El Payaso Blanco

No. 7661 Bogotá, Domingo 12 de Febrero de 2017 



Mientras unos dan plomo, nosotros damos pluma
Jorge Consuegra





La fuerza de una imagen puede ser de tanta intensidad que se queda incrustada en la memoria y aunque parezca olvidarse, retorna para mostrarnos el arte de la literatura.

El Payaso Blanco es para mí una de las mejores imágenes usadas como estrategia de un escritor para enviar un mensaje, premonitorio y aterrador en este caso.

El Payaso Blanco ni siquiera es descrito por RayBradbury en su obra Fahrenheit 451, pero al incluirlo en un diálogo del personaje principal y su esposa, y en tan solo cuatro líneas, refleja la preocupante circunstancia de una sociedad que tiene objetivos de vida tan frívolos como esperar a ver un programa de televisión.

En el diálogo, la mujer habla de la hora de su aparición, de su necesidad por verlo en la pantalla y saber qué va a hacer para el público, aleccionado, aunque no lo comprendan.

Para la mujer y sus amigas ver ese programa significa cumplir un requisito indispensable para ser aceptadas en su sociedad.

Como si estuvieran cubiertas por un velo, controladas por un sistema cuyo propósito es no dejar pensar como individuo y que para ello aplica el macabro plan de quemar todos los libros que sean hallados en manos de ‘peligrosos’ lectores.

Y he ahí una de las características que hacen de Fahrenheit 451 una obra maestra, al insinuarle al lector que identifique sus actuales payasos blancos o realities o reinados o partidos de fútbol o noticieros llenos de mentiras o falsos mesías o… etc… etc…, una lista de etcéteras embutidos en la gente con instrumentos mecánicos muy bien elaborados.

Las palabras de autores como Bradbury nos llevan a situaciones o mundos llenos de fantasía; pero a la vez tan reales que nos confunden, nos hacen pensar si en verdad no estamos viviendo la historia en un libro abierto por un lector sorprendido.


Por: Néstor Raúl Bautista M. / Bogotá

No hay comentarios:

'; (function() { var dsq = document.createElement('script'); dsq.type = 'text/javascript'; dsq.async = true; dsq.src = '//' + disqus_shortname + '.disqus.com/embed.js'; (document.getElementsByTagName('head')[0] || document.getElementsByTagName('body')[0]).appendChild(dsq); })();
Con la tecnología de Blogger.