Santiago Posteguillo


Santiago Posteguillo 

Mi padre y mi madre vivieron la guerra civil y en bandos 
opuestos. Luego se casaron… 

Por: Jorge Consuegra (Libros y Letras)
Entrevista publicada en la edición Nº 85 de la Revista Libros & Letras


Entrevista con de Santiago Posteguillo


Africanus es un hermoso libro que devoramos, a pesar de lo voluminoso, en tres días. Quizás fue porque lo leímos en el nuevo formato de Ediciones B llamado “Librinos”, pero sea lo uno o lo otro, sentimos un inmenso placer conociendo toda esa historia que, aunque ya la habíamos leído en los textos escolares, hoy tenemos la gratísima oportunidad e ampliarla, de “degustarla”, de saborearla con la inmaculada pluma del ibérico Santiago Posteguillo

¿Qué fue lo que más nos enamoró? La dulzura y al mismo tiempo la fiereza de sus personajes. En Africanus está el amor, el desamor, la vida, la muerte, la ilusión, el optimismo, el nuevo amanecer, las victorias, las derrotas, las ganas de conquistar el mundo, la inteligencia frente a la brutalidad ¡Todo! 

Cuando supimos en Colombia que Posteguillo estaría presente en la Feria de Bogotá, no dudamos un solo momento en escribirle para poderlo entrevistar a la distancia, como para irnos “aclimatando” a su presencia. 

- ¿Qué libros había en la biblioteca familiar? 
- En un principio presté atención a los libros de Salgari o Julio Verne que había en las estanterías de mi casa. Mis padres siempre fomentaron la lectura y los libros no faltaban. Después pasé a los clásicos españoles del Siglo de Oro y de la Generación del 98, para adentrarme por fin en autores como Gabriel García Márquez. La lectura de Cien años de soledad, esa tremenda novela río, me impactó muchísimo. 

- ¿Qué libros lo cautivaron en su infancia y adolescencia? 
- La fantasía de Verne y Salgari me ilusionaron, la emotividad de las novelas de Jack London, su pasión por la naturaleza, me conmovió. El Quijote me dejó boquiabierto, como alguna de las obras de Gabriel García Márquez que ya he mencionado. También la narrativa de Rulfo o de Cortázar me llamó mucho la atención. Luego, en la adolescencia, cuando ya podía leer en inglés con fluidez la obra de Tolkien por un lado, y el flujo narrativo de Jane Austen me cautivaron. Y siempre novelas de investigadores, fueran las de Sir Arthur Conan-Doyle o las de Agatha Christie estaban presentes entre mis lecturas. 

- ¿Cuáles eran los temas recurrentes en las reuniones familiares? 
- En mi casa, a veces en voz más baja y a veces con más libertad, se hablaba de política. Cuando Franco aún vivía, como todos, con mayor cautela, pero la política siempre ha sido un tema recurrente. 

- ¿Cree usted que la Guerra Civil de su país marcó no una sino más generaciones? 
- Es posible. Seguramente sea así, pero por mi parte, sin olvidarlo, nunca conviene olvidar la historia, procuro no centrarme en este tema. Mi padre y mi madre vivieron la Guerra Civil y en bandos opuestos. Luego se casaron. La Guerra Civil española es un tema muy interesante pero creo que, por lo general, aún se escribe de ella con demasiada proximidad, siempre desde una perspectiva o al otra. Y se han hecho grandes novelas sobre el período, pero sería interesante que aparecieran visiones más ponderadas. 

- ¿Por qué optó por la novela histórica? 
- Porque siempre me apasionó la historia, el pasado, saber de dónde venimos, porqué somos como somos. La novela histórica te permite conjugar literatura e historia de una forma fascinante y, en mi caso, procuro que sea de una forma que genere placer y entretenimiento en el lector, incluso si a veces la historia nos agita por dentro. 

