Entrevista. José Antonio Parra: "La verdadera potencia creativa es la sobriedad"

José Antonio Parra
José Antonio Parra



El poeta acaba de publicar “Diarios de Rehab”, con la editorial Oscar Todtmann.


Por: Dulce María Ramos Ramos / Venezuela



José Antonio Parra, periodista cultural y poeta venezolano que ha publicado los libros Grado superlativo y Fragmentos naranja. En 2013 el poeta tocó fondo: sus adicciones lo llevaron a un laberinto sin salida, a vivir un infierno. Sin dinero ni trabajo, un episodio con su pareja de ese momento le permitió iniciar un largo proceso de rehabilitación en la Fundación Proyecto Harmonía. En julio de 2014, casi un año después de su tratamiento, decidió escribir en el portal electrónico Inspirulina un diario sobre su experiencia y que ahora publica en físico con la editorial Oscar Todtmann.

Para el autor la esencia del diario es testimonial y terapéutico, un ejercicio que le permitió recuperar su vida y volver a la escritura. De ahí que el lector encuentre en Diarios de Rehab a un poeta al desnudo, en lucha permanente con su "yo adicto".


Lo que vivió fue algo muy personal y complejo, ¿por qué decide dar a la luz este diario?
Yo había terminado el proceso Rehab, me había reunido con Kira Kariakin y le había comentado que quería escribir mi experiencia, pero tenía temor. Después escribí las tres primeras entregas y se las di a Eli Bravo, quien me había puesto a la orden el portal Inspirulina. Ese miedo inicial se fue diluyendo, la gente fue muy receptiva y muchas personas que leyeron los post llegaron a la Fundación Harmonia. El proceso del diario me permitió repasar todo el proceso, ayudar a otras personas y retomar el ejercicio de la escritura.


Una vez conversando con el poeta español Manuel Vilas me habló de su relación con el alcohol y la poesía, ahora es abstemio. ¿Para usted las drogas activaban su inspiración a la hora de escribir?
Si algo entendí en este proceso de rehabilitación fue que los artistas utilizan eso como excusa. Son entelequias del "yo adicto" para justificar el consumo, son trampas que uno se pone. De hecho en el diario cuento que en algún momento consumí drogas para estar más creativo, pero no es así, uno termina no escribiendo nada, encerrado en un cuarto, mirando al techo. Ahora llevo una vida más estructurada y productiva como parte del aprendizaje que he tenido: la verdadera potencia creativa es la sobriedad.


En su caso, ¿el diario aparte de permitirle retomar el oficio de la escritura, sirvió de herramienta terapéutica?
Sí claro, hubo un aspecto terapéutico en el sentido de repasar. La escritura del diario ocurrió justo un año después de mi egreso de la fundación, me permitió revisar no sólo aspectos teóricos del tratamiento, también profundizar aspectos de mi psique en ese proceso de renacer, de volver a vivir en el mundo real. 




¿Cuál era su inconformidad?
Mi inconformidad fue el estado de deterioro, como uno queda fuera de la vida. La enfermedad tiene un componente orgánico y genético, a mí se me activó muy pronto, en la infancia. Durante el tratamiento exploré las razones de fondo y las maneras de cómo la enfermedad se manifestaba en mí. La frustración fue ver que estaba votando mi vida por la ventana.


¿Usted definiría Diarios de Rehab como un diario literario o de autoayuda?

Es un diario testimonial, el propósito era primero terapéutico; segundo, la posibilidad de ayudar a otros en este proceso.


¿Ahora, la literatura le permite combatir su "yo adicto"?
Depende de qué tipo de literatura. Yo hoy no leo contenido que haga referencias a sustancias porque se activan cosas dentro de mí.


¿Y qué lee?
Por mi trabajo, las novedades. Quiero tomarme un tiempo para explorar en la literatura mística, también profundizar sobre el taoísmo y el zen.


Y finalmente, ¿cómo es la ventana por donde mira José Antonio Parra?
Es una ventana que mira la ciudad de Caracas, pero va más allá de eso: puedo ver muchos mundos.



*Entrevista publicada originalmente en el Universal de Venezuela.


No hay comentarios:

'; (function() { var dsq = document.createElement('script'); dsq.type = 'text/javascript'; dsq.async = true; dsq.src = '//' + disqus_shortname + '.disqus.com/embed.js'; (document.getElementsByTagName('head')[0] || document.getElementsByTagName('body')[0]).appendChild(dsq); })();
Con la tecnología de Blogger.