La obra pictórica de Omar Rayo se presenta en NH Galeria, Cartagena

No. 7697 Bogotá, Lunes 20 de Marzo de 2017 



Mientras unos dan plomo, nosotros damos pluma
Jorge Consuegra



Cartagena de Indias / Colombia.

La Galería NH de Cartagena presenta, a partir del 16 de marzo, 20 cuadros importantes tardíos de Omar Rayo que exponen tanto la evolución de una obra que se mantuvo vigorosa hasta el fin, como las características que la han hecho única e identificable durante los más de 60 años de su carrera artística.

Su obra presenta en cada una de sus etapas una variedad de propuestas estéticas y técnicas tan originales como sorprendentes. Demuestra además innovaciones de avanzada para su época. La obra de Rayo no es estática, ni repetitiva; fluye a grandes pasos de una fase a otra. Mantiene siempre su individualidad con una actitud abierta a la experimentación y a las corrientes intelectuales y estéticas de su momento.

En los últimos años de su vida, Omar Rayo ofrecía cada año una nueva serie de obras para su Museo en Roldanillo. Seis de las series pintadas después del año 2000 están representadas en esta exposición: “Criaturas abisales”, “Corteza del arco iris”, “Crisálida del arrebol”, “Mullidas huellas del viento”, “Mateo´stoy” y “Tizón, fósil del fuego”. Como una de las características inconfundibles de este artista ha sido siempre el juego entre elementos contrarios, se dedicó en esa década a la exploración del uso del color e igualmente, al contrario, del blanco y negro. Rayo es siempre tan abstracto como concreto, tan riguroso como sensual, tan místico como lúdico, tan claro como oculto, tan sombra como luz. Juega con sus propias contradicciones y esta dialéctica ha sido una de las constantes en su obra. Omar Rayo es inconfundible porque es un poeta del oxímoron.

Desde sus comienzos Rayo examina el efecto del sombreado o de la falta de él que conlleva la búsqueda de la illusion del volumen en la pintura. El temprano hallazgo de los lienzos irregulares, de los que se exhiben dos, como vehículo para las imágenes en los 60 siguió siendo una preocupación hasta el siglo XXI. Uno de los temas que nunca lo abandonaron eran las cintas dobladas, entrelazadas, tejidas, anudadas que formaban figuras tan geométricas como concretas.

En la serie Criaturas Abisales (2001) investigó la gama de colores entre el azul y el verde, como elementos de la composición, basándose en seres misteriosos del las regiones abisales de los océanos y especialmente las miríadas de azules y verdes del mar Caribe.

“Corteza del arco iris” (2004) es multicolor. El título es una metáfora curiosa, una imposibilidad en el mundo real. El esquema geométrico del cuadro que da origen a la imagen poética. El arco iris es diáfano, efímero y su geometría se limita a los arcos concéntricos.

“Crisálida del arrebol”, (2005) opera entre la posibilidad y la imposibilidad en pinturas multicolores, algunas reticuladas con blanco y negro. Los colores siguen siendo franjas, superficies dobladas o nudos, que flotan sobre un fondo negro. “Crisálida”, es un homenaje a un fenómeno vallecaucano. Los colores del atardecer en Roldanillo son mucho más que los rojos, naranjas y rosados normales. Pueden adquirir tonos verdes reflejados de la cordillera. El concepto poético reside en la idea que el color de un atardecer se contiene primero como una mariposa en una crisálida que se transforma mientras deja traslucir los tonos que soltará cuando el sol se ponga. Es una de las series más líricas del artista. Las mariposas en potencia flotan y danzan, se enrollan y se desenrollan contra la oscuridad venidera o la red que las atrapa.

En “Mullida huella del viento”(2006), una de las más innovadoras de las series del siglo XXI, Rayo trabaja con el blanco y negro y busca nuevas maneras de expresar el volumen ilusorio. La metáfora de “Mullida huella del viento” se refiere a la fuerza invisible que altera la superficie de las sábanas colgadas, la impresión del soplo invisible del viento.

“Mateo’s Toy” (2008) es también multicolor. Su título no es metafórico sino literal. Son juguetes inventados por un abuelo mago para su nieto Mateo. Tubos, cubos, ringletes, estructuras fantásticas para los ojos de un niño. El Rayo ilusionista nunca ha estado más presente. Combina rectángulos, cuadrados, triángulos, que son y no son reales. Lo lúdico es esencial a toda su obra y el trompe l’oeil es una magia que da origen a su arte óptico en igual medida que su contacto con los pintores cinéticos y el op en los 60s en Nueva York. Los aviones de papel, ringletes y buscaniguas de su infancia antecedieron a su descubrimiento del origami japonés al que dedicó mucha atención desde los 60s y a los juguetes de Mateo’sToy del nuevo milenio. La originalidad de Rayo nació con él y creció en una infancia que él retoma una y otra vez durante su carrera artística ofreciéndola a sus seres queridos.

“Tizón, fósil del fuego” (2010), fue la última serie de su vida, representa un retorno al rojo con blanco y negro, un color dramático colmado de leyendas, símbolo de cosas tan contradictorias como tremendas.

Las composiciones de Rayo nacen de un largo proceso de desarrollo. Cada cuadro contiene al siguiente en potencia. Más sabemos de la historia del arte de Rayo, más podemos identificar uno de sus motivos recurrentes y mirar en qué ha evolucionado. Nada en ella es arbitrario, sino que corresponde a un ímpetu creativo que depende de la mente, del alma y del corazón de su creador. La pasión es palpable en una obra de Rayo.

Omar Rayo nació en Roldanillo, Valle del Cauca, en 1929 y murió en Palmira en 2010. Fue reconocido tanto en Colombia como en Nueva York por su estilo original, geométrico sin ser abstracto, reinventando formas de la cultura precolombina y volviéndolas contemporáneas. A lo largo de su carrera tuvo mas de 200 exposiciones individuales. En 1981 estableció el Museo Rayo en Roldanillo el cual sigue llevándole a la población importantes exposiciones tanto nacionales como internacionales.


Omar Rayo

El Rayo que no cesa, siglo XXI

Fecha: 16 de marzo hasta el 28 de mayo, 2017

Lugar:

NH Galería

Centro, Callejón de los Estribos,

Esquina Playa de la Artillería,

Carrera 2 No. 33-36, Cartagena de Indias

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.