‘Leer es mi Cuento’, la apuesta por hacer de Colombia un país de lectores

Fotografía: © Juan David Padilla - MinCultura


Cuando inició este Gobierno, el panorama de la lectura en el país mostraba que el acceso al libro era muy limitado. Las bibliotecas escolares eran pocas y su dotación escasa; en las bibliotecas públicas se contaba al menos una en cada cabecera municipal, pero estaban muy por debajo de las cifras recomendadas por la Unesco. La encuesta del Dane de 2005, reveló que en el 22,1% de hogares no existía ningún libro y en el 21,4% había entre uno y cinco, es decir, 43,5% de los hogares tenía una escasa o nula disponibilidad, de materiales de lectura y los recursos eran pocos.

Fue así como el Gobierno Nacional se propuso, desde 2010, aumentar el índice de lectura en el país y creó el Plan Nacional de Lectura y Escritura ‘Leer es mi cuento’. El Ministerio de Cultura enfocó sus esfuerzos en las bibliotecas públicas, la primera infancia y los hogares colombianos de escasos recursos y el Ministerio de Educación, en los espacios escolares. MinCultura eligió además a la población infantil de los cero a 18 años en el país, como el foco del Plan. Por primera vez, se tenía en cuenta a los niños de cero a seis años, para que se familiarizaran desde temprano con la lectura. 

Fotografía: © Juan David Padilla - MinCultura
 

Los esfuerzos tuvieron efecto. De acuerdo con los recientes resultados de la Encuesta Nacional de Lectura 2017, los colombianos leen un promedio de 2,9 libros al año en las cabeceras municipales, incrementando la cifra de 1,9 libros leídos para 2012. Así mismo, la población lectora de las cabeceras municipales leyó en el 2017 un promedio de 5,4 libros al año, mientras que en el 2012 esta misma población leía 4,1 libros.
 

Fotografía: © Juan David Padilla - MinCultura


¿Cómo se logró?


Fue necesario encontrar una fuente constante de recursos: una pequeña fracción del IVA a la telefonía móvil, que ha generado en los últimos años $132.600 millones y ha permitido que el Ministerio haya aportado en estos años $485.000 millones que, sumados a las contribuciones de los otros aliados principales, han significado recursos manejados por el Ministerio de $687.000 millones, una inversión sin antecedentes en nuestro país.

29,5 millones de libros fueron adquiridos, producidos y entregados a los colombianos. 20,2 millones, por parte de MinCultura, a familias de escasos recursos, bibliotecas públicas, hogares del ICBF, casas de cultura, escuelas de música, ferias del libro, entre otras. Y 9,3 millones de libros a cargo de MinEducación en 20.000 sedes educativas del país.

Se puso a disposición de la primera infancia tres millones de libros especializados, alcanzando al menos un libro por cada niño. Mientras que en cada una de las 100.000 viviendas de interés prioritario se entregó un conjunto de nueve libros, incluido uno para leer en familia o para que leyeran los niños.

Se publicó la serie ‘Leer es mi cuento’ para los niños, de la cual se entregaron 26 títulos en 14 millones de ejemplares, una colección de calidad, bellamente ilustrada, cuidadosamente editada y presentada. Igualmente, se entregaron tres ejemplares de ‘Secretos para contar’ a cada una de las 32.000 familias con hijos, en el sistema escolar de las zonas rurales del Chocó.

Con ‘Regalar un libro es mi cuento’, una estrategia con libreros y editores, se regalaron 243.000 ejemplares, un libro a cada uno de los estudiantes de los establecimientos educativos de los ocho departamentos más aislados.

Fotografía: © Juan David Padilla - MinCultura

Nuevas y mejores bibliotecas


En total, son 1.484 bibliotecas de la Red Nacional de Bibliotecas Públicas atendidas por el Ministerio de Cultura y que colaboran con el Plan, en los 32 departamentos. De estas, 243 han sido construidas y dotadas en esta administración y de ellas, 47 se realizaron con la colaboración generosa del gobierno de Japón.

Se han reconstruido 22 bibliotecas afectadas por desastres climáticos y se sumaron 20 bibliotecas móviles instaladas en las antiguas zonas veredales de 13 departamentos del país, siendo el principal aporte cultural en la implementación de los acuerdos de paz; además, sus servicios se extendieron a 200 veredas más del posconflicto.

1.510 bibliotecarios fueron formados en apropiación de tecnologías y servicios bibliotecarios, mientras 1.302 bibliotecas públicas recibieron dotación tecnológica para fortalecer sus procesos. A la fecha, el 91 % de las bibliotecas adscritas a la Red están conectadas a Internet. En 2010, solo estaban conectadas el 40%.



Campañas de promoción de lectura


La formación de hábitos y el desarrollo de habilidades de lectura ocurren en un ambiente complejo con actores como padres, maestros, bibliotecarios etc. Por esta razón, se crearon campañas como ‘Leer es mi cuento en la biblioteca’ y ‘Leer es mi cuento en vacaciones’ para convertir las bibliotecas públicas en espacios de encuentro e incentivar la lectura en los niños durante sus tiempos libres.

Si persistimos en una estrategia que ha mostrado ser eficaz, si padres y educadores también contribuyen leyendo en voz alta a sus hijos y alumnos unos pocos minutos cada día, y si los medios de comunicación y las instituciones aportan a hacer de la lectura un propósito nacional, se sumarán cada vez más lecturas y más lectores para hacer de Colombia un país mejor y más educado.


Fotografía: © Juan David Padilla - MinCultura

Fotografía: © Juan David Padilla - MinCultura

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.