Un alien, un album, y un sorfista. ¿Alguna relación?


Jim Kozlowski, Productor Manager de la casa disquera, Relativity Records, intentó relacionar estos tres conceptos cuando, en 1987, estaba a punto de salir el álbum número dos, del guitarrista de San Francisco, Joe Satriani. 

Para la segunda mitad de los años 80, Joe Satriani, una emergente figura dentro del mundo del rock instrumental, se encontraba preparando la grabación de su segundo álbum, compuesto en su totalidad por temas de rock instrumental, en donde predominaba una guitarra ejecutada de forma muy hábil y rápida, que abriría las puertas a una nueva legión de músicos buscando diferentes forma de expresión.

Siguiendo la solemnidad que siempre ha caracterizado a Satriani, el nombre del segundo álbum originalmente sería “Lords of Karma”, pero cuenta la leyenda que, un periodista inglés, sugirió que este título, arruinaría la percepción del álbum, para ciertos sectores de oyentes potenciales, de modo que Satriani, decidió que antes de lanzar el álbum, el título debía cambiarse.

Cuando Relativity Records, la casa disquera, tuvo conocimiento sobre la decisión del músico, de cambiar el título, el productor manager, Jim Kozlowsky, aficionado a los cómics, sugirió que sería adecuado, como concepto para el álbum, desarrollar una idea que rondaba su cabeza, relacionada con el nombre con que él mismo, había sido conocido durante sus años anteriores como DJ en Boston: “Silver Surfer”.

Comic original de Silver Surfer
Silver Surfer, es en realidad, un personaje de tiras cómicas, que inicialmente aparece en 1966. Su nombre original es Norrin Radd, y adquiere sus poderes, pudiendo viajar a la velocidad de la luz, moviéndose por entre un mundo intergaláctico, gracias a Galactus, quien en la historia, es el devorador de planetas...


Silver Surfer, acepta servirle, y Galactus, como contraprestación a sus servicios, cumpliendo el sueño de niño de Radd, le entrega su característica tabla de surf para que viaje por el universo, cumpliendo su tarea de buscar planetas deshabitados, pero con la energía suficiente, para alimentar al propio Galactus. Es más, Silver Surfer, incluso en sus travesias, se encuentra con el planeta tierra.

Por allá en épocas de la universidad, cuando estudiaba comunicaciones, realicé un breve estudio, a través de una página web, en donde intentaba, mediante una muestra de algunos álbumes en vinilo, del género, rock y pop, establecer una relación entre, la carátula de cada álbum, su título, versus su contenido musical. Intentaba de alguna forma, demostrar si en realidad, había una relación directa entre estos tres aspectos. El proyecto lo titulé, “Cover Power”, y por medio de análisis denotativo y connotativo, intentaba llegar a esa posible relación…  Definitivamente, volviendo a este álbum de 1987 de Satriani, con el nuevo título, sugerido por el productor manager y la ilustración elegida, yo habría tenido un trabajo muy difícil, intentando buscar esa relación, porque sencillamente no la hay. No hay ninguna relación entre título, ilustración y música…

Joe Satriani, "Surfing With The Alien" 1987 Relativity Records

Surfing With The Alien, era el nuevo título con el que conoceríamos este álbum, que ve la luz el 15 de octubre de 1987 y la única relación, es que uno de los temas, lleva el nombre del propio álbum, que a su vez, pone a Silver Surfer, en la ilustración, usando su tabla, en lo que parece uno de aquellos viajes épicos, a la velocidad de la luz. No sobra decir que a Satriani, le pareció como confesaría luego, interesante añadir un toque de humor, en aquel álbum que inicialmente se llamría Lords of Charma... No me imagino cómo habría sido la ilustración con ese nombre...

Kozlowsky consigue entonces el permiso, para utilizar el personaje, propiedad de la editorial norteamericana de historietas, Marvel Worldwide, Inc., como carátula del album, el cual había sido grabado con un presupuesto muy reducido, usando solo tres guitarras, un teclado-sintetizador, Casio CZ-1, que, aún siendo de la línea “económica” de Casio, hábilmente programado, es el encargado de algunas atmósferas sónicas, y algunas secciones rítmicas en donde no se usó una batería real, justamente para eso: Limitar los gastos.

El resultado fue un album compuesto por, complejas composiciones de guitarra, temas de gran contraste que se mueven entre un rock fuerte con alta distorsión, y otros temas suaves llenos de texturas y atmósferas muy típicas de los sonidos de los años 80, con la tecnología a nivel de sintetizadores que habían para ese momento.
Incluso por allá en 1993-94, cuando todavía le era posible a las tabacaleras, publicitar sus productos en televisión, recuerdo esos primeros acordes de “Always With Me, Always With You” anunciando un nuevo producto de cigarrillos, vendiendo un “estilo de vida nuevo”…

Surfing With the Alien, tendría en la carrera de Satriani una gran importancia, no solo a nivel comercial; fue el álbum que lo puso en el mapa. Es el álbum que demuestra que este virtuoso guitarrista está más preocupado por hacer música, que por demostrar sus habilidades, técnica y velocidad de ejecución. Así como ocurrió con el primer álbum, publicado un año antes, "Not Of This Earth" en donde ya se mostraba de forma temprana un sonido característico, en este segundo álbum, no es necesario tener voces, para que cada tema tenga una perfecta estructura de canción. El premio de todo este trabajo es que para el 17 de febrero de 1989, el álbum ya estaba certificado como disco de Oro, (ventas por más de 500.000 copias) y  Platino, (más de un millón de copias y ventas de sencillos por más de dos millones) el 3 de febrero de 1992. Es a la postre, Surfing With the Alien, el único álbum de Satriani, que ha logrado llegar tan lejos, y ha significado tanto para su carrera como músico y compositor.

