Reseña del libro Difícil de leer: entre mi luto y mi fantasma, de Marco Alvarado

Sobre el libro Difícil de leer: entre mi luto y mi fantasma de Marco Alvarado, la docente Romina Muñoz y el escritor Salvador Izquierdo narran la experiencia del autor en la pequeña comunidad de La Esperanza, en la provincia de Guayas (Ecuador), donde se propuso la creación de espacios de sensibilización artística, reflexión histórica y recuperación de la memoria.



Por: Romina Muñoz y Salvador Izquierdo*

A inicios de este año (2018) Marco Alvarado (Guayaquil, 1961) publicó en Ecuador el libro de artista Difícil de leer: entre mi luto y mi fantasma, nacido de su participación en la exhibición colectiva “¿Es inútil sublevarse? LaArtefactoría: arte y comentario social en el Guayaquil de los 80”. La publicación surgió por la necesidad de buscar otro contenedor para poner a circular las memorias experiencias recientes de Alvarado, quien en 2009 decidió abandonar la ciudad, su actividad docente y el medio artístico donde se desenvolvía, en busca de nuevas experiencias de vida. La pequeña comunidad de La Esperanza, ubicada al interior de la provincia de Guayas, fue uno de los lugares transitados en este recorrido. Ahí el artista decidió detenerse y sumarse a un proyecto de largo aliento que permitiría fortalecer los lazos de la comunidad del sector a través de programas de forestación, reforestación, agroforestería, cultura integral y turismo vivencial. En este marco, el artista se propuso la creación de espacios de sensibilización artística que fomentasen la enseñanza de técnicas y métodos de permacultura, y participó en la implantación de talleres que promovieran la reflexión histórica y la recuperación de la memoria. Muchas de estas propuestas, sin embargo, quedaron truncadas luego de un desalojo sorpresivo y violento que desplazó a una gran cantidad de habitantes de la zona.

Inadvertidamente, Alvarado fue testigo de los conflictos agrarios, de las manipulaciones del poder para entrar a los sectores más vulnerables, del disfraz de una revolución que prometía hacer cambios integrales y no una simple redistribución de tierras, pero que terminó empoderando a nuevos traficantes de tierra acudiendo al hostigamiento, la destrucción de las viviendas, a la muerte, para despojar a los campesinos de sus territorios. Su libro de artista, más que dar respuestas o soluciones a estos desencuentros, es el resultado de un proceso de develamiento que el artista ha decidido traer de vuelta consigo, para seguir interrogándose/nos.

El libro está compuesto por dos partes centrales: URNAS, la primera, contiene archivos fotográficos, dibujos y textos que Alvarado produjo durante su tiempo en La Esperanza. Los documentos relatan una serie de historias y eventos que atraviesan a esta comunidad. URNAS recoge, a modo de collage, la experiencia del viaje. La mayoría de ellas contienen pinturas de corte tradicional (paisajes, bodegones en óleo, elaboradas con técnicas clásicas) que el artista realizó en homenaje a su padre, quien una vez que aceptó la decisión de su hijo de ser artista, le había pedido que “al menos pinte algo bonito”. Las URNAS también aluden al ejercicio clasificatorio y enciclopedista de los museos y sus cabinets del siglo XIX, que contenían objetos de culturas (a)modernas, extraídos de sus contextos para reafirmar una temporalidad nueva apropiada para la emergencia de un nosotros nacional; donde las producciones culturales de estos salvajes arquetípicos eran encerradas en ánforas y espacios para ser contempladas como evidencias de un estadio anterior, externos a los principios morales y racionales del proyecto nación que debía erradicar, sanear y civilizar.

En la segunda parte del libro están los IMPERATIVOS: fotografías personales intervenidas con textos. Estas obras también aparecieron luego de la muerte de su padre, a modo de consejos o guías de conducta que el artista se da a sí mismo para continuar su camino a partir de su orfandad. Mensajes como: Sé compasivo, Vota nulo, Neurofenomenologízate, El pueblo no existe, Medita, Decrece, Hazlo tú mismo son interferidos con palabras en lenguas indígenas, creando unos verdaderos Frankensteins lingüísticos que por lo tanto son: “difíciles de leer”. A través de esta acción el artista nos confronta con esa aparente escisión radical entre el ser y el decir, y la necesidad de fomentar acciones, propuestas pedagógicas anárquicas, que interpelen la cuantiosa producción de imágenes que aparecen a diario a través de las nuevas tecnologías y los discursos de poder; zonas de interferencia, entonces, que ponen bajo la lupa las estructuras y prácticas que moldean nuestras valoraciones éticas y estéticas.

* Este texto es una versión adaptada del epílogo que se encuentra en Alvarado, Marco. Difícil de leer: entre mi luto y mi fantasma. Editorial Festina Lente: Quito-Guayaquil, Ecuador, 2018.

*Salvador Izquierdo. Docente, escritor y co-fundador de la Editorial Festina Lente. Autor de novelas como Te Faruru (2016) y la colección de relatos Te Perdono Régimen (2017).

*Romina MuñozArtista, docente y cofundadora de la Editorial Festina Lente. Miembro de la Fundación Muégano Teatro


No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.