Desde un lugar sin nombre. Ausencia de poesía, de pensamiento, de persona.

Por: Álvaro Mata Guillé*

ÁLVARO MATA GUILLÉ
*ÁLVARO MATA GUILLÉ.

Poeta, ensayista, gestor cultural, dramaturgo. Coordinador general del Corredor cultural Transpoesía. Leer más AQUÍ
Sígalo en 
Facebook: www.facebook.com/alvaro.mata1
Twitter: @alvaromataguill
Instagram: alvaro.mata.guille






No es extraño que la filosofía, la ciencia, la poesía, estén ausentes, en apariencia, de la vida cotidiana, que no se mencionen –ni se tomen en cuenta– en las campañas electorales, ni aparezcan en los planes de gobierno, como tampoco que perezcan anquilosadas en los sótanos de las academias o banalizándose en la sección de espectáculosde los periódicos y se vacíen, como se ha ido vaciando el lenguaje. Su abandono es congruente con la decadencia cultural que viven las sociedades desde hace mucho tiempo, siendo un ejemplo de ello los sistemas educativos, encargados de saturar las aulas de formalismos e informaciones inútiles, antes que estimular la imaginación, el conocimiento, el balance crítico, sumidas en la burocratización y el sentimentalismo de los parámetros y los tratos, correspondiéndose con los nuevos valores que impone lasociedad de consumo, los que degradan referentes, invisibilizan la memoria y los vínculos, suprimen lo individual y lotransforman en una cosa más del mercado, en frivolidad, en indiferencia, en la monotonía de lo mismo, es decir, vedando el aliento vital de lo particular, que confrontado al entorno y a sí mismo,dio inicio a las culturas, al lenguaje, al ser humano. No vivimos ya en la época en el que ser era la casa del lenguaje y del olvido del ser –del ser en el tiempo– sino su vaciedad, la vaciedad del instante consumiéndoseentre el vacío y el ruido.

No vivimos ya en la época en el que ser era la casa del lenguaje y del olvido del ser –del ser en el tiempo– sino su vaciedad, la vaciedad del instante consumiéndoseentre el vacío y el ruido

Al censurar lo individual, al vaciarlo o banalizarlo, se cercena –se debilita, se elimina, se sentimentaliza–, el elemento que da sentido a la sociedad plural: lo particular, la manifestación de lo propio, el sentir de cada uno, su intimidad, puesto que es en el individuo descubriéndose así mismo, palpando la interioridad de su cuerpo, el descubrir al otro como reflejo que le impregna, que principia lo plural, la convivencia, la cultura, lo social. Correlación entre sentir, pensar y existencia; entre lo diverso, lo disidente y lo distinto (no la uniformidad, ni lo mismo, tampoco la censura de la otra voz o del extrañamiento) en los que principiatanto la sociedad plural como a la persona, el pensamiento como la poesía: nuestra voz en la otra voz buscando su rostro en el lenguaje, buscándose a sí mismo en lo ausente, buscando su cuerpo y reconociendo su extrañeza ante el entorno, ante el abismo que se abre, en correspondencia también con el no saber que nos embarga, el vínculo con el otro y su misterio.





No debe sorprendernos, ante estas circunstancias, el ascenso de la barbarie, del fascismo, o que un patán, un inepto, un tirano nos presidan, que se imponga como valor de la convivencia la frivolidad o lo indiferente, si la cultura que producimos emerge del entretenimiento, del consumo, de la nada

No debe sorprendernos, ante estas circunstancias, el ascenso de la barbarie, del fascismo, o que un patán, un inepto, un tirano nos presidan, que se imponga como valor de la convivencia la frivolidad o lo indiferente, si la cultura que producimos emerge del entretenimiento, del consumo, de la nada. El ascenso del sentimentalismo adolescente, el vaciamiento del lenguaje, hacen, que desde la banalidad como parámetro cultural, se diluya no sólo lo distinto, sino al individuo sumido en lo superfluo. Tampoco es de extrañar, que poesía o pensamiento, en muchos casos, dejen de conversar con lo otro, con la otra voz, con el más allá de las palabras olvidándose de la oscuridad que nos invade e invade al entorno, siendo el reflejo de la frivolidad, de la impostura, de la negación del dolor, de la presunción en la nada, pues al olvidarnos de nosotros ante el abismo, ante el misterio, de nuestro tránsito, no sólo perdemos voz y rostro, perdemos nuestra humanidad.



No hay comentarios:

'; (function() { var dsq = document.createElement('script'); dsq.type = 'text/javascript'; dsq.async = true; dsq.src = '//' + disqus_shortname + '.disqus.com/embed.js'; (document.getElementsByTagName('head')[0] || document.getElementsByTagName('body')[0]).appendChild(dsq); })();
Con la tecnología de Blogger.