Curiosidades bibliográficas: Marco Polo, Umberto Eco, Oscar Wilde

No. 7709 Bogotá, Sábado 1 de Abril de 2017 



Mientras unos dan plomo, nosotros damos pluma
Jorge Consuegra





  • El libro de viajes de Marco Polo, Aventura de la libertad, fue escrito en la cárcel de Génova.


  • George Bernard Shaw de acuerdo con Roger Scruton: “Ni siquiera el accidente poco relevante de la completa ignorancia lo disuadiría de redactar una opinión definitiva sobre cualquier tema”.


  • Aprender a leer en árabe es particularmente difícil. Según un nuevo estudio realizado por investigadores de la Universidad de Haifa en Israel, esta dificultad podría deberse a la estructura del cerebro, que en un principio tiene problemas para separar las letras árabes. Concretamente, parece que la lectura del idioma árabe parece sobrecargar el lado derecho, lo que frena el aprendizaje. Uno de los principales desafíos es localizar el número y posición de los puntos que se colocan por encima o por debajo de muchas letras árabes. Los investigadores ahora esperan usar sus hallazgos para ayudar a los alumnos a aprender mejor el idioma


  • Allen Ginsberg decía que escribía porque le gustaba cantar cuando estaba solo y porque no tenía ninguna razón, porque no tenía un por qué, y porque era la mejor manera de expresar todo lo que le viene a la mente en el espacio de un cuarto de hora o de toda una vida. 


  • Umberto Eco dijo que sus hijos habían crecido y ya no sabía a quién contarle sus historias. 


  • Juan Marse dijo que escribía novelas por puro placer estético, esto es, para sentirse vivo, para crear criaturas imaginarias, y con la vida que no pudo vivir, conjurar así la nada y el olvido, como una forma de la felicidad, y que escribía para sobrevivir a su infancia y salvar de la nada algunas imágenes, algunos sentimientos y emociones de la infancia. 



  • “Me cuesta trabajo encontrar libros que realmente me interese leer. Cuando los encuentro, no quiero que se acaben nunca”. Franzen.


  • Miguel Otero Silva dijo que escribía porque no pudo ser ni concertista, ni pintor, ni abogado, ni ingeniero, ni deportista, ni guerrillero, ni militante del Partido Comunista, ni orador parlamentario, ni senador.


  • Oscar Wilde dijo sobre George Bernard Shaw: “No tiene ningún enemigo en este mundo, y ninguno de sus amigos lo quiere”.


Por: Jorge Consuegra (Q.E.P.D.)


No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.