Header Ads

La literatura como memoria de la música. Leyendas del pop Ep. 27

Fotografía tomada de la portada del libro 50 años rock – Lado A de Miguel Angel Dente, Daniel Gaguine y Matías Recis
Fotografía tomada de la portada del libro 50 años rock – Lado A de Miguel Angel Dente, Daniel Gaguine y Matías Recis

Dentro de la vasta cultura argentina, la música ocupa un lugar esencial. ¿Qué libros pueden recordarnos la historia del rock argentino?


Por: Julián Franco Ocampo*


Allá en el sur, esa Argentina fogosa que por momentos parece esquiva, ha sido cuna de una cultura de valor inconmensurable. La Argentina que en algún momento sentimos lejana, tiene regiones cuyos nombres nos hacen imaginar viajes épicos para llegar a ellas. Es el país de Borges, Cortázar, Sabato, Puig, Walsh, Quiroga y Di Benedetto… ¿cómo no amarlo desde ahí?

¿Quién no ha soñado con estar allá? ¿Quién no se ha contagiado de esa devoción por el fútbol, heredada de inolvidables jugadores a lo largo de tantas generaciones? ¿Quién no ha sentido curiosidad por probar la yerba mate? Buenos Aires, Córdoba, La Plata, Mar del Plata, San Miguel de Tucumán o Mendoza no son solamente lugares; son destinos. ¿Quién no ha dejado volar su imaginación al ritmo de un tango? ¿Cómo olvidar las tonadas mágicas de Piazzolla o Spinetta? Son sabores, sonidos y paisajes que anhela conocer aquel que no ha ido, y que nostalgia con fervor quien ya pisó esa tierra prodigiosa.

Argentina nos ha regalado extraordinarios pintores como Vuel Villa, Eduardo Sívori, Cándido López o Cesáreo Bernaldo de Quirós. Entre ellos, Emilio Pettoruti y su obra La canción del pueblo (1927) —caracterizada por ciertas reminiscencias cubistas y ante todo, vanguardistas, expuesta en el Museo de Bellas Artes de Buenos Aires—, nos revela la forma en que las artes se entrelazan para generar en nosotros un disfrute de todos los sentidos.

Y es que la música no solo suena; también nos da la concesión de verla y leerla. Entonces, ¿qué sería de la música sin los escritores y cronistas? Podemos disfrutarla al oírla y al recordar lo que escuchamos, pero también es innegable lo mucho que nos complace el conocer las historias alrededor de la música, de las músicas.

De manera particular, la música argentina, destacado referente de la cultura del país austral, ha sido registrada por escritores que han logrado transmitirnos a través de sus letras aquellas notas inolvidables tarareadas y coreadas por décadas.

Teniendo en cuenta que el rock argentino tiene su origen a comienzos de los años 60, hoy existe un acervo de numerosas historias reseñadas y contadas por autores contemporáneos que han intentado, desde diferentes puntos de vista, dar nueva vida al género desde sus inicios. Es el caso de libro Agarrate de Juan Carlos Kreimer, que ha terminado por convertirse en un objeto de colección y culto, teniendo en cuenta que fue publicado en 1970 (Editorial Galerna).



Otra obra destacable es 50 años de rock en Argentina de Marcelo Fernández Bitar (Sudamericana) con introducción de Alberto Spinetta y nacida en la segunda mitad de los años 80, a la que se han ido agregando riquísimas historias. Bitar repitió en 2017 con Soda Stereo. La biografía total (Debate), en la que acompaña el recorrido de la banda porteña desde sus inicios hasta su consagración como la gran banda argentina.




A Todo Volumen de Sebastián Ramos y Marcelo Morán, además de abarcar el tema que nos ocupa aquí, toca el sub-género de las tapas o carátulas de los discos del rock argentino, con relatos que van desde Moris Manal pasando por Soda Stereo, Los Fabulosos Cadillacs, Charly García y Fito Páez. Desde 2007 sus autores vienen recopilando historias no solo de músicos, sino también de diseñadores y fotógrafos. Una joya imperdible.



No digas nada: una vida de Charly García (Sudamericana, 2013) nos demuestra que es imposible hablar sobre rock argentino sin mencionar a Charly García. Esto se ha dicho millones de veces, pero conviene al menos reflexionarlo una vez en la vida. El libro de Sergio Marchi es el resultado de una extensa investigación y recopilación de material entre 1993 y 1997, que luego fue actualizado en 2007. Un libro obligatorio sobre una figura mítica.

Otros libros no menos importantes que vale la pena tener en la biblioteca son Estadio Obras. El templo del rock de Gloria Guerrero (Penguin Random House, 2019); Cerati. La biografía de Juan Morris (Sudamericana, 2015); 50 años rock – Lado A de Miguel Angel Dente, Daniel Gaguine y Matías Recis (Disconario, 2016).





*JULIÁN FRANCO OCAMPO.

Comunicador Social y Periodista, amante de la música, músico por adopción. Ha trabajado como corrector de estilo, programador, editor de video, locutor y compositor de música corporativa, actualmente se desempeña también como docente de fotografía. Leer más AQUÍ
Sígalo en 
Twitter: @julianfranco_o Facebook: Julián Franco Ocampo Instagram: @julianfrancoocampo Soundcloud: /julianfrancomusic

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.