¡Sábato, eternamente Sábato!

No. 5.659, Bogotá, Domingo 1° de Mayo del 2011 

Para los escépticos mundanos, para quienes hasta los dioses tenían pasiones mundanas, lo “verdadero” era la realidad de todos los días, la que ven nuestros ojos y tocan nuestras manos; y entonces el arte más considerado, el más “verdadero” era el que producía con exactitud las formas visibles. 
Ernesto Sábato 

¡Sábato, eternamente Sábato! 

Simplemente decirle adiós a un gran escritor, a un gran argentino y a un gran Latinoamericano. 
¡Cómo lo sentimos!

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.