Da Vinci: La sonrisa misteriosa de la Mona Lisa

Da Vinci: La sonrisa misteriosa de la Mona Lisa


La Mona Lisa convoca a su alrededor a miles de personas diariamente. Su tamaño puede sorprender a algunos por lo pequeña y la gran distancia que se tiene al observarla. Pero a pesar de todo esto logra cautivar a todos.

Por: Natalia Escallón Liévano / Bogotá.


Una de las pinturas más icónicas de la historia es la de la Mona Lisa. La Mona Lisa es una pintura realizada por Leonardo Da Vinci en la época del renacimiento y es una de las obras que más nos llaman la atención precisamente por toda el aura de misterio que hay y más allá de la leyenda, de las veces que la robaron y que atentaron contra ella hay un valor pictórico muy importante que al acercarnos podemos percibir esa habilidad que Leonardo Da Vinci tenía para darle carácter y un aura especial a sus pinturas.

Como primera medida, vemos la sonrisa de la Mona Lisa que causa sensación en gente del mundo entero. Esto es porque realmente no sabemos si ella está seria o está sonriendo. Esto es un efecto pictórico logrado por Da Vinci al aplicar la técnica de sfumato, que consiste en suavizar los bordes y diluir los contornos para dar la impresión de suavidad. Da Vinci decía sobre esta técnica "sin líneas o bordes, en forma de humo o más allá del plano de enfoque". Es como si estuviera ligeramente desenfocada ciertas partes de la pintura y esto es lo que cautiva al espectador. 

Da Vinci: La sonrisa misteriosa de la Mona Lisa


Otra parte de la obra en la que Da Vinci aplica está técnica, son los ojos. Es con los ojos de una persona con lo que más solemos conectarnos y lo mismo pasa en esta pintura. Al aplicar Leonardo el sfumato en los bordes de los ojos no estamos siempre seguros de que expresión está haciendo, si está feliz o pensativa, decepcionada o triste, y esto nos lleva a querer mirarla durante horas para poder descubrir su misterio. Entramos en un diálogo con ella porque casi podríamos percibir sus cambios de humor. Da Vinci nos deja a nosotros la libertad de tener un diálogo con la pintura, un regalo muy generoso donde le deja al espectador la opción de elegir quién es la Mona Lisa y cuál es su historia.

Otra particularidad de esta pintura es la posición de la mujer. Usualmente en el retrato de inicios del renacimiento se presentaba a las personas de perfil o tres cuartos. En el caso de la Mona Lisa, el torso está pintado en tres cuartos, pero la cara de ella está volteada hacia el espectador de una forma tan dinámica que pareciera como si mientras la pintara, Leonardo le hubiera dicho algo y ella se hubiera volteado para sonreírle. 

Da Vinci: La sonrisa misteriosa de la Mona Lisa


También está el asunto del paisaje de fondo el cual no se sabe si pudiera ser una ventana o un cuadro. Son tantos los misterios que giran alrededor de esta obra que se han escrito libros enteros acerca de ella y aún hay cosas que no sabremos nunca.

Cuéntanos qué otra pintura o artista quisieras que fuera tratada en este espacio, deja tu comentario o escribe a artelatente@librosyletras.com



Natalia Escallón Liévano

*NATALIA ESCALLÓN.

Fotógrafa, artista y galerista promotora de la cultura en Bogotá y anfitriona de varios eventos culturales. Directora del proyecto Arte Latente a través del cual se busca crear espacios en donde se comparta el arte y se la trate como una actividad cotidiana entendiendo y disfrutando de todos los beneficios que trae como ser más observadores. Leer más AQUÍ
Sígala en 
Facebook: Natalia Escallón Lievano Instagram: @nataliaescallonlievano

Da Vinci: La sonrisa misteriosa de la Mona Lisa



No hay comentarios:

'; (function() { var dsq = document.createElement('script'); dsq.type = 'text/javascript'; dsq.async = true; dsq.src = '//' + disqus_shortname + '.disqus.com/embed.js'; (document.getElementsByTagName('head')[0] || document.getElementsByTagName('body')[0]).appendChild(dsq); })();
Con la tecnología de Blogger.