Resulta que por allá a finales de los años 90, una noche de diciembre, me encontraba por una freeway viendo cómo, en medio de la oscuridad de la carretera, y las luces de los automóviles que pasaban en sentido contrario, me acercaba a una ciudad muy iluminada, que no era ni más ni menos que San Francisco: La cuna del movimiento Hippie, la ciudad de las calles empinadas, el Golden Gate, la ciudad en donde Steve McQueen grabó la persecución de automóviles más famosa de todos los tiempos, Bullit.  Yo iba en una camioneta Ford, con motor “Triton V10”*(1) que bramaba y emanaba un sonido ronco, que además de ser melodioso, hacía un juego perfecto con esos acordes de Satriani, que salían del radio que sin saberlo yo en ese momento, y de forma coincidencial, iba justamente llegando al hogar de Satriani. El propio guitarrista es de San Francisco y ha vivido allí siempre. En una de aquellas tiendas “Tower Records” del lugar, había comprado una copia en CD de este álbum; en aquel entonces, acceder a la información sobre la música, como podemos hacerlo hoy día, era muy difícil. Había que remitirse a los libros y para ese momento, se referían más las publicaciones a las discografías de cada artista, que a reseñas sobre datos muy precisos sobre cada album, y su proceso de grabación.

Un sueño hecho realidad: Ver a Joe Satriani en vivo
Algo que me llamó mucho la atención en ese momento, en que ya tenía una buena cantidad de álbumes de Satriani, era la diferencia de esta carátula, con las otras carátulas de los otros álbumes, anteriores y siguientes. Por lo general, eran fotos del propio guitarrista. Un tiempo después y por cosas de la vida, terminé vendiendo aquella copia del Surfing With the Alien, y pasaron más de veinte años. Mucha agua corrió bajo el puente. Hace unos días, en internet, encontré una copia original en CD de Relativity Records, la casa disquera original de la época de Satriani, sentí una enorme nostalgia, y la verdad, nunca me perdoné haber vendido tan importante album en la historia y evolución del guitarrista, que, sin dudarlo, decidí comprarlo. Había estado queriendo hacerlo desde el instante en que lo vendí y la oportunidad era perfecta...

Joe Satriani - Surfing With The Alien, edición original "Relativity Records" propiedad del autor, exibido en la colección de música, "Leyendas del Pop"
Fue increíble la sensación cuando el álbum llegó a mi casa, y al retirarlo de la empaquetadura en donde venía sellado, volví a revivir lo mismo que sentí más de veinte años atrás, cuando lo compré en la misma ciudad en donde vive su compositor, sinembargo hubo algo extraño: Yo había olvidado exactamente cómo era la carátula. Había olvidado al “Surfeador de Plata” y estaba adecuado a que la carátula, según la que aparece en iTunes, y todos los servicios de música en streaming era de color rojo, pero la recordaba con una guitarra. El mástil de una guitarra, en efecto.
Reviso la caja del CD que llegó por correo a mi casa, y al mirar atrás, veo muy tímidamente el letrero, TM & ©1987 MARVEL ENTERTAINMENT GROUP, INC. y ahí comprendo que algo cambió...

Carátula actual del album de 1987 exibida en iTunes otras tiendas de música virtuales en 2019
Resulta que si bien, para 1987 Jim Kozlowsky había logrado acceder a una licencia para usar al Surfeador de Plata en la carátula del album, este derecho debía ser renovado de forma periódica. Si bien la relación de Satriani, con Marvel, ha sido a través de los años muy curiosa, la propia editorial le ha hecho guiños al guitarrista, al incluirlo en sus historias, por alguna razón no se pusieron de acuerdo en esta última renovación, y Satriani decidió modificarla, excluyendo al surfista y cambiándolo por una guitarra: Es triste admitirlo. Si bien esta nueva carátula es honestamente horrible, y parece hecha de carrera y de afán, de todos modos guardaría más relación con el álbum mismo, que el “buen” - Norrin Radd, viajando a velocidades supersónicas. De todos modos, habría sido fantástico, si la necesidad era cambiar la carátula, haber por ejemplo, convocado un concurso para modificarla. Finalmente, cuantos buenos ilustradores en el mundo les debe gustar Joe Satriani, y cuántos de ellos, no estarían felices de hacer la nueva carátula del álbum más importante de Satriani? - Hasta lo habrían hecho gratis…

*(1) Triton fue la designación de una gama de motores de combustión interna modulares, diseñada y producida por Ford Motor Company, desde 1990 hasta hoy.

Una guitarra Washburn HB-30 de 1996 que perteneció a Edgardo Pedraza, "Show de Jimmy Salcedo", propiedad del autor, fue la guitarra elegida para ser usada en el cover de "Echo" por su característico y peculiar sonido.

Julián Franco Ocampo en 4Works Studio
 

Sobre el autor: *JULIÁN FRANCO OCAMPO.

Comunicador Social y Periodista, amante de la música, músico por adopción. Ha trabajado como corrector de estilo, programador, editor de video, locutor y compositor de música corporativa, actualmente se desempeña también como profesor y realizador de contenidos multimedia.

Síguelo en 

Twitter: @julianfranco_o  - Facebook: Julián Franco Ocampo 
Instagram: @julianfrancoocampo - Soundcloud: /julianfrancomusic

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.