Lucha por la condición de mujer

Simon Weil

Por: Eugenia Castaño B.


Durante la guerra civil española hubo una corriente de mujeres extranjeras entre ellas muchas escritoras, artistas, dramaturgas y hasta personajes de la nobleza que se sintieron atraídas por lo que acontecía en la guerra, tantos abusos de poder que se vieron en la obligación moral de contribuir al cambio; es así como algunas de ellas se reclutaron en el frente militar contra los fascistas y dieron su vida, esta aportación aunque tuvo una muestra de heroísmo notable no se prolongó en el tiempo, mientras que la mayoría de estas mujeres extranjeras se unieron a una red de solidaridad ayudando a los heridos y enfermos, hecho de gran importancia por esos años, estas mujeres escribían importantes relatos y documentos con sus propias impresiones acerca de lo que experimentaban.

Fueron testigos de las atrocidades cometidas con los civiles, los niños, los ancianos y las mujeres por parte de los fascistas y también el desenfreno por parte de los comunistas; varias escritoras norteamericanas entre ellas Lilian Hellman, Dorothy Parker que estuvieron alojadas en el Hotel Florida donde estuviera también el ya reconocido Ernest Hemingway, se comprometieron con la causa, narraron las vivencias y el valor de los soldados republicanos. Josephine Herbst escribía sobre el valor de las mujeres campesinas, cómo soportaban con dignidad todos los abusos a que eran sometidas, la futura esposa de Hemingway, Martha Gelborn quien después de esa guerra se convirtió en excelente reportera de acontecimientos bélicos.

Simon Weil escritora francesa que después de ayudar al ejército republicano regresó a su país desilusionada por apoyar a los republicanos siendo testigo de actos atroces y arrepentida de contribuir de forma indirecta a más muertes. La australiana Mary Low fue combatiente anarquista y narraba todas las aventuras que debían vivir las mujeres para poder hacer sus prácticas militares, luego en sus escritos también describía la crueldad de la guerra; la poetisa y duquesa inglesa Katherine Atholl, de procedencia conservadora trató por todos los medios para que apoyaran a la España republicana, pero consiguió solamente ayuda humanitaria. Un planteamiento interesante fue el de la escritora británca Virginia Wolff quien escribe acerca de la idealización de los jóvenes que defienden una causa y la ignorancia de la realidad, punto de vista que puede aplicarse a cualquier movimiento que se sigue sin tener la suficiente información y muchas de las veces se torna en una moda que ejerce el efecto de la ola y de la sugestión colectiva. O cuando se sigue un líder o movimiento por simpatías y razones más de forma que de fondo.

Virginia Woolf


Parece un cuadro similar a lo que ocurre hoy día en distintos escenarios del “mundo civilizado”, el eje central de recordar este lapso de la historia, es hacer notar cómo las mujeres unidas han podido y pueden conseguir ser fuertes y sobreponerse a su condición como amas de casa, esposas, madres y mujeres delicadas de vestido y alhaja; también reflexionar sobre el hecho de haber sido actores cruciales en el heroísmo y cambios en distintas etapas de la historia, en ocasiones y según culturas han estado marginadas a los designios de quienes poseen el poder pero en otros sucesos se han unido a causas que han creído justas y efectivamente su gestión ha sido significativa en movimientos necesarios en sus sociedades; en otros momentos al ver que los ideales de alguna causa no coinciden con la realidad han tenido la sabiduría de retractarse o hacer un cambio y actuar en consecuencia.

Las mujeres han sido vehículos de Solidaridad y Paz cuando se ha necesitado su trabajo para reconstruir el mundo después de las barbaries.

Hoy existe un velo de fariseísmo en el que las mujeres tanto en el mundo subdesarrollado como en el llamado desarrollado se tienen reducidas a los roles que han venido desarrollando en toda la existencia de la humanidad, sigue creciendo el número de mujeres que deben desempeñar estos papeles que les toma la mayor parte de su tiempo en función de otros, pero a la vez destinar lapsos y energía para poder desarrollar sus intereses personales, profesionales y de vocación, lo que les supone un enorme esfuerzo psicológico y físico.

Las que tienen un gran desahogo económico y social pueden soslayar posibles obstáculos pero no es la regla general para el mayor número de mujeres en el mundo. Aunque no siempre las limitaciones son de carácter financiero, muchas veces está un impedimento sutil psicológico, social o afectivo que ellas deben superar para poder cumplir con sus objetivos.

Recordando al grande, Gabriel García Márquez cuando se quedó solo en Europa, sin dinero pero aún así pudo escribir en medio de gran sacrificio El Coronel no tiene quien le escriba, sería excelente hacer el ejercicio de pensar si hubiera sido una escritora, madre y esposa o así fuese soltera quien se encontrara en estas circunstancias, hubiera sido extraterrestre el mérito.

Las mujeres son más que dos huesos con distractores para revistas de moda, educando a sus hijas para ser un producto frívolo, apetecible y desechable después del periodo de consumo, o para servir y satisfacer todos los requerimientos de un marido a cambio de un título social; aclarando que estas dos circunstancias están lejos, a años luz, de lo que significa la loable vocación de esposa, compañera o madre fundamentada en el amor y la responsabilidad de pertenecer al vital núcleo de la familia para una sociedad y su papel en la historia.

Ahora, aquí, donde cada una se encuentra es crucial, a veces cuesta emerger porque la fuerza anuladora y egocéntrica corta las alas. ¡Atentas! porque la fuerza en mención no siempre es masculina, también son mujeres con mirada corta u oscura; siempre se puede florecer resistiendo y dejando que brote esa capacidad enorme que existe dentro, quizá sea útil aclararse el para qué y el por qué de la ubicación de las mujeres en el momento histórico actual

No hay comentarios:

'; (function() { var dsq = document.createElement('script'); dsq.type = 'text/javascript'; dsq.async = true; dsq.src = '//' + disqus_shortname + '.disqus.com/embed.js'; (document.getElementsByTagName('head')[0] || document.getElementsByTagName('body')[0]).appendChild(dsq); })();
Con la tecnología de Blogger.