- ¿Qué lo atrajo de la figura de Aníbal para escribir Africanus
Entrevista con de Santiago Posteguillo
- A mí quien me atrajo fue Escipión, el cónsul romano que consigue derrotar a Aníbal en el campo de batalla. Escipión y todo su mundo. Lo que ocurre es que no se puede contar la vida de Escipión sin narrar en paralelo la vida de Aníbal. De hecho este paralelismo, esta interdependencia mutua se puede ir observando con nitidez en las dos novelas siguientes de la trilogía: Las legiones malditas? y La traición de Roma? Escipión fue un general invicto militarmente, un notable político y, socioculturalmente, promovió que Roma asimilara la cultura de la Grecia clásica, contribuyendo así a forjar la base de la civilización occidental. Gracias a Escipión somos como somos, para lo bueno y para lo malo. Sin Escipión no sé si seríamos mejores o peores, pero seríamos diferentes. Lo que pasa es que Escipión permanecía oculto en la historia tras la largada sombra de la épica de Aníbal. A mi me parecía algo injusto y sin menoscabo de la gigantesca figura histórica de Aníbal, esta trilogía está diseñada para rescatara a Escipión de un olvido que yo creía injusto. 

- Sabemos que a los hijos se les quiere por igual ¿pero a cuál de esos hijos-libros quiere más? 
- Cada un distinto. Africanus lo escribí cuando no me conocía nadie como escritor, con la tranquilidad de hacer algo por puro placer y es una obra que resuma sentimiento. Las legiones malditas tenía un plazo ya fijado por las editoriales, pero sin presión excesiva aún por los lectores. Es una novela más bélica, pero con un ritmo trepidante. La traición de Roma era ya esperada por decenas de miles de lectores que no dejaban de animarme para que la escribiera. Era una redacción diferente, bajo esa presión, maravillosa por otro lado, pero que me hacía ver que las expectativas generadas por las dos novelas anteriores requerían ser satisfechas con una gran novela que cerrara bien la trilogía, de forma épica, contundente. La traición de Roma fue mi mayor reto en lo trilogía porque narraba la parte más desconocida de la vida de Escipión y Aníbal, pero, como escritor, es de la que me siento más orgulloso, porque desde el punto de vista narrativo y técnico es la más compleja. Lo que ocurre es que el trabajo del escritor reside, a mi modote ver, en que esa complejidad extra no se note en la lectura y que ésta sea igual de ágil que con las anteriores novelas de la trilogía. Y, teniendo en cuenta el éxito, de las tres novelas, parece que ese equilibrio, de un modo u otro, se ha conseguido. 

- ¿Llegó a pensar alguna vez que sus libros fueran a despertar tanta alegría después de leerlos? 
- No. La verdad es que todo escrito sueña con que sus novelas sean leídas no ya por unos pocos lectores, sino por miles, pero sabes que eso es más un sueño que otra cosa. Luego, tras muchas negativas, conseguí publicar Africanus en una editorial pequeñita en Madrid. Se vendieron unos 3.000 libros. La edición se agotó, pero la editorial no reeditaba. Ediciones B se interesó entonces por mí. Publicó Las legiones malditas y fue un rotundo éxito. Ediciones B reeditó entonces Africanus y volvió a agotarse. Tanto en Internet como persona a persona, muchos lectores, y cada vez más lectoras, para mi sorpresa (pues pensaba que eran relatos que interesaban más a un público masculino, aunque cada vez me he esforzado más en definir buenos personajes femeninos), recomendaban las novelas. La traición de Roma ya salió con una tirada inicial de más de 40.000 ejemplares y ahí siguen las tres novelas, reeditándose sin descanso desde entonces. 

- ¿Cuánto tiempo le tomó escribir esa maravillosa trilogía? 
- Seis años y medio. 

- ¿Después de estas obras monumentales está dedicado a escribir otras por el estilo? 
- Sí. Pensé en hacer una obra más breve, pero el cuerpo (y los lectores y lectoras) me pide más, así que estoy trabajando ya sobre una nueva trilogía sobre la época imperial de Roma. La primera novela de la nueva trilogía saldrá en España, y espero que en Colombia también, después del verano. Será una novela coral, con más de 80 personajes, mil páginas, emperadores, guardia pretoriana, guerras civiles, guerras de frontera, germanos, partos, dacios, gladiadores, banquetes, traiciones, lealtades inquebrantables, delatores, violencia, asesinatos, el Coliseo, terremotos, la redacción del Apocalipsis, asedios infinitos, el ascenso y caída de dinastías enteras y, al final de la novela, una gladiadora. Creo que la gente podrá volver a encontrar grandes dosis de entretenimiento a la vez que pasea por la Roma imperial y su impresionante historia.

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.