¿Cómo leen a Colombia los escritores extranjeros?

Alejandro Morellón. Foto: César Viteri

Alejandro Morellón (Madrid, 1985) ganador del IV premio Hispanoamericano de Cuento Gabriel García Márquez con su libro El estado natural de las cosas

La literatura de Colombia es diversa, es ecléctica, se lee siempre como si se mirara a través de un caleidoscopio literario. En ella se ven representadas las geografías y las generaciones, las violencias y los bailes, la noche y la música, la selva y la guerra, adoptando algunas veces el estilo vallenato de Gabriel García Márquez, otras veces la salsa brava de Andrés Caicedo, es una literatura de matices, de personalidad, a veces situada en el pleno infierno verde de La vorágine de José Eustasio Rivera, otras veces en las noches abismales del poeta cartagenero Gómez Jattin, en el zumbido de Juan Cárdenas, en el mar de Tomás González o en el tiempo muerto de Margarita García Robayo, en los mundos huérfanos de Giuseppe Caputo, en el delirio de Laura Restrepo, en los días azules de Fernando Vallejo, en las luces abisales de Carolina Sanín, en los ejércitos de Evelio Rosero, en los perros de Pilar Quintana, en las memorias por correspondencia de Emma Reyes, en las sociedades barranquilleras de Marvel Moreno, y de otros tantos lugares, tan desemejantes como genuinos, leyéndose a este lado del charco toda la Colombia a través de las páginas de los que la habitan.

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.