Header Ads

El Marcapáginas con Enrique Patiño

“No puedo desligar las imágenes de mi forma de ver el mundo ni obviar al periodismo como base de mis historias de ficción”



Por: Ileana Bolívar / Libros & Letras / Bogotá.


Quienes tenemos la fortuna de conocer a Enrique Patiño, sabemos lo profundamente reflexivo que es ante cualquier aspecto de la vida. Sabemos que “no traga entero” y que es un defensor de las causas injustas.

En la literatura y el periodismo, su zurda lo ha llevado a escribir parte de la historia del país, esa que narra con un inmenso dolor y, al mismo tiempo, con un enorme afecto. Sabe que no es fácil transformar a una sociedad que ha vivido medio siglo sumida en la violencia y en el desamparo del Estado; pero escribe con la esperanza de dejar interrogantes e inquietudes en el lector.

Enrique es un periodista y escritor que sabe escudriñar en donde nadie más lo hace y que busca historias cuyos protagonistas son los menos visibles y lo más interesantes al descubrir.

Está próximo a publicar una nueva novela y lidera junto a su esposa un proyecto social que se llama Color Chocolate.

Hoy, Enrique es el invitado de “El Marcapáginas”



-¿Cuál fue el primer libro que leyó y cómo llegó a sus manos?

-La colección Ariel juvenil, que contenía desde los relatos de Simbad el marino hasta La isla del tesoro, pasando por todo Julio Verne. Me formé literariamente con las historias de aventura.

-¿Ha leído algún libro por obligación? ¿Cuál?

-Recuerdo que leí el Popol Vuh a los 11 años. Nunca lo pude entender ni sé aún, por la fobia de la obligación, de qué se trataba.

-¿Qué libro no regalaría?

-Todo libro es susceptible de ser regalado, dependiendo del destinatario. He trabajado durante años con los libros y sé que no se puede desdeñar ninguno porque siempre hay un destinatario que celebrará su llegada.

-¿Leemos muy poco los colombianos?

-Muy poco. Y nos enorgullecemos de no leer. La gente lo dice como quien celebra un gol, hasta confrontando al otro. Es como el tonto que desprecia al estudioso, al nerdo: quiere medir con el rasero de la ignorancia a los demás para que todos sean precarios de pensamiento. Temen saber como el que vive en la cueva teme la luz.

-Una buena adaptación de un libro al cine…

-Expiación, de Ian McEwan. También Lo que queda del día, de Kazuo Ishiguro.

-La fotografía, el periodismo o la literatura…

-¿Por qué quedarse con una si se pueden amar las tres? La literatura, poco a poco, va ganando terreno, pero no puedo desligar las imágenes de mi forma de ver el mundo ni obviar al periodismo como base de mis historias de ficción.

-Su autor de cabecera

-Aún resuenan en mí las voces de dos costeños: Héctor Rojas Herazo y Germán Espinosa. Por América Latina, Borges, Sabato, Galeano. Por el resto del mundo, varios españoles que admiro, Saramago y, ante todo, Coetzee.

-¿Qué consejo le daría a un joven escritor?

-Leer mucho, y tratar de entender, cuando lee, cómo están hechas las historias. Mirar detrás de las costuras enseña a coser las propias.

-¿Qué libro debería leer todo político?

-Pocos deben haberlo leído pero aplican muy bien El príncipe de Maquiavelo en todos sus entuertos. Pero deberían leer más bien a Noam Chomsky y entender que son sus posturas las que están llevando el mundo hacia el caos y las sociedades hacia las crisis.

-¿La izquierda o la derecha?

-Nací zurdo.

-¿A un buen amigo un vino o un libro?

-Un libro y un abrazo. Y todo lo que se necesite para cuidarlo.

-Su libro más preciado

-Antes del fin, firmado por Sabato, a sus 95 años. Me recibió con un abrazo y con manos temblorosas me lo firmó a pesar de ser una edición precaria. Tanta grandeza en lo que dice ahí y en su gesto me obligan a cuidar esa edición con celo.

-¿Son importantes los premios para un escritor?

-Si ayudan a vivir, sí lo son, porque los escritores sobrevivimos, pero no podemos subsistir a punta de sueños. Pero para crecer no lo son. Para el público que necesita reconocimientos para validar al escritor quizás sí lo son más.

-Una palabra que defina a Luis Carlos Galán Sarmiento

-Un valiente

-¿Sobre qué otro personaje colombiano le gustaría hacer una novela?

-Sobre los perdedores de todos los días, que somos todos. Pero si fuera alguien histórico, sobre el rarísimo Rodrigo de Bastidas, fundador de Santa Marta, que quiso respetar a los indígenas y fue traicionado por los suyos.

-¿Ser colombiano es un acto de fe?

-Sí Vivimos condenados al no se puede. Y aun así, a pesar de que sabemos que encontraremos todas las dificultades y fracasaremos ante el sistema, lo seguimos intentando.

-¿Qué está leyendo?

-A Paul Brito y su Proletariado de los dioses, un colega barranquillero que escribe bellísimo. A Almudena Grandes y su Los besos en el pan, un libro de historias de barrio estremecedor. Y Chocolat, de Joanne Harris, muy de acuerdo con mi amor por la marca social que he creado con mi esposa: Color Chocolate.

-¿Qué lo conmueve?

-Todo. Todo el tiempo vivo conmovido. Vivo en un estado de conmoción interior.

-¿Cómo formar a buenos lectores?

-Dándoles libros a la medida de sus necesidades, oficios y sueños. No importa lo que lean. Esto es como un hilo. Si comienzan, pueden seguir hasta vencer el minotauro de sus miedos.

-¿Están escribiendo bien los colombianos?

-Sí. Hay grandes cosas en gestación. Pronto, presiento, vendrán cosas mejores.

-¿Qué libro lo ha hecho llorar?

-Tantos. Tantísimos. Ahora tengo presente Un monstruo viene a verme, de Patrick Ness, La noche de la usina, de Eduardo Sachieri e, incluso, un libro de física cuántica (El universo cuántico) ante tanta belleza me doblegan.

-¿Qué extraña de Santa Marta, su tierra?

-El agua. Mi conexión con su agua, representando en su mar en aparente calma pero en movimiento permanente, quizás tanto como mi alma.

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.