La última entrevista al Gabo



Por: Dulce María Ramos* / Venezuela.


El periodista español Xavi Ayén, quien escribe desde el año1991 en el diario La Vanguardia, nos cuenta cómo fue entrevistar al Premio Nobel

La pasión del periodista español Xavi Ayén por la literatura empezó en su adolescencia el día en que su nueva profesora de literatura le mandó a leer La increíble y triste historia de la cándida Eréndira y su abuela desalmada. Emocionado por el descubrimiento y mientras sus compañeros de clases jugaban fútbol, Ayén se fue al cementerio que estaba al lado del colegio para realizar su lectura en silencio y así descubrir el realismo mágico de Gabriel García Márquez. Ese primer contacto con literatura del otro lado del charco y vivir en Barcelona, ciudad que por muchos años sirvió de refugio a muchos escritores latinoamericanos, hizo aumentar su interés por el fenómeno del “boom”, tanto que durante su carrera como periodista literario emprendió un proyecto sobre sus integrantes, quería escribir un libro que tenía como premisa retratar una biografía más humana del grupo y la relación entre sus integrantes.

Sin embargo, algo impedía la culminación de ese libro y su entusiasmo se perdía; ¿la razón? no lograba con seguir al representante más importante de este movimiento: Gabriel García Márquez. A pesar de coincidir con el autor colombiano en una fiesta en Barcelona, no logró nada. Para suerte de Ayén su amistad y cercanía con Carmen Balcells, la gran agente literaria y figura clave del “boom”, superó ese escollo, consiguiendo la última entrevista que el nobel concediera a un periodista.


Ayén se sentía como en una película de espías, no sabía que contenía la maleta, tampoco tenía día para su encuentro con García Márquez, debía llegar al hotel y esperar una llamada. Al segundo día suena el teléfono, era Mónica, la secretaria de García Márquez, para indicarle que debería llegar en una hora y que anotara la dirección.


En diciembre de 2005, un día antes de Navidad, inició la travesía. Balcells le entrega una carta con las indicaciones de hotel y vuelo para que se reuniera con García Márquez en México; la única condición era que el periódico debería pagar todos sus gastos. Contento con la aprobación de su editor, llegaba la primera mala noticia: “He hablado con Mercedes Barcha, su esposa, y hemos quedado que tú le llevarás una maleta con mis regalos de Navidad y una vez que él abra la puerta, empiezas a hacerle preguntas, ¿a ver qué pasa?”. Ante esto, Ayén se llenó de angustia, si regresa de México sin la entrevista era casi seguro que su diario lo despediría, miedo que causaba risa a Balcells, quien se limitaba a decirle que si lo despedían, lo contrataba en su agencia.

Ayén se sentía como en una película de espías; no sabía qué contenía la maleta, tampoco tenía día para su encuentro con García Márquez, debía llegar al hotel y esperar una llamada. Al segundo día suena el teléfono: era Mónica, la secretaria de García Márquez, para indicarle que debería llegar en una hora y que anotara la dirección. Tomó un taxi y es recibido por una señora de servicio. Luego de una larga espera de dos horas, García Márquez lo recibe: “¿Cuánto le han pagado a mi mujer para que le reciba? Ya que ha venido de tan lejos… Dispare. La conversación duró tres horas y media; Ayén se encontró con un García Márquez aún lúcido y, como era ya su costumbre, no le permitió usar la grabadora.


Ayén recientemente volvió a publicar su encuentro con el Nobel en el libro La vuelta al mundo en ochenta autores; sin embargo los lectores pueden aún disfrutarla en la página web del diario.


Después que García Márquez revisó la entrevista, fue presentada en febrero del año 2006 en el diario La Vanguardia de España con el título “He dejado de escribir”. Ayén recientemente volvió a publicar su encuentro con el nobel en el libro La vuelta al mundo en ochenta autores; sin embargo los lectores pueden aún disfrutarla en la página web del diario. Una conversación donde García Márquez habla de su primera computadora, la biografía que en ese momento estaba escribiendo Gerald Martín, la violencia en Colombia, su pasión por el cine y una confesión que en su momento desilusionó, y aún desilusiona, a sus lectores: no habría segunda parte de Vivir para contarla, sus memorias. Aquí citamos un extracto de esa entrevista que vale la pena leer como cierre de este periodista que, siguiendo su intuición y una buena estrella, logró que quedaran para la posteridad las últimas reflexiones del Gabo: “De repente, suena el teléfono, y el escritor pronostica: «Seguro que es Carmen Balcells...» Mercedes descuelga y, en efecto, al otro lado del aparato, habla la agente literaria más famosa de la tierra. El escritor se ríe con ganas: « ¿Ven? No tiene sosiego. No se le escapa nada, sabía que estábamos hablando con ustedes... Nos tiene más controlados que nunca»”.




La vuelta al mundo en 80 autores

Autor: 
Xavi Ayén

Género:
Entrevistas

Editorial: 
Libros de vanguardia

Páginas: 
544




*Periodista de Venezuela. Nota originalmente publicada en la revista Libros & Letras, edición 94.


*DULCE MARÍA RAMOS.


Periodista. Colaboradora desde Venezuela.

No hay comentarios:

'; (function() { var dsq = document.createElement('script'); dsq.type = 'text/javascript'; dsq.async = true; dsq.src = '//' + disqus_shortname + '.disqus.com/embed.js'; (document.getElementsByTagName('head')[0] || document.getElementsByTagName('body')[0]).appendChild(dsq); })();
Con la tecnología de Blogger.