Reseña: "Limbo", la nueva novela de John Templanza Better



Por: Pablo Concha*

Limbo, la segunda novela del escritor barranquillero John Templanza Better, es un libro extraño, una denominada “historia de horror en el Caribe”, que sería difícil comparar con otras obras de este género. 

No solo el escenario es inusual en este tipo de historias, sino que la estructura narrativa del libro y los temas y la manera cómo los aborda, la diferencian de novelas precedentes. Los personajes también son poco comunes, una serie de freaks, desadaptados, un chico intersexual y hasta un posible –o futuro– asesino en serie, más un conjunto de presencias o entidades cuya naturaleza, función o realidad solo se infiere y permanece –acertadamente, dicho sea de paso– en el misterio y en la imaginación del lector. La historia nos presenta a dos hermanas albinas, conocidas como las hermanas duplicadas o hermanas Kowalska, que tienen una casa en Ciudad Crisantemo, en la que reciben a niños muertos sin bautizar y los ayudan a salir del limbo en el que quedaron. Todo cambia cuando reciben un bebé sin nombre que en realidad está vivo, y deciden quedárselo. 

La casa donde moran las hermanas es especial: no está embrujada pero en ella hay habitaciones donde los muertos sin bautizar regresan, otro cuarto donde hacen el tránsito hacia lo que existe después de la muerte, otro donde una presencia especial reside... Ciudad Crisantemo, un pueblo olvidado de la mano de Dios en el Caribe, un sitio con aspecto de pueblo fantasma, un lugar donde tal vez nadie querría vivir. Las paredes rezuman una sustancia blanca, inclasificable, voces incorpóreas que se escuchan y se van, planos de otras realidades que se sobreponen... Ciudad Crisantemo, y en especial la casa de las hermanas Kowalska, o las hermanas duplicadas, parece como un vórtice, portal o punto de confluencia de almas vagabundas y presencias sobrenaturales, todo ello quizás debido a la influencia o herencia de una mística religiosa canonizada por el papa. La historia de esta santa, por fantástica que pueda sonar o resultar, es real. Santa María Faustina Kowalska fue conocida como la apóstol de la Divina Misericordia. Está considerada por los teólogos como parte integrante del grupo de los más notables místicos del cristianismo. Se dice que su misión fue preparar al mundo para la segunda venida de Cristo. Fue canonizada por Juan Pablo II el 30 de abril del año 2000, día en el que también se instituyó la fiesta de la Divina Misericordia. John Templanza, mientras investigaba y leía cosas relacionadas con el limbo, quedó bastante sorprendido al leer el diario de la santa Kowalska, donde hablaba de este lugar y lo describía, según él, “como una película de zombies. Un lugar habitado por niños zombies, con cuerpos putrefactos y gusanos recorriendo sus anatomías y gente que no tenía un descanso, una paz, en ese habitáculo o antesala de lo que podría ser el infierno”.

En palabras de Templanza Better, su Limbo es como “una película de horror inacabada, imperfecta”. Y añade que “no es una novela 100% de terror, es una novela que más bien puede provocar estados de perturbación. Mover al lector en ese aspecto. Es una novela donde el horror se mueve por debajo de las cosas, es un horror epidérmico. Es lo que sucede en las películas de terror cuando el personaje no está mirando, cuando no se da cuenta de lo que se está moviendo detrás él o por arriba en el techo o en las paredes; ahí, ese es el horror que está dentro de la novela. Es algo nada evidente”.

Té por el cumpleaños de Magie Simpson. Andru Suárez


Templanza Better, su Limbo es como 
“una película de horror inacabada, imperfecta”. 


La novela no sigue una estructura narrativa lineal, lo que es un acierto y, a veces, una debilidad. Acierto porque la extrañeza de lo que pasa, la profunda dislocación temporal que se experimenta en Ciudad Crisantemo y el misterio agarran al lector y lo hacen leer rápidamente. Hay un cementerio de animales, una criatura alada, el tiempo a veces da la impresión de estirarse, para luego plegarse sobre sí mismo… Debilidad porque al volver más adelante sobre algunos sucesos del inicio, desde el punto de vista de otro personaje, en ocasiones el explicar todo resta fuerza, aunque pueda satisfacer a algún lector. “El libro es una especie de rompecabezas. Me gusta esa forma de armar y construir una historia, de no ser lineal, no me gusta la linealidad”, dice el escritor. En Limbo se mezclan la realidad y la ficción; aparte de la historia de la santa Kowalska, el artista barranquillero Andru Suarez hace una triple aparición, como personaje, como inspiración (su cuadro “Té por el no cumpleaños de Maggie Simpson” es utilizado y analizado en un momento clave para el personaje principal) y como modelo de la portada del libro, fotografiado por Natalia Pérez.

Limbo tiene un final abierto que algunos lectores podrían considerar que le resta ímpetu, pero no en el sentido de que sea inconcluso o truncado, sino todo lo contrario, deja al lector con ganas de saber más, y de seguir a esos personajes por unas páginas más, cuando menos. Querer más, en el caso de un libro o historia, no es nada malo. Igual hay esperanza, en una suerte de juego metaficcional, en la última página, donde se sugiere o infiere que posiblemente, o supuestamente, podría llegar a existir una continuación de esta historia(as). Y esto nos daría una forma de ver este final como acertado pues Limbo, formado por varias historias, termina con un personaje bastante peculiar relatando a su vez otra historia, o quizás, resolviendo el misterio de una que ya nos contaron, y, en consecuencia, dejándonos con preguntas y ganas de relectura. Lo que es seguro es que estaremos muy pendientes del trabajo y la evolución de este autor que rompe los moldes de la narrativa tradicional de estos géneros fantásticos. 


El libro es una especie de rompecabezas.
Me gusta esa forma de armar y construir una historia,
de no ser lineal, no me gusta la linealidad


*Pablo Concha. Escritor colombiano, autor del libro de cuentos de terror Otra Luz y colaborador literario en Libros & Letras y varios medios culturales.


No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.