Header Ads

Ministerio de Cultura de Colombia

Unas líneas en torno a la reciente publicación de "Las guerras de Tuluá" de Gustavo Álvarez Gardeazábal

Este sábado 15 de septiembre, a las 3:30 p.m., el escritor Gustavo Álvarez Gardeazábal presenta en la 12º Fiesta del Libro y la Cultura de Medellín su libro Las guerras de Tuluá. El autor conversará con el periodista John Saldarriaga.

El escritor argentino y colaborador de Libros & Letras Pablo di Marco, hace una reflexión de la nueva obra de Gardeazábal, publicada por Ediciones UNAULA.


¿Por qué sigue escribiendo un autor que ya alcanzó la gloria? ¿Cómo se reinventa un escritor cuyos textos ya son clásicos de la literatura de su tierra? Son preguntas que bien podría hacerse cualquier lector incauto ante la publicación de Las guerras de Tuluá, el nuevo libro de Gustavo Álvarez Gardeazábal.

La respuesta es sencilla: Gardeazábal sigue escribiendo porque la misión y condena de todo autor de raza consiste en explorar sus obsesiones hasta el último día de su vida. ¿Y cuáles son las obsesiones de Gardeazábal? Sus lectores —que de incautos tenemos muy poco— las conocemos muy bien, por los tanto agradecemos la llegada de su nuevo libro, un sutil y a la vez descarnado racconto de la violencia colombiana.

Desde que pisé por primera vez Colombia en 2012 que intento comprender cómo es posible que uno de los pueblos más acogedores del planeta no haya hecho otra cosa más que despellejarse con la mayor de las crueldades. Desplazados, hambreados, desaparecidos… Todos los países tienen su historia de violencia, ¿pero por qué Colombia no logra ponerle coto a tanto odio?  A Gardeazábal pareciera carcomerlo la misma pregunta, ya que en Las guerras de Tuluá busca la respuesta siglos atrás cuando los tiempos no eran tiempos— hasta alcanzar la actualidad. Y lo hace a través de veinte relatos protagonizados por un puñado de personajes que abarcan todo el caleidoscopio de la miseria y la violencia, pero también del amor y el coraje del que puede ser capaz el ser humano. Conquistadores españoles y generales maquiavélicos, obispos y mulatas despampanantes, alcaldes de Tuluá y aspirantes a actrices, condenados a muerte y fusilados que vuelven a la vida, las primeras bicicletas y las primeras guerrillas, orgías y fosas, enamorados e infieles, héroes y verracos… Gardeazábal se vale de una variedad de recursos literarios y estilísticos que solo pueden ser fruto de una vida dedicada a la escritura para extraerle a sus obsesiones hasta su última gota de sangre y verdad.

Volviendo a mi pregunta inicial, ¿por qué sigue escribiendo un autor que ya alcanzó la gloria? Ya lo respondimos: porque esa es la misión y condena de todo escritor de raza. Pero intuyo que tal vez haya una razón más. Gardeazábal sigue escribiendo porque, a pesar de sus críticas e ironías, ama a Colombia como pocos. Y ha llegado a la conclusión que no hay mejor herramienta que su pluma para desentrañar, juzgar, y al fin comprender las falencias de su querida y desangrada tierra.

Título: Las guerras de Tuluá
Autor: Gustavo Álvarez Gardeazábal
Ediciones UNAULA
Colección: Gustavo Álvarez Gardeazábal
ISBN: 9789588869995
188 páginas



Pablo di Marco
Desde Buenos Aires trabaja vía internet en la corrección de estilo de cuentos y novelas. Autor de las novelas Las horas derramadasTríptico del desamparo y Espiral. Colaborador de la editorial Ojo de Poeta y columnista de la revista cultural Libros & Letras.

Síguelo en 


No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.