo de que trataba, relataba la historia de un hombre traicionado por sus propias ansias, pues luego de ser liberado y librado de una condena a cambio de cometer un asesinato, hace hasta lo imposible para deshacerse de dicho encargo y no cumplir el acuerdo. Novela policiaca, negra como dirían los expertos, y con cada hoja repleta de intriga, pues bien, yo debía tener 9 o 10 años máximos cuando la leí.

También tuve un profesor, lector empedernido, se jactaba de decir que había leído más de diez mil libros en toda su vida, y yo personalmente le creía, pues recordaba nombres, fechas, lugares, tramas, y frases de libros que uno apenas conocía. Una vez, aprovechando que la situación lo ameritaba, le pregunté cuál era la edad perfecta para iniciar a leer libros de literatura, y él, en una atinada frase me contestó: toda persona que quiera formarse como un buen lector debe iniciar por el principito, en una clara reverencia a la obra de Exupéry, y no es desacertado pensarlo, El Principito, es uno de los mejores libros en la historia de la humanidad, escrito con una simpleza maravillosa ideal para iniciar a los nuevos lectores.

Entonces, basándome en mi propia experiencia y en las aseveraciones de mi profesor, no me fue fácil llegar a la obvia conclusión, de que ningún niño es parecido a otro, todos tienen su propio ritmo de aprendizaje, y por supuesto, su propia forma de acercarse a la literatura. También recuerdo a una amiga de biblioteca, de la que con solo 11 años ya leía historias de vampiros, demonios y hombres lobos, lo que nos habla sobre la variabilidad en cada niño y/o adolescente con respecto a la lectura.

Dicen los expertos, que a los cuatro, cinco o seis años, los niños no son lo suficientemente maduros como para responder adecuadamente al proceso cognitivo. “Cada niño tiene su propio ritmo de aprendizaje, pero cuando son forzados para aprender la lectoescritura a corta edad, se los está adelantando a una etapa que no corresponde”. Los psicopedagogos insisten en que deberían aprender a leer a los ocho años, porque hay un proceso emocional que acompaña la lectoescritura.

En conclusión, y enmarcado en una opinión personal, considero que a los niños hay que dejarles escoger los libros con los cuales quieren comenzar a soñar, a imaginar mundos diferentes y con los cuales desean aventurarse en otras realidades. Es cierto también, que deben ser responsables con su plan lector, o con las lecturas que le sugieren en la escuela, sin dejar de lado su afición. De igual forma, el papel de los padres es muy importante, pues uno se convierte en un guía, en alguien que muestra el camino sin censurar al caminante.

No hay comentarios:

'; (function() { var dsq = document.createElement('script'); dsq.type = 'text/javascript'; dsq.async = true; dsq.src = '//' + disqus_shortname + '.disqus.com/embed.js'; (document.getElementsByTagName('head')[0] || document.getElementsByTagName('body')[0]).appendChild(dsq); })();
Con la tecnología de Blogger.